Central

Cocca, preocupado porque no llegan los refuerzos a Central 

El club de Arroyito deberá modificar la forma de encarar las negociaciones para no seguir naufragando en el intento de conseguir incorporaciones. Por ahora, solo llegó Laso.

Jueves 16 de Enero de 2020

Nicolás Morgantini fue otro apellido más que se le escabulló a Central de las manos. Antes había sido Miguel Barbieri. El canalla sigue intentando abrochar el segundo refuerzo mientras el paso de la pretemporada sigue siendo arrollador. Diego Cocca fue tajante antes de que la Superliga entrara en modo receso.

Pidió mantener el equipo titular como primera medida y luego sumar uno o dos profesionales más. No tuvo eco del otro lado de la línea. Al menos la realidad así lo certifica. No obstante, en Arroyito deberán rever la logística. Sobre todo a la hora de encarar y cerrar las negociaciones para evitar continuar naufragando en el intento de conseguir refuerzos. Más aún con el reinicio del torneo frente a sus ojos.

   Lanús terminó quedándose con el lateral derecho Morgantini, pese a que el jugador había charlado con Diego Cocca e incluso manifestó internamente el deseo de ponerse la pilcha canalla. Sin embargo, anteanoche se terminó el encanto cuando desde Platense llegaba la noticia de que había sellado la transferencia del futbolista al granate.

   Otra gestión que pasó al archivo auriazul sin éxito. Y otro dato saliente es que se trató de un jugador que venía militando en el ascenso. Lo que ofreció el elenco canalla parece ser que no fue suficiente (350 mil dólares por el 50 por ciento de los derechos). Por eso se quedó sin el marcador que había pedido el entrenador.

   Habrá que ver para dónde direccionan las tratativas de ahora en más los encargados del fútbol. Hay algunos apellidos en lista de espera. Pero por el momento nada firme, pese a algunos sondeos. A eso hay que sumarle que el tiempo sigue jugando su propio partido.

   Central cuenta con un plantel corto. También hay que destacar que perdió tres titulares en poco tiempo. Aunque lo que más caló hondo fue la baja de Miguel Barbieri, pese a que también emigraron Nahuel Molina y el Colo Gil. Sobre todo porque desde Arroyito habían asegurado que el defensor seguía a préstamo hasta junio, donde había que comprarle luego el pase. Pero no. Racing terminó vendiéndolo de la noche a la mañana a Xolos de Tijuana, club mexicano donde el representante de Diego Cocca es el principal encargado de llevar jugadores.

   Cae de maduro que los auriazules necesitan refuerzos. Hasta el momento sólo sumó a Joaquín Laso. Pero habrá que ver cuándo llegará la habilitación para jugar en Superliga. No hay dudas de que tendrán que sumar de manera inminente un lateral derecho y otro zaguero central como primera medida. Caso contrario, cuando se reinicie el torneo ante Huracán, deberán emparchar la última línea como lo hizo ayer en el amistoso contra Bragantino, donde fue a puertas cerradas (ver aparte).

   También es verdad que los encargados de gestionar las negociaciones se vienen empantanado a la hora de cerrar los contratos. Quedan expuestos sin piedad ante los socios e hinchas, quienes ya deshojan la margarita de la ilusión sin tanta esperanza a corto plazo. Es más, el hecho de estar peleando el descenso les genera cierta incertidumbre porque ya vieron hace casi una década que una mala política deportiva puede generar a un gran caos.

Caruzzo tuvo que llamar para cobrar

El defensor Matías Caruzzo, que ayer no jugó el amistoso ante Bragantino por una molestia en el tendón de Aquiles, debió realizar algunas llamadas para poder percibir los haberes correspondientes a noviembre 2019. Parece ser que desde Central hubo una orden para que al futbolista no se le pague como al resto del plantel, según trascendió. Luego de algunas charlas, el jugador terminó cobrando.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario