Ovación

A Messi le quedó muy holgada la ropa de salvador

Argentina debutó con un frustrante empate ante Islandia porque Leo tuvo una actuación terrenal y además le atajaron un penal. Igual, el equipo otra vez jugó para el olvido

Domingo 17 de Junio de 2018

No habría que hacer sangre con la crítica por el empate 1-1 que sufrió la selección argentina en el debut mundialista ante Islandia. Es cierto que el mundo asistió a otra frustrante producción del equipo de Jorge Sampaoli y cuando ocurre eso es porque Lionel Messi estuvo en el limbo. Tuvo una actuación terrenal. De esas que regala de tanto en tanto en su carrera, pero con más frecuencia en la selección cuando juega en los mundiales. Tampoco hay derecho al pataleo porque el propio técnico avisó que esta selección sólo puede funcionar cuando Messi está inspirado. Entonces la asociación es lógica. Al astro rosarino hasta le atajaron un penal y, como consecuencia, la selección jugó pésimo. Se dio en un contexto que invita a estar atentos. Porque Argentina arrancó el Mundial reforzando la sensación con la que vino, que no llegará muy lejos en Rusia.

   Igual, stop para los ansiosos. Es conveniente poner el freno de manos, respirar hondo y empezar a cruzar los dedos para que la cosa contra Croacia entregue mejores señales. Porque en ese partido sí no habrá margen para hacer beneficencia ni concesiones.

   Duele hasta los huesos este empate contra Islandia. No se busca minimizar el planteo elemental del equipo europeo, pero nada de lo que ayer se vio puede sorprender. Islandia se pareció a un grupo de entusiastas, conocedor de sus limitaciones y que siempre entendió que si lograba que Messi mirara más el piso que la pelota podía hacer su negocio. No hizo más que eso. Se aplaude su capacidad de aprovechamiento. Aquel que vino a buscar algo diferente de Islandia, se equivocó. Aquel que vino a buscar que Argentina jugara bien, también se encontró con la versión conocida.

   Qué decir de la selección de Sampaoli que ya no haya dicho. Juega tan mal que hasta atenta contra la originalidad de buscar nuevas explicaciones. Si es cierto que Sampaoli quiere proteger tanto a Messi con un plan de juego, sería bueno que se apure a lograrlo para que Leo empiece a sentirse más cómodo. Con esto no se busca defender ni exonerar al capitán argentino. No necesita que nadie lo defienda. Además, la ropa de salvador que siempre le calzó perfecta esta vez le quedó muy holgada. Cómo habrá sido de tangible lo de Leo que hasta anunció adónde iba a rematar el penal. Una torpeza irreconocible viniendo de él, más allá de la acertada estirada del arquero Halldorsson.

   Ahora lloverán a cántaros los cuestionamientos a Messi. Se dirá incluso que se esconde en los partidos en los que tiene que aparecer. Difícil de predecir eso como de descifrar a qué juega esta selección. Tampoco es que el equipo lo ayuda demasiado. Se repitió hasta el hartazgo que Argentina sin un Messi angelado es una selección de montón. Cuando deja de ser la selección de Messi pasa lo de ayer.

   Esto más que un pedido es un llamado a la solidaridad. Ojalá que Messi vuelva a ser Messi contra Croacia para que a los argentinos nos les entre el pánico de la eliminación anticipada. Hacía mucho que Argentina no se estrenaba con un triunfo en un debut. El último tropiezo fue en el Mundial 90 contra aquel Camerún que mató a patadas a Caniggia. Aquella fue derrota y aunque esta haya sido una igualdad, el argentino la procesó con el ánimo de una nueva frustración. Para cambiar ese semblante, lo único que hay que esperar es que Messi se calce la ropa de salvador y que no le quede tan holgada como ayer.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario