Ovación

El Gigante, con una cara nueva

Martes 05 de Agosto de 2008

Central está en marcha. A la reciente adquisición del predio de Real Arroyo Seco, hay que sumarle las refacciones que están realizando en el Gigante, no sólo para cumplir con las normas de la Fifa, sino también para optimizar un estadio al que prácticamente no se le hizo nada desde su remodelación en 1978. El cambio de butacas en las plateas, la construcción de los palcos VIP y la incorporación del riego artificial y computarizado en la cancha, son algunas de las tareas que han encarado en el estadio de Arroyito.

  Una de las medidas que la Fifa planteó para disminuir la violencia en el fútbol es que los espectadores presencien el partido sentados. Una situación que reducirá la capacidad de los estadios, pero que redundará en comodidad. Al efecto de cumplir con esta requisitoria, que en Argentina debería adecuarse antes de febrero, en Central ya pusieron manos a la obra. "Hace tiempo que venimos trabajando en eso. Antes del Clausura cambiamos unas 2.000 butacas de las plateas, que estaban rotas. Y ahora estamos poniendo las primeras 4.500 plateas en la tribuna que da al río", explicó Horacio Usandizaga, el presidente de Central. Y agregó: "Una vez que terminemos con eso, seguiremos con las plateas que dan a Cordiviola". Estos asientos reemplazan a los de color verde que se colocaron para el Mundial 78. Eso sí los actuales tienen un sello distintivo: son azul y amarillo.

  "Cada vez que juguemos de visitante y tengamos tiempo, vamos a ir agregando plateas", dice el Vasco, quien agrega que "cuando termine el torneo, en diciembre, vamos a empezar a poner las butacas en las populares", hasta completar la capacidad que tendrá el estadio, de alrededor de 30.000 plateas.

  Otro de los cambios que lucirá el Gigante para el Apertura serán los 20 palcos VIP (tenían un costo entre 35 mil y 50 mil dólares cada uno), que estarán ubicados en el sector donde antes estaba el palco oficial, que serán inaugurados en los próximos días. Los palcos para 10 y 20 personas, según la ubicación, serán explotados durante cinco años y cuentan con todas las comodidades. Todos están equipados con TV de 21 pulgadas, con cable y codificado, aire condicionado frío-calor, frigobar, Wi-Fi, sillones y butacas confortables, iluminación, mármol de apoyo, carpintería de aluminio con ventanas corredizas y salida al balcón en cada palco. También incluyen como servicio adicional dos cocheras por todo el período contractual e ingresos a los torneos de AFA y la Conmebol (Copa Libertadores y Sudamericana).

Además del cambio de butacas y de los palcos, también realizaron algunos trabajos en la cancha, como el riego artificial y computarizado, un déficit que tenía desde hace años. Además bajaron los bancos de suplentes porque tapaban la visual de las plateas que estaban detrás. Al tiempo que tienen proyectado refaccionar los baños y los vestuarios y se pondrá un ascensor para facilitarle el traslado a los discapacitados. Además de la pintura en las instalaciones. A esto se suma la ampliación en el sector del estacionamiento, con lo que lograrán incorporar 50 vehículos más, que es otra fuente de recursos para el club.

El ingreso. En Central también hay una idea innovadora para ingresar a la cancha mediante un mecanismo basado en dos sistemas: mostrando la credencial correspondiente y con la impresión digitopulgar. Esto lo harán a pedido de la AFA y a modo de prueba. Por ahora se hará sólo en la puerta 6.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario