Miradas

Diego fue el verdadero jugador del pueblo

Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Chau, maestro. Buen viaje. Siempre estarás en el corazón del pueblo argentino y de los futboleros y futboleras de todo el mundo. Gracias por todo. Ese puño apretado para gritar goles será eternamente una bandera de liberación, rebeldía, transgresión, reivindicación, lucha y talento. Fuiste el mejor jugador de todos los tiempos, pero muchísimo más que eso también. Estás en la galería muy reducida de personajes que tendrán por siempre el amor incondicional de la gente de a pie, la que vale, la que entrega todo sin pedir nada a cambio.

Vos sos pueblo, Diego, con mil contradicciones, errores, pecados, defectos, recuperaciones y recaídas, pero sin pretender jamás ser ejemplo de nada. Sos pueblo porque nunca renegaste de tu origen y llevaste la bandera del potrero “sudaca y pobre” a los ojos de un mundo cruel, salvaje y dominador de talentos. Pero a vos los poderosos nunca pudieron domesticarte y tu ya enorme leyenda crecerá cada vez más con el paso de los años y las décadas.

Tuviste esa capacidad única de mover muchedumbres, de que se griten goles de antología de Ushuaia a La Quiaca, de hacernos sentir a los argentinos campeones de algo, de verte llorar y generar lágrimas en nosotros también. Tuviste mil defectos. Quién esté libre de pecado que arroje la primera piedra.

Este 2020 después de Cristo, ya es también el año 60 después de Diego, que cumplió seis décadas el 30 de octubre y allí se lo vio por última vez pisando una cancha, la del Lobo platense.

Mi vieja nunca me llamó llorando. Hoy sí lo hizo. Conmovida, necesitaba darle las condolencias a alguien. Diego entró en la historia grande, se fue un 25 de noviembre como su amigo Fidel Castro. La inmortalidad ya es suya y cuando se acomode en alguna nube no tardará en calzarse los botines y darle otro beso con su zurda mágica a la pelota.

Diego, no sé de qué planeta viniste. No habrá otro igual a vos, ni dentro ni fuera de la cancha. Gracias totales, fenómeno. Hasta siempre.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario