Ovación

Barcelona venció a Juventus en la final de la Champions y coronó una gran temporada

Lionel Messi, Javier Mascherano y compañía cerraron el año deportivo por partida triple: la obtención de la Liga, la Copa del Rey y ahora sumaron otra Orejona a las vitrinas.

Domingo 07 de Junio de 2015

La Champions volvió a las manos de Barcelona en un final de temporada inolvidable, en el que los blaugranas gritaron campeones por partida triple, comenzando con la obtención de la Liga y la Copa del Rey, a las que les sumaron esta Liga de Campeones obtenida sin discusiones con un 3-1 sobre los italianos de Juventus, algo que sin dudas realza la conquista. Y en los festejos, obviamente, estuvo Lionel Messi. Sin convertir, pero aportando con su juego ofensivo de siempre. También celebró Javier Mascherano, que desde su puesto en la defensa brindó seguridad. En cambio, no le tocó el turno de sonreír a Carlos Tevez, aunque participó en el gol de la Juve. Del mismo lado estuvo Roberto Pereyra, que ingresó un rato. Los cuatro argentinos que jugaron en Berlín y que hoy se sumarán a la selección en busca de un objetivo común, parecido al de ayer, en este caso buscando levantar la Copa América en Chile.

Esta es la quinta Liga de Campeones que lleva Barcelona a sus vitrinas. La cuarta de la era Messi (2006, 2009, 2011 y 2015), ya que la anterior había sido en 1992. Mientras que a los italianos se les atragantó la tercera estrella continental (fueron campeones en 1985 y 1996), como sucedió las tres veces anteriores a las que habían arribado a la instancia decisiva en 1997, 1998 y 2003.

A lo campeón jugó Barcelona el primer cuarto de hora, en el que no sólo marcó el primer tanto, con una definición del croata Iván Rakitic, tras combinación con Neymar e Iniesta (4’), sino que además redujo a su rival a la mínima expresión y lo superó con una nitidez inusual para un partido de tal magnitud.

Después el juego fue equilibrándose, Juventus se acomodó en la faz defensiva pero casi sin chances de alterar el marcador. Tampoco en el arranque del segundo tiempo, cuando Messi, Neymar y Suárez se acercaron al segundo gol en tres oportunidades que no terminaron en gol por las manos de Buffon (en el primero le tapó una bárbara a Dani Alves) y por remates altos del uruguayo y el rosarino.

Pero la final tuvo un quiebre a los 54’, cuando la Juve alcanzó un insospechado empate en una contra iniciada por el suizo Lichsteiner, que tiró un centro rasante que cruzó el área y fue conectado de media vuelta por el Apache y el rebote que dio el arquero fue capitalizado por Morata para el 1-1.

Barcelona acusó el golpe psicológico y Juventus creció notablemente. Pero si el empate sucedió cuando nadie lo esperaba, el segundo tanto de Barcelona también porque fue en el mejor momento del cuadro de Turín. Messi ensayó una furiosa corrida con pelota dominada y antes del cruce de los centrales, lanzó un tiro fuerte y bajo que Buffón rebotó para que Suárez la enviara a la red de primera.

Un verdadero alivio para el Barsa, que dos minutos después logró el tercero pero fue anulado por el árbitro, que sancionó una mano involuntaria de Neymar después que conectara con un cabezazo un centro de Jordi Alba desde la izquierda.

La Juve no tuvo reacción y los dirigidos por Luis Enrique defendieron bien la ventaja con la chance de liquidar con otro gol. El que llegó en la última jugada, al cumplirse el séptimo minuto adicionado. Pedro encabezó la réplica y Neymar venció la resistencia de Buffón con un certero zurdazo que fue un desenlace perfecto para el festejo de la triple corona para el Barsa.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS