Opinión

Newell's perdió ante un rival de escasa jerarquía

Cayó frente a un Atlético Tucumán que presentó un equipo con algunos jugadores que pasaron sin relevancia por el fútbol rosarino y otros que no lograron afianzarse en varios clubes

Lunes 30 de Agosto de 2021

El fútbol argentino está devaluado y está imposibilitado de prometer buenos espectáculos en forma sistemática. Por ello el atractivo que puede ofrecer un partido, está sujeto a eventuales y escasas demostraciones de virtuosismo. Las que son de carácter más individual que colectiva. Como el gol de Ignacio Scocco. Sin dudas el jugador diferente en un encuentro en el que predominó la intemperie de cualidades. Porque en esta ocasión Newell's perdió ante un equipo con escasa jerarquía individual.

Y eso es de rápida comprobación con sólo repasar nominalmente a la formación inicial de Atlético Tucumán. En su última línea presentó a viejos conocidos: Santiago Vergini, Yonathan Cabral y Matías Orihuela. Dos de los cuales se fueron del club rojinegro recientemente por no estar a la altura.

Pero si se avanza en el repaso desde la zona de volantes hacia adelante, se descubren futbolistas que decantaron en el Decano tras deambular por equipos sin lograr consolidarse, como los casos de Junior Benítez, Franco Mussis y Cristian Menéndez, mientras que sumó al volante de Central Joaquín Pereyra tras no haber podido hacer pie en el fútbol de Portugal.

Este aspecto comparativo es el que impone condiciones de reparación en el ciclo de Fernando Gamboa. Y no se trata de lecturas apocalípticas, sólo de empezar a darles variantes a un funcionamiento que no termina de ir más allá de una impronta actitudinal que no se sostiene desde el juego. Es verdad que las ausencias por las lesiones diezmaron la articulación pretendida, pero no es un dato menor que en los últimos dos partidos Newell's no supo o no pudo.

Gamboa debe tomar debida nota de lo sucedido en esta ocasión para recrear, y bucear entre los recursos, la manera de que esa intensidad se materialice en un desempeño más efectivo, más competitivo, porque el fixture le impone tres desafíos de complejidad, ya que tendrá en Colón, River y Lanús adversarios con el nivel de jerarquía del que adolece el conjunto tucumano.

Newell's perdió por su déficit. La derrota se explica desde lo propio. Porque aunque al equipo de Gamboa no derrame jerarquía, dispone de mayores recursos que Atlético Tucumán. Por eso la solución no está afuera del fútbol rojinegro, está adentro. Sólo es cuestión de recalcular lo hecho hasta ahora para ratificar cualidades pero rectificar enseguida lo indispensable, porque los resultados no dejan de ser conclusiones. Más allá de las explicaciones de ocasión.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario