Newell's

El arco y un paseo para campeones

Newell's inauguró un espacio para recordar las grandes gestas deportivas, con la presencia del plantel de 1974 y la valla en la que Zanabria y Capurro anotaron los goles para ese título.

Domingo 03 de Junio de 2018

Sentados a pocos metros, cada tanto levantaban la cabeza y fijaban la mirada en el arco. Lo señalaban y le comentaban algo al que tenían sentado al lado, seguramente trayendo una anécdota o recuerdo de esa tarde inolvidable e irrepetible. A 44 años de la primera vuelta olímpica de Newell's en el profesionalismo, los campeones del Metropolitano 1974 fueron los invitados especiales a la inauguración del Paseo Histórico, ubicado en la sede del club entre las canchas de tenis y la tribuna del Palomar. El símbolo de este espacio es el arco de la cancha de Central, rescatado por un fanático rojinegro, en el que Armando Capurro y Mario Zanabria remontaron la desventaja de 2 a 0 contra el equipo de Arroyito para igualar 2 a 2 y coronarse en la tercera y última fecha del cuadrangular final.

El Arco de la Victoria, según la definición de los leprosos, se emplazó en este sitio con una gigantografía con la foto que retrata el momento en el que sale el remate de Zanabria para meterse arriba, pese a la estirada de Carlos Biasutto. Con ese tanto, Newell's igualó, se aseguró el primer puesto del cuadrangular, con un punto de ventaja sobre Central.

Sobre un costado de donde se encuentra el arco fue pintado un mural, con la clásica imagen de los jugadores posando para la foto y también con el instante en el que Zanabria, Obberti y Santamaría se cuelgan del alambrado para celebrar ese día con los hinchas. La obra es de los denonimados Artistas Leprosos.

Los socios se acercaron hasta el paseo, intentando descifrar esos rostros, con signos propios del paso del tiempo, pertenecientes a los integrantes de aquel plantel campeón. Con la presentación del acto, las dudas se disiparon. Allí estaban Juan Carlos Montes, Alfredo Obberti, Andrés Rebottaro, Arsenio Ribeca, Rodolfo Ingaramo, Armando Garrido, Hugo Promanzio y Oscar Coullery.

La marcha de Newell's comenzó a sonar en la apertura del acto y Garrido zamarreó en broma al ex entrenador Canción Montes para entrar en clima de celebración.

"El 2 de junio de 1974 representa el inicio de una nueva historia para esta gran institución", manifestó el vicepresidente segundo Cristian D'Amico. "Este arco estuvo casi olvidado", agregó sobre el sitio poco relevante en el que se encontraba adentro del club. "Hoy lo ponemos en valor. Esta nueva ubicación que le damos es el primer paso en la construcción del Paseo Histórico leproso, el que pronto tendrá más símbolos que marcaron nuestra vida institucional y deportiva", dijo.

Hernán Benedetto leyó luego el cuento de su autoría, "Lo que me enseño mi viejo", referido a ese día que quedó grabado en la memoria de los rojinegros, escuchado con atención entre otros por Natalia Ramos, sobrina de J. R. Moreno, el hincha que encontró el arco.

El departamento de cultura, el departamento de deporte amateur, el área social y solidaria, Artistas Leprosos y el Movimiento Rojinegro Querido fueron algunos de los organizadores del homenaje, que concluyó con el relato del periodista José María Muñoz del gol de Zanabria, gritado en ese instante por todos los presentes, como si se hubiese convertido en ese mismo momento.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario