Ovación

El gran presente de Central tendrá el sábado un duro examen ante Lanús

El lugar que ocupa hoy en la tabla de posiciones, cumplido un tercio del campeonato, le impregna el mote de protagonista, condición de la que nadie nunca renegó ni obvió ni le esquivó.

Miércoles 20 de Mayo de 2015

Después de 12 fechas resultaría casi una temeridad decir que Rosario Central aún debe demostrar que está para pensar en grande. El lugar que ocupa hoy en la tabla de posiciones, cumplido un tercio del campeonato, le impregna el mote de protagonista, condición de la que nadie nunca renegó ni obvió ni le esquivó. Salvada esta aclaración, la presencia de Lanús el sábado en el Gigante podría significar una buena medida. Al Canalla un triunfo no lo pondrá deliberadamente como candidato al título. De la misma forma, un traspié no le quitaría la condición de equipo con un ya alto grado de consolidación y aspiraciones serias. Una buena medida y punto. No más que eso. Que no es poco por cierto. Por más que se trate de un rival al que le está costando hacer pie en el torneo, que sufrió muchas bajas en el último tiempo y al que le cuesta reencontrarse con su mejor versión futbolística. Más allá de eso tiene una forma de entender el juego que se asemeja mucho a la idea de este Central del Chacho Coudet.

Lo primero que valdría la pena referenciar es que Lanús será el primero de los tres rivales que separan al Canalla del receso que se vendrá por la Copa América. Y despojarse, al menos por un instante, del momento granate es hacer referencia a uno de los equipos más chivos de enfrentar de los últimos años.

El granate tiene un entrenador joven (Guillermo Barros Schelotto), al igual que Coudet. A favor del Mellizo cuenta que tiene mayor experiencia, amén de que muchas veces ese elemento suele tener poca injerencia.

Si hay algo que no le falta a este Lanús es vértigo cuando decide acelerar el paso. Es que cuenta con jugadores rápidos, especialmente de mitad de cancha hacia adelante. Central no se queda atrás en ese sentido. Porque si hay algo que caracterizó a este Central es que intenta hacer prevalecer el ritmo sostenido por encima de la pausa, aunque la aparición de Gustavo Colman en los últimos partidos intentó meterle algo más de calma al juego.

La ambición por encina de la especulación también es un punto de intersección entre ambos equipos. Salvo honrosas excepciones, algo que el partido lo amerite por fuerza mayor, la búsqueda del arco rival está por encima de todo.

Generalmente, para llevar a la práctica este tipo de estrategia suele ser clave la tenencia del balón, a partir del cual resulta más sencillo determinar qué momento es el adecuado para pisar el acelerador. Central tiene en Cervi, Jonás Aguirre, Delgado y Ruben algunos de los mejores intérpretes en ese sentido. Lanús cuenta con jugadores de la talla del Marciano Jorge Ortiz, Víctor Ayala, Junior Benítez, Lautaro Acosta y Lucas Melano. En todos esos nombres descansa la capacidad de adaptación de diferentes esquemas. Tanto al Chacho como a Guillermo les gusta esto de meter tres hombres de punta.

La ubicación en la tabla no es la mejor para Lanús. Y la posición muy pocas veces suele mentir. De allí la sensación de que hay flaquezas que pueden ser aprovechadas por Central. Igual, por nombres y por pasado reciente podría estar mejor. No obstante, no está demasiados escalones por debajo de algunos de los equipos que ya fueron víctima por parte del Canalla. De hecho sólo tres (Tigre 22 puntos; Racing 21 y San Martín de San Juan 17) superan hoy la línea del granate.

Como siempre, una vez que la pelota esté en movimiento habrá comportamientos con los que cumplir, supremacías que marcar y, si se quiere, imponderables a los que estar atentos. Pero, en la previa, se trata (a excepción de Racing, que venía de ser el último campeón) de un rival de mucho cuidado, que comparte un estilo de juego con un Central que estará ante una ocasión inmejorable de salir airoso de lo que, se presume, será una buena medida.

El primero de una seguidilla de tres

El de Lanús será el primer escalón en estos exámenes que se le presentarán a Central antes del receso por la Copa América. Es que después del granate vendrán nada menos que River en el Monumental e Independiente en el Gigante. Sin dudas la seguidilla de encuentros, a priori, más complicados en lo que va del torneo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS