Central

Copa Argentina y Central, tan compinches como esquivos

A Central y la Copa Argentina los une un lazo fuerte, con buenos resultados pero sin coronación. En sus 28 partidos el canalla perdió sólo 3 en los 90'. Juega hoy a las 21.10 contra Talleres de Córdoba.

Jueves 06 de Septiembre de 2018

En los últimos años decir "Copa Argentina" es hacer referencia, aunque sea en un segundo o tercer orden, a Central. Pueden razonarlo de esa forma muchos hinchas del fútbol, pero en particular los canallas. Es que a esta altura esta competencia que en los últimos años se tornó esquiva para Arroyito se transformó casi en una obligación más que en una obsesión. No hace falta entrar en un terreno con demasiados detalles porque los antecedentes están a la vista y son recientes, pero es imposible no entrelazar ese sentimiento de miles de simpatizantes canallas a una competencia en la que Central se acostumbró a ser protagonista, aunque ello no haya desembocado en el único y gran objetivo final: el título. Desde el retorno de la competencia en 2012, el equipo auriazul disputó 28 partidos y sólo perdió tres. Claro que se toma como derrota aquellos encuentros que terminó perdiendo al cabo de los 90 minutos (empató otros siete y ganó los 18 restantes). Es que en otras ocasiones se despidió por la vía de los penales, después de empatar, como ocurrió en la última edición, en Formosa, contra Atlético Tucumán en semifinales.

Esta noche (a las 21.10 en cancha de Lanús y frente a Talleres) Central tendrá enfrente un nuevo desafío. Buscará el pase a los octavos de final luego de haber sorteado en la instancia anterior a Juventud Antoniana de Salta. Pero más allá de los reparos lógicos que deban ponerse desde lo futbolístico y de las chances concretas para avanzar, el canalla encarará una vez más un partido pensando que todavía hay un camino largo por recorrer. Lo saben los jugadores, muchos de los cuales ya vivieron las experiencias de años anteriores, y también Bauza.

No es habitual que un equipo haya coqueteado tantos años seguidos con el protagonismo. Central lo hizo. De allí el sentimiento de los hinchas, quienes oyen que el equipo juega por Copa Argentina y sienten que la obligación va de la mano con toda esa experiencia vivida.

También en Arroyito deambula la idea de que este torneo se transformó en una "piedra en el zapato". Puede haber quienes renieguen de las tres finales seguidas que perdieron, pero es justamente eso lo que año a año alimenta la ilusión.

En seis años de competencia fueron apenas tres partidos los que perdieron en los 90 minutos. Están aquellas finales ante Boca (2015) y River (2016), en ambas ocasiones con Eduardo Coudet como técnico, y también el choque en 24avos. contra Central Córdoba, cuando el equipo era dirigido por Miguel Angel Russo.

Por supuesto que después está la suerte que le ha tocado correr al equipo en definiciones por penales y sin ir más lejos la última vez que quedó eliminado fue por esa vía, ante el Decano, en lo que fue el final del ciclo de Paolo Montero en Central, aunque el recuerdo más cruel sea lo sucedido en San Juan, en la final contra Huracán.

Para un derrotero de 28 partidos, tres derrotas es realmente poco. Eso posiblemente sea lo que motoriza la ilusión de todos aquellos que piensan que tarde o temprano el equipo podrá sacarse la espina en un torneo en el que tuvo todo para coronarse, pero en el que siempre se quedó con las ganas. La final ante Huracán tal vez provoque el sentimiento de mayor desazón justamente porque en ese momento el Globo militaba en la B Nacional. Lo de Boca es de público conocimiento y ante River tampoco se dio por cuestiones estrictamente futbolísticas.

De lo que no caben dudas es que la Copa Argentina es un torneo con un formato especial, en el que los partidos son de corte eliminatorio y, por tal motivo, se preparan de una manera diferente. Es más, en esta ocasión hay un argumento más para creer. Bauza es un técnico que ganó dos Libertadores y sin entrar en la comparación ilógica entre una competencia y otra, lo que hay es un formato especial, de partido a partido.

Por Central pasaron muchísimos jugadores en los últimos años que formaron parte de la vida del canalla en la Copa Argentina, y a cuatro técnicos (Juan Antonio Pizzi, Russo, Coudet y Montero) les tocó dirigirlo. Dos de ellos llegaron a una final y otro avanzó hasta las semis.

Muchos buenos antecedentes para motorizar esa sensación de que Central es uno de los pocos equipos que se siente "compinche" de una Copa Argentina en la que si bien ya debutó con una victoria ante Juventud Antoniana de Salta lo de esta noche podría tomarse como el real inicio de la misma.

En medio de una corta historia con muchos días de alegría pero otros tantos sinsabores, el canalla, ahora con Bauza como técnico, va por un paso en firme.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario