..

Las inversiones apuran en Pérez el diseño de la ciudad que se viene

Vive un momento histórico con la siderúrgica Gerdau, el parque industrial y el Circunvalar. La explosión demográfica y los cambios urbanísticos que se avecinan obligan a repensar la infraestructura habitacional y la oferta de servicios, apuran la construcción de la red de cloacas, plantean un incremento inminente de la oferta educativa y llaman a planear hoy la ciudad de las próximas décadas.

Domingo 14 de Septiembre de 2008

Pérez.— La fabulosa inversión de la siderúrgica Gerdau, la radicación del parque industrial y el proyecto Circunvalar pusieron a esta localidad del Gran Rosario ante un momento histórico. La explosión demográfica y los cambios urbanísticos que se avecinan obligan a repensar la infraestructura habitacional y la oferta de servicios, apuran la construcción de la red de cloacas, plantean un incremento inminente de la oferta educativa y llaman a planear hoy la ciudad de las próximas décadas.

No es para menos. Tal como anunció LaCapital en su edición del viernes, con una inversión de 524 millones de dólares, la brasileña Gerdau duplicará su planta siderúrgica y generará en los próximos años 3.200 puestos de trabajo directos e indirectos, además de los mil que generará su construcción. El parque industrial ofrece 80 parcelas donde se radicarán empresas locales e internacionales que invertirán 150 millones de dólares y estiman que generará 2 mil puestos más, mientras que el Circunvalar obligará a realizar obras viales para garantizar la circulación y movilizará también la economía de la región.

Otra ciudad. Según los cálculos que hacen las autoridades de la ciudad, dentro de cuatro años Pérez tendrá entre 3 mil y 4 mil habitantes más, y de aquí a diez años la población se incrementará en entre 10 mil y 15 mil personas. Todo en una ciudad donde el último censo arrojó una población de 26.700 habitantes.

Y el intendente Darío Corsalini toma nota de estos cambios. Por eso, ya el año pasado apuró el lanzamiento de un plan estratégico. Las negociaciones estaban en marcha. Los inversores golpeaban las puertas del municipio con ofertas habitacionales. Se sabía lo que se venía. Pero el anuncio público de Gerdau apuró notablemente los tiempos.

Los problemas. Corsalini sabe cuáles son los problemas más grandes que tiene que afrontar. La falta de cloacas, que frena los proyectos inmobiliarios, la especulación que se hace con el valor de las tierras y el problema de la oferta educativa van a la cabeza de los dolores de cabeza.

Por eso, ni bien convocó al diseño del plan estratégico, se comunicó con el Ministerio de Educación para pedir que se estudie la construcción de nuevas escuelas y se amplíe la oferta educativa del lugar.

"Sabemos cómo es la gente. A los argentinos, y sobre todo a los del interior, nos gusta vivir cerca de donde trabajamos. Nosotros tenemos la seguridad de que vamos a tener un crecimiento muy grande de la población, de gente que vendrá con sus familias, y necesitará casas y escuelas", dijo en mandatario local.

Las cloacas. Mientras tanto, El 23 de julio el ministro de economía firmó el decreto encomendando la gestión de la licitación de la red cloacal para el llamado Pérez Centro (no incluye la zona de Cabín 9), y en el municipio estiman que se estará licitando a fin de año o principios del próximo.

Los trabajos están dentro de 30 obras en distintas provincias, que son subsidiados por el BID en distintos porcentajes. "Es una modalidad del BID, que hizo un muestreo en 2006 y determinó que el ingreso por grupo familiar en el área a servir estaba por debajo de la línea de pobreza y nos correspondía el ciento por ciento de subsidio. La primera etapa será en la zona de ferrocarriles, donde hay muchos jubilados con muy pocas posibilidades económicas", comentó Corsalini.

El plan estratégico se lanzó en diciembre con la idea de pensar la ciudad de aquí a 20 o 30 años. "Yo no sé si quiero un edificio al lado de mi casa, tendremos que delimitar lugares. Del mismo modo que con el Concejo Municipal determinamos el uso del suelo para la industria, tenemos que hacerlos con las zonas residenciales", consideró el intendente, consciente de que "otro problema es el sobrecosto de la tierra. Estamos sufriendo una especulación inmobiliaria gratuita. Y evidentemente tendremos que ver cómo hacemos para lograr valores aceptables que hagan que las viviendas sean más accesibles", dijo.

La ciudad espera también la llegada de fondos para mejorar las condiciones del careciente barrio Cabín 9 , además de la construcción de un acueducto desde Granadero Baigorria para abastecerla de agua de mejor calidad (ver aparte).

Para Corsalini, los grandes cambios que se avecinan les permitirá a las autoridades de Pérez "dejar de ser bomberos y pasar a ser gobernantes, porque ahora, realmente, somos bomberos. En una ciudad sustentable todo es mucho más fácil, y hacia eso estamos marchando", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario