Ovación

Central terminó envuelto en pena ante Vélez en San Juan

Con dos penales en contra Central cayó ante Vélez y se quedó sin chances de Copa Sudamericana 2022. El equipo del Kily perdió la final en los últimos 10 minutos

Domingo 17 de Enero de 2021

Una pena, máxima por cierto, para el Kily y sus muchachos, la despedida ahora sí de la Copa Diego Maradona, en la que se le piantó por completo la chance de la Copa Sudamericana 2022. Una pena máxima para Central por esos dos penales que cometieron sus zagueros centrales que ataron de pie y manos a un equipo que había hecho algunas cosas interesantes, que lo arrancó perdiendo rápidamente, que se recuperó, que supo dominarlo a Vélez e incluso darlo vuelta en el trámite, pero que se quedó con la manos vacías, sin la chance de enfrentar a Boca o Banfield, por ese pasaporte internacional.

Fue una pena para este Central no haber podido aprovechar el nivel de Vecchio, que jugando con la máquina averiada aguantó los 90 y no sólo eso, sino que fue el más claro. Pena enorme por no aprovechar ese enorme esfuerzo que hizo Alan Marinelli, recuperado al límite de Covid, que tuvo gol, y una asistencia perfecta para Ferreyra.

La imagen más saludable que tuvo Central, al menos en el primer tiempo, además de ese arranque con un buen cabezazo de Gamba en el techo del arco, fue la reacción para sobreponerse a un golpe tempranero. Porque en la primera llegada de Vélez, Laso primero marcó mal y después se lo llevó puesto a Bouzat. Penal y gol de Centurión. Demasiado rápido para un partido en el que el canalla aún intentaba acomodarse y ya lo corría de atrás. Pero el libreto no cambió, la idea fue progresar pelota al pie, aunque lo hacía con cierta liviandad, con un sistema táctico extremadamente flexible.

Hasta ahí había buenas proyecciones de Blanco por izquierda y en menor medida de Martínez por el otro sector, con Vecchio maniobrando por el centro. Y fue el propio capitán a quien le llegó la pelota en el borde del área y remató con una violencia tal que Hoyos no llegó a contener y luego del rebote en el travesaño apareció, una vez más, el oportunismo de Marinelli (anotó su quinto gol en cinco partidos de titular).

Después de eso. poco. Por el lado de Central porque a Vecchio se le hizo difícil hallar los compinches futbolísticos para lograr mayor volumen de juego. Así, Vélez sólo complicó con un cabezazo de Gianetti y el canalla con un remate alto de Martínez, entrando solo por derecha.

Leer más: Penales y el peor cierre

Central entendió que podía ganarlo, que mientras Vecchio pudiera conducir la cosa era viable. Lo pensó de esa forma y lo intentó. Porque fueron los primeros 15 del complemento en los que pudo y hasta debió marcar la diferencia. La más clara estuvo en los pies del Pupi, tras una buena asistencia de Marinelli. Incluso Gamba quiso asistir a Ferreyra y se quedó corto, en otra que era muy clara.

Pero la pena de Central comenzó a hacerse carne. Llegó la segunda pena máxima, la del codo de Bottinelli, pero antes de eso el canalla ya había retrocedido demasiado, Vélez progresado y crecido las figuras de Ricky Alvarez y el ya ingresado Thiago Almada. Pero lo dicho, la mano y la expulsión de Bottinelli, más el tanto de Almada, rompieron definitivamente un partido que Central ya no pudo emparejar ni siquiera con la expulsión de Galdames. Ni hablar luego de que Martínez viera la roja directa por un golpe de mano a Orellano a la altura del cuello.

Así, en un partido ya desarmado, Central hizo lo que pudo. Muchas cosas buenas ya las había realizado antes y de ellas no pudo sacar provecho. Lo otro, pagó con dureza esos dos penales que le generaron una enorme pena por quedarse sin chances de Copa Sudamericana 2022.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS