Ovación

Central está poniendo bien a punto la maquinaria

El Kily González piensa de lleno en el encuentro amistoso que Central jugará en breve contra Unión y por ahora basa la puesta con jugadores experimentados

Domingo 27 de Septiembre de 2020

Quizá no es lo que tiene en mente Cristian González para lo que vendrá. Sobre todo porque le faltan algunas piezas que considera titular. O tal vez el entrenador de Central terminó llevándose una grata sorpresa con los apellidos que plasmó en escena en el ensayo informal que ordenó en el country de Arroyo Seco antes de licenciarlos hasta mañana. El ítems saliente es que Kily basó la puesta a punto en futbolistas de marcado recorrido. De los tres refuerzos que pidió, a dos los ubicó de entrada en una clara señal de que los pidió para que jueguen de movida. El canalla cerró así una nueva semana de pretemporada. Y en breve comenzará a trabajar pensando de lleno en el primer amistoso serio, que será frente a Unión el sábado 3 en el estadio 15 de abril.

   Cristian González optó por mover la maquinaria en el patio de su casa y evitar jugar contra Colón como anhelaba la televisación porque considera que tiene mucha labor por corregir aún. El hecho de que está transitando los primeros pasos como entrenador en la elite lo obliga a tomar ciertos recaudos para no quedar tan expuesto.

   Por eso paró de un lado a los once jugadores que considera que están listos para salir al campo y dar batalla con un repertorio que falta pulir para que pueda tener ese brillo que anhelan en Arroyito una vez que se reactive formalmente la industria del fútbol en nuestra nación.

   El Kily apostó por un sistema basado en un 4-3-3. De la poco más de la hora de rodaje que hubo a todo ritmo en el country sobresale que Jonathan Bottinelli ocupó un lugar en la zaga central. Y cumplió. Mientras que el otro refuerzo que pidió, es decir Emiliano Vecchio estuvo en el tándem ofensivo, y dio muestras de que todavía debe readaptarse al mercado local.

Embed

   Josué Ayala fue el arquero. Tuvo poco trabajo, pero rindió. La línea del fondo contó con Damián Martínez cumpliendo un discreto rol en el lateral derecho. Si bien en un momento se especuló con la idea de que podía emigrar por una particular cláusula que rige en el contrato, desde Central argumentaron que la próxima semana tratarán de modificar esa consideración cuando hablen con Unión para poder pasar de una vez ese tema a archivo.

   La zaga central también estuvo integrada por dos jugadores con muchísimo roce bajo la suela como Diego Novaretti, que demostró capacidad de resolución y seguridad, y Jonathan Bottinelli. ¿Y Joaquín Laso? Como debe cumplir con una fecha de suspensión cuando se ponga en marcha el torneo nacional, el Kily decidió apostar con estos dos apellidos para vayan vibrando en la misma sintonía.

   En tanto, el lateral izquierdo fue propiedad exclusiva de un pibe de la casa como Lautaro Blanco como consecuencia del conflicto que atraviesa Emanuel Brítez con el cuerpo técnico. Este rosarino de 21 años se la bancó bien y pinta para no salir más si es que rinde en los ensayos que se vendrán. Además, el Kily lo conoce porque lo dirigió en la reserva. Incluso ante Colón, que fue el último partido oficial, actuó como carrilero por la banda zurda. Es uno de los grandes proyectos a corto plazo que tiene Central en cuanto a materia prima se refiere.

   La línea del mediocampo estuvo compuesta por tres volantes paridos de la cantera canalla. Emmanuel Ojeda se plantó por el sector derecho y estuvo a la altura de las circunstancias. Rodrigo Villagra fue amo y señor del corazón central. Y Joel López Pissano, quien es otro de los futbolistas que resurgió de las cenizas, se movió como pez en el agua por la izquierda como más le sienta y disfruta. El Zurdo lleva el potrero en la sangre y el Kily sabe que puede aportarle mucho si le da luz verde.

   Mientras que el sector ofensivo contó con Federico Martínez como extremo por derecha. El uruguayo jugó como cuando la rompía en Liverpool. Se ve esta vez el técnico recapacitó y lo cambió de banda, que es donde puede lucirse más por el buen pie que tiene. Lucas Gamba fue el faro de referencia en centro del área. Se está adaptando a esa función, y le cuesta, quedando en otro sector el también experimentado Emiliano Vecchio, quien puede dar más.

   El rendimiento del equipo en líneas generales, según confesaron en off algunos testigos privilegiados, fue tan intenso como acorde a los tiempos de pretemporada. El próximo sábado será momento de verlo en cancha de Unión. Y ahí así se sabrá mejor para qué puede llegar a estar este Central del Kily González, quien recién está haciendo su primera experiencia en el fútbol grande y no se sabe cuál será el ADN canalla.

Varios lesionados para recuperar

Central tiene varios soldados en la enfermería bajo observación. También un conflicto interno a resolver por la discusión que mantuvieron en dos ocasiones el defensor Emanuel Brítez y el profe Ernesto Colman. Con respecto a los lesionados a recuperar a la brevedad sobresale el caso de los polifuncionales Fernando Torrent y el juvenil Alan Marinelli. Ambos acusan molestias físicas. Mientras que otros dos que buscan rehabilitarse de sus respectivas lesiones son los experimentados volantes Diego Zabala y Fabián Rinaudo. Sin dudas, el cuerpo médico tiene mucho por hacer.

Por ahora, Fede Martínez no se mudará

El caso que tiene a Federico Martínez como protagonista no deja de sorprender. De tener un pie y medio en Avellaneda como marcaba la negociación ahora pasó a quedarse en Arroyito. ¿Cómo es eso? Desde Liverpool argumentaron ayer que no jugará en Independiente porque no pagó los 300.000 dólares como habían pactado. Incluso, el presidente del club uruguayo le dijo a su círculo, al ver cómo se maneja la directiva del Rojo y la nueva propuesta que le formuló, que “prefiere un malo conocido (por Central) que otro por conocer”. Claro que si el diablo deposita todo puede variar nuevamente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS