Central

Cocca, un técnico exponente de lo clásico

Su consolidación como DT fue de la mano del 4-4-2 tradicional, el esquema que utilizó en el Racing campeón de 2014. Con el mismo dibujo y los nombres que usaron Bauza y Ferrari deberá buscar el salto de calidad.

Miércoles 20 de Marzo de 2019

Desde hoy Diego Cocca entrará en funciones en Rosario Central (en realidad ayer viajó a Asunción para participar de la Cumbre de Entrenadores de Conmebol, ver aparte) y desde ese momento ya estará parado frente al enorme desafío de poner al canalla en el camino correcto. Pensar que con el flamante cuerpo técnico las cosas en Arroyito se solucionarán de un día para el otro sería un error. Sólo con tiempo Cocca podrá demostrar si su elección fue un acierto o no de parte de la dirigencia. Lo que sí se puede hacer ya, aún sin que su trabajo haya comenzado, es un análisis sobre lo que es Cocca como entrenador, de qué manera pretende que jueguen sus equipos, si es de aferrarse a una base o cambiar mucho de un partido a otro. Todas cuestiones que sirven para establecer una primera radiografía del nuevo técnico canalla, aunque lo que venga después dependerá exclusivamente de la valoración que él mismo haga sobre el material con el que cuenta y la forma de sacarle provecho.

Cocca es uno de los integrantes de la nueva camada de entrenadores y ya tuvo la fortuna de salir campeón nada menos que con Racing, en el torneo Transición 2014, además de lograr el ascenso a primera división con Defensa y Justicia. Pero, se sabe, la obtención de un título en la categoría mayor es a lo máximo que se puede aspirar (entre los campeonatos locales, por supuesto). En ese 2014 el nuevo entrenador auriazul dejó en claro unas cuantas cosas. La primera, relacionada con el sistema de juego.

Quienes lo conocen de esa época advierten que es "un enamorado del 4-4-2", el mismo sistema que llevó a la práctica el Patón Bauza y con el que su Central fue campeón de la Copa Argentina. Claro que en el fútbol no todo es lineal. Hay entrenadores que con el mismo esquema pueden hacer jugar de forma distinta a sus equipos.

Se hace referencia específicamente al torneo 2014 porque fue en el que, siendo campeón, pudo imponer, se supone, su sello futbolístico. Y lo dicho, llegó de Defensa y Justicia con una idea quizá más audaz, pero en la Academia de Avellaneda se abrazó al clásico 4-4-2.

Una de las particularidades que tuvo ese Racing campeón fue que Cocca no sólo se ató a un sistema determinado, sino que lo hizo con una base de nombres establecida. Esto es: fue cambiando sobre la marcha, pero cuando los imponderables se lo impusieron. Le llevó un tiempo acomodar algunas piezas, pero generalmente la elección de los futbolistas giró en un grupo no demasiado numeroso.

Ese año como titulares utilizó a 19 jugadores, pero cinco de ellos tuvieron la chance de actuar por ausencias obligadas de los habituales titulares.

La base de ese equipo era: Saja; Pillud, Lollo, Nico Sánchez y Grimi; Díaz, Videla, Aued y Centurión; Milito y Bou. Como principales ruedas de auxilio estuvieron Marcos Acuña y Gastón Díaz, quien se desenvolvía naturalmente como marcador de punta, pero en muchas ocasiones lo utilizó como volante por el sector derecho.

Un dato no menor es que ese tradicional 4-4-2 tenía a dos delanteros de área como Diego Milito y Gustavo Bou. De allí la rápida conclusión sobre que jugar con "dos tanques" en la ofensiva es una posibilidad que le convence, siempre que esos futbolistas cumplan con las expectativas.

Cocca demostró ser de los técnicos que privilegia el orden. En los clubes que dirigió siempre intentó que la pelota salga bien jugada desde el fondo, pero sin que ello implique caer en una vistosidad.

En su afán de mantener primero el orden y a partir de allí buscar el desequilibrio logró que ese Racing campeón tuviera la tercera valla menos vencida. Fueron 16 goles en contra los que sufrió, sólo por encina de River (13) y Gimnasia (15).

En esa búsqueda del equilibrio eligió siempre jugadores en los cuales sostener su idea. Lo de Videla (ex Central) en el mediocampo, como volante de contención, quizá sea el mejor ejemplo. Después, el desequilibrio que le dieron Milito y Bou en la ofensiva, más la respuesta de Lollo y Cabral en el fondo, formaron parte de esa base.

En su segunda etapa en Racing, en la que no llegó al fin de su contrato, intentó algo distinto a partir de la llegada de Oscar Romero (no siempre era titular), pero la cosa no le funcionó.

¿Qué puede ocurrir con su idea de juego en este Central? Tiene los intérpretes adecuados para jugar de esa forma. De hecho el Patón Bauza y el Loncho Ferrari utilizaron ese esquema como base. De lo que no podrá escapar Cocca es de la necesidad de que con estos mismos apellidos el equipo empiece a jugar de otra forma. Puede que busque primero la solidez defensiva antes que la voracidad en ataque, o viceversa, pero el desafío es claro.

Con ganas

Como ya se describió en estas páginas, Cocca se mostró deseoso de volver a dirigir y el reto de Central le pareció más que interesante. En Arroyito consideran que el parate que tuvo es importante, ya que después de la experiencia de Tijuana no se embarcó rápidamente en algún otro proyecto, pese a que tuvo chances de hacerlo.

Una de las cosas que causó muy buena impresión en la dirigencia canalla es el conocimiento que mostró Cocca sobre la actualidad del club. Eso lo expuso con "dos carpetas", en las que figuraban no sólo el historial de cada jugador sino el historial de los últimos 10 años futbolísticos de Central, además de las características de los distintos procesos, de Coudet hacia adelante. En lo que tiene que ver con los futbolistas, el DT mostró un detalle sobre las problemáticas y datos positivos de cada uno de ellos.

También en Central consideraron importante la intención de "recuperar la línea de juego". Lo que piensa el flamante cuerpo técnico es que en los últimos meses esa línea de juego se perdió. La sensación con la que se fueron todos de la reunión es que las mayores responsabilidades recaerán en los futbolistas más experimentados, a muchos de los cuales ya conoce (ver aparte).

También se tocó el tema reserva y divisiones inferiores, pero cualquier resolución que se vaya a tomar en esos puntos quedarán para más adelante. Sí quiere trabajar "alineado" con el DT de la reserva.

Y si bien aún resta un tiempo, el de los refuerzos fue otro de los temas que se tocó. Todavía es muy prematuro hablar en tal sentido, pero la idea sería sumar en el próximo mercado de pases entre cuatro y cinco jugadores. En ese terreno es probable que quien rápidamente se ponga a trabajar sea Christian Bragarnik, quien no sólo es el representante de Cocca, sino que también de muchos jugadores.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});