Newell's

El juez no quiere hablar de intervención en Newell's

El juez Fabián Bellizia y los miembros del órgano fiduciario dieron a conocer sus pensamientos en una charla con periodistas, entre ellos de Ovación. El magistrado dejó en claro que no está en su ánimo intervenir al club y dijo que Bermúdez nunca le habló de renunciar.

Miércoles 18 de Abril de 2018

El juez Fabián Bellizia, quien conduce el paraguas judicial de Newell's, habló por primera vez con un grupo de periodistas, entre ellos con Ovación, en un cónclave informal, pero que sirvió para desmenuzar y aclarar diversos puntos concernientes a la vida institucional de la Lepra. Siempre, desde la salida del ex presidente Eduardo López, se escuchó una sola voz proveniente desde las dirigencias. Faltaba la otra parte. Quizás una de la más importantes. Si bien el contacto no fue bajo una modalidad de entrevista, sí sirvió para tener en claro que desde la Justicia no existe —de ninguna manera— el ánimo para intervenir al club, algo que en cierto momento generó mucha incertidumbre y preocupación entre socios e hinchas. Y que, entre tantos temas, el presidente Eduardo Bermúdez en ningún momento le mencionó días atrás al magistrado la intención o idea de renunciar a su cargo. Ni siquiera se habló de la cuestión.

A primera hora de la mañana de ayer Bellizia, acompañado por los integrantes del órgano fiduciario Carlos Arpi, Ricardo Schneir y Alfredo Fasce, recibieron a ocho periodistas con los que fueron tocando diversos puntos complejos de la vida diaria de la entidad. Quizás uno que despertó cierta preocupación por la sucesión de inconvenientes, tanto políticos como económicos, que viene atravesando la entidad era el temor a que la misma fuera intervenida por Bellizia. Algo que fue negado una y otra vez por él y para que ello ocurriera debería darse una situación insostenible en el aspecto económico. Y si Newell's quedara acéfalo por la sucesión de renuncias de directivos —ya fueron varios los que dieron un paso al costado— la que entraría en acción sería Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ) para resolver la cuestión de acuerdo a lo que manda el estatuto.

También quedó de manifiesto que de ninguna manera está en el ánimo de Bellizia recurrir a una intervención; por el contrario, pregona que se respeten los mandatos establecidos y que la actual comisión directiva cumpla con la conducción el tiempo estipulado porque fue elegida por los socios.

En la mencionada reunión, Bermúdez manifestó que "no se habló del tema renuncia", algo que es verdad más allá de que previamente había sido el propio presidente el que puso en duda su continuidad si no observaba "un respaldo del juez". Lo concreto es que Bellizia ni se mostró contento ni tampoco brindó un respaldo porque considera que no corresponde hacerlo. Sólo controlar que todo lo que se hace en la institución transcurra por el carril adecuado. Sí mencionó que la charla se realizó bajo un contexto de cordialidad.

En el marco de la relación existente entre Bermúdez y el resto de los dirigentes que integran la vida leprosa con Bellizia hay un punto que sin dudas es innegociable. Y que seguramente cada vez que se lo menciona públicamente genera cierta molestia porque no quiere que se lo use políticamente. En los últimos años, sin dudas, esto pasó a menudo y de ahí la presencia de cierta incomodidad de parte del juez y los integrantes del órgano.

Si hubo otra frase que resonó en la sala de Tribunales fue sobre la actuación de la dirigencia. "Uno de los grandes problemas es que no hay capacidad de gestión", sostuvo con contundencia uno de los allegados a Bellizia poniendo en situación el andar dirigencial desde la asunción de la CD hace casi dos años.

En la reunión informativa lo que quedó en evidencia es que la preocupación externa por la no aprobación del balance no es tal en el ámbito judicial. Todo lo contrario. El temor a que la Superliga le caiga con dureza a Newell's por incumplir con la obligación de presentarlo en tiempo y forma como el resto de las entidades no tiene la misma intensidad para Bellizia. Y esos temores fueron desactivados simplemente teniendo en cuenta que la Constitución nacional está por encima de todo. Es decir la Superliga de ninguna manera puede estar arriba de la ley. Por lo tanto, al menos desde la Justicia que controla a Newell's, no están instalados los mismos miedos que tienen los hinchas o las preocupaciones que dejan traslucir los directivos con respecto a este incumplimiento (ver aparte).

De hecho, entre el análisis general se entiende que la lupa está posada particularmente sobre Newell's por estar judicializado. Es cierto que hay otras entidades con gravísimos problemas económicos, menores o mayores que la entidad del Parque, pero que no son observados con detenimiento. De igual manera, esto no quita que el club debe corregir el accionar interno para que lo económico deje de agobiar. Y regularizar todo para que pueda tener un andar en paz y, sobre todo, con las cuentas ordenadas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario