Opinión

No nos olvidemos del dengue

Una pandemia mundial nos mantiene paralizados desde hace unos días, pero en el país hay una epidemia de la que casi nadie habla.

Miércoles 18 de Marzo de 2020

Una pandemia mundial nos mantiene paralizados desde hace unos días, pero en el país hay una epidemia de la que casi nadie habla: la del dengue. Ni siquiera la aparición de casos en la "céntrica" provincia de Buenos Aires logró instalar ese drama en la agenda pública del país. Se habla poco del tema, y ahora menos.

Esta semana se conoció que en Rosario el dengue se cobró la vida de un hombre de 82 años. Las autoridades sanitarias locales vienen insistiendo sobre la amenaza de este virus, transmitido por un mosquito que puede contagiar además otras enfermedades letales, pero si ya no habían conseguido eco en la comunidad (y los medios de comunicación y los periodistas tenemos mucha responsabilidad en esto) antes de la irrupción del coronavirus, ahora deben luchar aún más contra los molinos de viento.

Ayer murió un chico de 14 años en Eldorado, una ciudad ubicada al norte de la provincia de Misiones. Se trata de una de las zonas más infectada con el mosquito aedes aegypti y con más casos de personas contagiadas con dengue. Cerca de allí, en Andresito, este año ya hubo tres víctimas fatales, pero los habitantes del pueblo afirman que las autoridades sanitarias de la provincia y de la Nación no se ocupan del tema. La gente simplemente se muere y parece que a nadie le interesa.

Ya en diciembre, cuando todavía no se hablaba del Covid-19 y no podíamos imaginar lo que se aproximaba, el secretario de Salud de la Municipalidad de Rosario avisó que el dengue había dejado de ser una enfermedad episódica para convertirse en endémica. Leonardo Caruana intentaba advertir así sobre la necesidad de que la población tomara conciencia respecto a la gravedad de esta epidemia.

El funcionario sabía bien de qué hablaba. Si bien la muerte de un paciente con dengue registrada esta semana en la ciudad ya le puso un tono dramático al tema, hay otros datos que avalan la alarma de las autoridades sanitarias locales sobre esta epidemia. Uno de ellos es lapidario: en Rosario ya hay 61 casos autóctonos de personas infectadas con el virus que transmite el aedes. Significa que no lo trajeron de algún viaje al exterior o a las zonas más afectadas del país, sino que se contagiaron al ser picados por el mosquito en la ciudad.

En estos días de psicosis por el coronavirus no hay que olvidarse del mosquito y de las medidas preventivas para evitar contagios. Porque el dengue está entre nosotros. Y, como el coronavirus, también puede matar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario