Ovación

El Central del Kily, en la puerta de una buena medida

Tiene la chance de consolidar la levantada nada menos que ante Boca, un rival de fuste. Además, el desafío de lograr por primera vez tres victorias consecutivas

Jueves 02 de Septiembre de 2021

Dos triunfos de manera consecutiva de Central en el torneo. Una primera lectura: el equipo está en pleno proceso de recuperación y ya sin doble competencia tiene todo dado para acomodarse en el campeonato local. Una segunda lectura: las dos victorias que logró fueron ante rivales endebles, de lo peor del torneo. Ambas miradas no parecen antojadizas, de hecho son conjeturas que se escuchan, se leen. La verdad de todo esto se verá más adelante, con el correr de las fechas, pero más allá de eso no hay dudas de que el partido del sábado ante Boca será una buena medida para el equipo del Kily, que irá por su tercer triunfo al hilo y, vale aclararlo, frente a un rival de mucho más fuste. Será un termómetro ideal para saber si este proceso de recuperación encuentra fundamentos más sólidos todavía.

Claro que la cuestión no quedará reducida únicamente a la sentencia del resultado. Por ejemplo: Central puede no ganar (empate o derrota), pero haciendo un muy buen partido y si ello ocurre la idea de que el equipo haya dado un nuevo paso al frente desde lo futbolístico quizá no quede invalidada.

Es que a esta altura hay algunas cosas que van más allá de un simple resultado. Sin ir más lejos, en el triunfo contra Central Córdoba de Santiago del Estero el canalla jugó un flojo partido en materia defensiva, aunque ello haya sido correctamente contrarrestado por la eficacia en el arco de enfrente.

De lo que no quedan dudas es de que el rival de turno le servirá a Central para saber dónde está parado de cara a esa buena senda que comenzó a transitar en las últimas fechas. El impacto de una victoria ante Boca será mayor que habiéndolo logrado ante otro equipo, de menor jerarquía.

Central2.jpg
Central se deshizo rápido de Arsenal, en el Gigante.

Central se deshizo rápido de Arsenal, en el Gigante.

No tiene tanta pinta de un “final” el que tiene que rendir, sino más bien de “parcial”. Es que la carrera está en pleno cursado y los exámenes que se rinden son semanales, aunque, por supuesto, hay materias más engorrosas que otras. Boca es de esos equipos que permiten abrazarse a un impacto emocional importante en caso de lograr un triunfo. Los jugadores históricamente lo entendieron así y el Kily lo vive de la misma forma, por eso aquella frase que tiró en su círculo íntimo minutos después de consumada la victoria en Santiago del Estero: “Son partidos que a todos nos gusta jugar y lo mejor que nos podía pasar era llegar entonados. Después del clásico es uno de los partidos más importantes que podemos afrontar”.

Y vaya paradoja, en esa sensación de pretender consolidar la remontada Central deberá lograr algo que hasta aquí nunca pudo hacer desde que el Kily es el entrenador: ganar tres partidos seguidos. Desde ese costado también habrá un desafío interesante y definitivamente motivador.

>>Leer más: Vecchio no se lo quiere perder

Unas pocas veces Central tuvo la chance de ganar dos partidos seguidos de la mano del Kily, pero nunca pasó de eso. En la Copa Maradona directamente nunca llegó a dos victorias de manera consecutiva, cosa que sí logró en el campeonato anterior. Los triunfos contra Banfield en el Gigante y ante Aldosivi en Mar del Plata fueron interrumpidos por la derrota en Paraguay, frente a 12 de Octubre, en el debut de la Copa Sudamericana. Días más tarde amagó con las victorias contra San Lorenzo (Copa Sudamericana) y Newell’s (Copa Liga Profesional), pero el envión se cortó en Chile, frente a Huachipato. Y más acá en el tiempo fueron los triunfos ante Deportivo Táchira (vuelta de octavos de final de la copa) y Vélez, pero inmediatamente llegó el mazazo en La Plata, contra Gimnasia.

Ahora esto, las goleadas frente a Arsenal y Central Córdoba que le permitieron al equipo posicionarse mucho mejor en la tabla y hasta acercarse a los puestos de clasificación a la próxima Copa Sudamericana. Lo primero será volver a ganar para lograr que la escalada no se detenga y sólo para la estadística quedará si puede o no lograr por primera vez en el ciclo del Kily tres victorias seguidas, aunque todo forme parte de una misma historia.

Lo que sí está claro es que en esa confirmación de la levantada y hasta el desafío de lograr por primera vez tres victorias consecutivas tendrá como principal y gran escollo a Boca, con todo lo que ello implica. Por eso esto, pero por la jerarquía del rival, Central está frente a una buena medida.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario