Ovación

"El vínculo de Newell's y Juan Domingo Perón era inmenso"

"Lealtad Leprosa" es el libro del abogado de la UOM, Pablo Cerra, un apasionado de la lepra y el peronismo. Cuenta las raíces populares del club y la relación con el líder y su gobierno

Viernes 09 de Abril de 2021

Pablo Cerra es abogado de la UOM, pero ante todo peronista y leproso. Motivado por mostrar la estrecha relación entre estas dos pasiones, decidió escribir un libro cuyo título explica semejante ligazón: “Lealtad Leprosa. Relaciones e historias del pueblo rojinegro en épocas peronistas”. La obra aborda la historia del club y su carácter popular hasta el nexo fuerte que se generó con Juan Domingo Perón, a partir de documentos, publicaciones y testimonios. “El vínculo entre Newell’s y Perón era inmenso”, asegura Cerra, quien escribió acerca del préstamo que recibió el club en el primer gobierno peronista para la construcción de un estadio para 100 mil personas, y que nunca se construyó. La presentación del libro será mañana, a las 11, en el Complejo Educativo Integral Newell’s Old Boys (Corrientes 1845). Estará disponible para la venta desde el 12 de abril en las tiendas oficiales Newell’s Store y el autor decidió que lo recaudado se destine al colegio.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Los dos movimientos (Newell’s y el peronismo) se sustentan y explican desde la pasión. El libro es estrictamente subjetivo desde lo motivacional. Mi papá era muy leproso y muy peronista. Yo nunca puse en duda el color de mi camiseta, pero sí en cambio la orientación política. En ese sentido tuve algunas desviaciones y discutía mucho con mi papá. Viniendo yo del ámbito universitario, del pensamiento crítico, quería que me sustente empíricamente por qué él era peronista, Un día se lo pregunté. Entonces me miró a los ojos y me dijo: “Cuando tenía 5 años, Perón y Evita me regalaron la primera pelota de fútbol”. Ahí lo entendí. No necesité que me hable de las verdades peronista ni del plan quinquenal. Fue la mejor explicación.

¿En qué documentación te basaste para hablar de las raíces populares del club y la relación estrecha con el peronismo?

En recortes periodísticos, en memorias y balances del club y de la AFA. Gasté mucho dinero en libros, prácticamente inéditos, de historiadores y periodistas deportivos, el caso de Escobar Bavio y de Cipriano Roldan, que fue periodista de este diario. Con esta documentación empecé a romper con el mito de que Newell’s era un club de un determinado sector de la sociedad, cuando históricamente fue el de la ciudad que más recaudó por venta de entradas. Todos estos datos fueron una manera de reencontrarme con lo que mi papá me había contado. Y fui encontrando que el vínculo de Newell’s y sus hinchas con Perón y el movimiento peronista era inmenso, mucho más grande de lo que la historia vino a contar, que mediáticamente se quiso contar, haciendo también una mea culpa por la responsabilidad de la propia dirigencia de Newell’s de cierta época. Desde la infancia me habían vendido otro relato, que las zonas más obreras y populares no estaban tan vinculadas con el club. No fue así. Y lo que terminé descubriendo es que hubo una vinculación casi unilateral de ese gobierno (por el peronista) con un solo club de la ciudad hasta los años 70. Recién a fines de los 60 comienzan a dividirse las vinculaciones.

¿Cuál es el dato más relevante sobre este vínculo?

El préstamo de Perón a Newell’s. En 1947 uno de los primeros decretos es a favor de Newell’s para la construcción de un estadio para 100 mil personas. Iba a ser el estadio más grande del interior del país. Se le otorgó por la cantidad de gente que Newell’s movilizaba cada vez que jugaba en Rosario y en Buenos Aires. Es muy gracioso leer la memoria y balance durante esos diez años sobre la recepción del préstamo, cómo era el proyecto, la compra del terreno y la imputación de gastos. Terminaron gastándose toda la plata y no pusieron ni un ladrillo. El predio que se compró estaba donde se encuentran los monoblocks de Ovidio Lagos y Amenábar. Se pensaba en ese lugar porque seguía prácticamente en el Parque Independencia y estaba en el corazón de la ciudad. Newell’s fue elegido para el préstamo no solo por las recaudaciones. Era el equipo más exitoso de la ciudad, el más campeón en el amateurismo de la Rosarina, apenas subió a la AFA tuvo muy buenas actuaciones y en el 43 ganó la copa internacional nocturna. Aparte en el primer capítulo del libro cuento que toda persona reconocida, sea desde políticos hasta artistas, como Gardel, venían al estadio. El club era el centro de la atención y hasta de estrategia política, de termómetro social. Pasó con Uriburu, que cuando estuvo fue chiflado por todos, y con Argonz, que fue gobernador, al que también lo silbaron. En cambio fueron aclamados Lisandro de la Torre y Enzo Borabehere, que era de la hinchada. Newell’s hizo una muy buena relación con Ramón Cereijo, el ministro de Hacienda de Perón. A tal punto que la primera gira grande de un equipo de la ciudad al Viejo Continente la hace Newell’s con Racing. Fue en el 49 y no tengo la menor duda de la mano de Cereijo. La vinculación de Newell’s y Perón facilitó esa gira. Y vuelve a hacer otra a mediados de los 50’, de la que no se conoce mucho.

libro.jpeg

Perón en la cancha de Newell’s es una imagen emblemática que ilustra la tapa del libro.

La foto es de Perón en 1944 cuando estuvo en la cancha de Newell’s para dar un mensaje a los trabajadores. En ese momento tenía tres cargos, vicepresidente de la Nación, secretario de Trabajo y ministro de Guerra. Fue al lugar de la ciudad que se consideró más popular para concentrar a los trabajadores. Joaquín Chiavazza, autor de la foto, tuvo una conversación con Perón, según me contó su nieto Joaquín, sobre los colores de la camiseta de Newell’s. Esta anécdota me lo guarda para la presentación del libro. La foto es el emblema, el símbolo del libro. A manera de adelanto de la publicación, y algo que fue novedoso para mí, aparece la declaración de un hincha, que después participó en la toma del Regimiento 11 en los 60’, Miguel Angel Montes, que cuenta cuando en plena resistencia peronista la hinchada de Newell’s llega a la Boca cantando la marcha peronista y la Doce se le pliega. Otro testimonio muy lindo es el que aparece en la contratapa del libro, la foto de Daniel Rearte, conocido leproso que vive en Mar del Plata, junto a Perón con un gorro rojinegro en Puerta de Hierro, en Madrid, en los 70’.

¿Qué significó para vos que el prólogo lo escribiera Rafael Bielsa?

Es un orgullo enorme. Tengo 43 años y soy de la generación de Marcelo Bielsa. Todo lo relacionado con Bielsa me sensibiliza mucho. Tengo una excelente relación con María Eugenia, pero con Rafael nunca había hablado. Rafael cumple con creces los requisitos del libro, ser leproso y peronista. Le mandé un mensaje y fue inmediata la respuesta. El está como embajador en Chile y ha tenido una generosidad enorme.

¿Qué le decís a los hinchas que consideran que la política, y en este caso el peronismo, no deberían invadir el fútbol?

En el primer capítulo, llamado “Las bases”, escribo que Newell’s es un club estrictamente político desde su concepción en un sentido amplio, noble y altruista. No en el sentido de la política berreta. La política conlleva a un compromiso social y a la trascendencia. Desde la figura de Isaac Newell’s, que lo primero que viene a hacer es cubrir un déficit educacional en la ciudad, hasta quienes fundaron el club, y en cabeza de ellos lo pongo a Claudio Newell, hay una vinculación que es imposible soslayar de la política con Newell’s. Claudio Newell fue intendente de Rosario y diputado nacional. Después te puedo nombrar a otros, (los expresidentes) Pomponio y Colombres. En 1953 Newell’s cumplió el cincuentenario y es impresionante la defensa de lo nacional como bien común que se había hecho hasta allí, desde Claudio Newell, que era un nacionalista efervescente y llevaba su escarapela en todo momento. Newell’s ya de por sí en su gen tiene una cuestión nacional que prácticamente no tiene nadie en Argentina. Más del 90 por ciento de los fundadores del club son argentinos. Entiendo que alguno puede llegar a malinterpretar esta vinculación con el peronismo. Si para algo quiero que sirva el libro es como un disparador para que cualquiera que quiera mostrar el vínculo del club con otra ideología, que seguramente la hay, lo pueda hacer. Quiero generar amplitud del pensamiento. Lamentablemente, no sé si malintencionadamente, se generó la idea de que la política es mala, a veces con justa razón de quienes la ejecutaron. Yo separo a la gran mayoría, que se dedica a ella en forma noble. Lejos de considerarlo incompatible, el vínculo de la política con el club es todo lo contrario.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario