Newell's

El enojo del hincha, más allá de Garfagnoli

La intolerancia a este presente rojinegro quedó en evidencia en el Coloso, donde hubo incidentes e insultos desde las tribunas. La igualdad en cero, en un flojo partido del equipo, bajó de la candidatura al técnico interino.

Martes 27 de Febrero de 2018

No fue una noche más. Tenía un condimento especial. Newell's se presentaba por primera vez en la Superliga sin Juan Manuel Llop en el banco y con el interinato de Fabián Garfagnoli, cuya expectativa era que un buen rendimiento le abriese la chance de ser el entrenador leproso. El pobre empate de ayer con Temperley lo deja fuera de carrera. Pero no fue lo único que sucedió en el Coloso. La reacción del público y el enojo por este difícil momento que atraviesa el equipo, y el club, se hizo visible y oíble. Insultos, bombas de estruendo, proyectiles y dos interrupciones del partido por esos incidentes fueron parte de un encuentro que se vivió con intensidad más afuera que en el campo de juego.

El pensamiento que trascendió desde adentro del club previo al partido era que si Newell's no podía traer a ningún entrenador rutilante, por qué no pensar en Garfagnoli, actual coordinador del fútbol juvenil. Se aclara que no era la opinión de la comisión directiva.

La desventaja de Garfagnoli en la elección del técnico es su nula trayectoria en la primera. Las señales que dio la comisión directiva desde un primer momento indican que la preferencia es un entrenador que conozca lo que es conducir un equipo de primera. Después se evaluarán los pergaminos y condiciones de los que se mencionan para asumir.

Si la dirigencia mantuvo a Garfagnoli como uno de los posibles nombres se debió a que había un compromiso por delante. Le costaba descartarlo, ante la posibilidad de que la Lepra tuviese una respuesta satisfactoria frente al Gasolero y encima el DT se ganase la consideración del público.

Cualquier especulación acerca de esta posibilidad se diluyó. Pese a que Garfagnoli le dio su impronta al equipo, éste no fue capaz de torcer a Temperley. Juzgarlo al entrenador por lo que no se hizo en 90 minutos es injusto. Tanto como que se defina en un encuentro si está capacitado o no para la primera.

La dirigencia no quería apresurarse y mantuvo la expectativa por Garfagnoli. Es que también evalúa las sensaciones, el estado de ánimo del hincha. Que de por sí estuvo exaltado. Las reacciones durante el partido se fueron sucediendo, algunas se presume premeditadas y otras espontáneas.

Las bombas de estruendo y la aparición de una bandera de Central en la bandeja baja de la tribuna Diego Maradona obligó a Nicolás Lamolina a la suspensión momentánea del partido por espacio de cuatro minutos durante el primer tiempo. No fue algo que ocurrió de manera ingenua. La alerta que dio la voz del estadio para que no arrojen las bombas no sirvió de nada. Desde la platea se reprobó a los responsables.

El ambiente se fue haciendo cada vez más pesado. Ante la pobreza del juego de la Lepra, el público se exasperó. "Ponga h?, Newell's ponga h?". El hartazgo excedía lo que se veía en la cancha. La exasperación invadió a los propios futbolistas rojinegros. Hubo alguna que otra discusión de más con sus pares de Temperley. Ellos también sienten la presión, por lo que no consiguen hacer en el rectángulo de juego y por todo lo que los rodea. Los insultos se multiplicaron en la segunda etapa, con un destinatario: el presidente Eduardo Bermúdez. En su figura cargaron los males de la Lepra.

Faltaba más. Antes de que concluyera el partido, Ayala salió disparado de su arco porque se arrojaron proyectiles desde la tribuna del Palomar. Nueva suspensión, con Sarmiento enojado por la actitud de los futbolistas de Temperley y a los empujones con Brandán.

Fueron otros tres minutos en los que el encuentro estuvo detenido y con más de un hincha molesto, preguntando de qué sirve la requisa en los ingresos si adentro del estadio suceden tales incidentes. La reacción de los hinchas, la extemporánea, no la planificada, expone su malestar. Más allá de que es común la intolerancia de todo fanático, en este caso es un mensaje a tener en cuenta.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario