..

La Virgen del Rosario fue coronada ante una multitud en San Nicolás

El obispo de San Nicolás, Héctor Cardelli, coronó hoy la imagen original de María del Rosario de San Nicolás, en una ceremonia a la que asistió una multitud de devotos de la Virgen. Pasadas las 16:30, el prelado colocó la corona de plata y oro  confeccionada por el orfebre Juan Carlos Pallarols con donaciones de los fieles.

Lunes 25 de Mayo de 2009

San Nicolás.- La imagen original de María del Rosario de San Nicolás fue coronada hoy en una ceremonia religiosa acompañada por una multitud de fieles que llegó hasta esta localidad bonaerense para pedir y agradecer a la Virgen,  que hace 25 años se venera aquí tras las apariciones declaradas por una vecina del lugar.

El momento culminante fue a las 16.29 cuando el obispo local,  Héctor Cardelli, colocó sobre la imagen de la Virgen y también del  niño Jesús que lleva en sus brazos las coronas de plata y oro  confeccionadas por el orfebre Juan Carlos Pallarols con donaciones de  los fieles.

“María, Madre de Dios, cobija bajo tu manto las esperanzas y  desvelos de todos los argentinos”, pidió Cardelli ante la multitud  de devotos.

El prelado dijo que se trata de “un momento histórico  para la fe de los argentinos” y estimó que “redundará en muchos  frutos beneficios para quienes creen y confían en María de San  Nicolás”.

En medio de aplausos y fuegos de artificio, las coronas  quedaron finalmente fijadas en las imágenes tras la bendición del  obispo, que presidió una misa concelebrada en el “campito de la Virgen”,  a metros del santuario en el cual según Gladys Quiroga de Motta,  la mujer que según dijo tuvo las apariciones, la Virgen le pidió  que construyera para “quedarse a orillas del Paraná”.

La fiesta de fe popular comenzó con una procesión en los  alrededores del santuario con la imagen réplica de la Virgen, que salió  a las 15.10 de la basílica bajo una lluvia de pétalos de rosas.

Los peregrinos aprovecharon la ceremonia de coronación  canónica para traer sus ruegos y agradecimientos a la Virgen.
“Vengo a agradecerle estar con vida y haber podido recibir un  trasplante”, dijo a esta agencia un niño de apenas 8 años  acompañado por su padre.

En tanto, Pallarols explicó que trabajó 14 meses en las  coronas de la Virgen y del Niño Jesús, dos piezas de plata con  incrustaciones de oro confeccionadas gracias a las donaciones de medallas,  anillos y otras joyas hechas por los devotos, y luego fundidos en  un lingote que recibió la bendición del Papa.

El artesano recorrió el país en esta tarea de tallar las  coronas y más de 600 mil las personas, entre ellas el papa Benedicto  XVI y la presidenta Cristina Fernández, dieron golpes de martillo  sobre cinceles de acero, para ir moldeándolas.

Pallarols reveló que “la Virgen de San Nicolás pidió en uno de  sus últimos mensajes que le pusieran una corona, pero aclaró que  será 'puesta por el pueblo', por eso el obispo me encargó llevarla  por todo el país”.

La imagen de María del Rosario fue bendecida en Roma en 1884  por el papa León XIII, mientras el rosario que porta recibió la  bendición de Juan Pablo II.

A pedido del obispo Cardelli, Benedicto XVI hizo lo propio con  las cruces que integran las coronas que portarán la Virgen y el  Niño.

El 25 de septiembre de 1983, Gladys Quiroga de Motta, de 48  años, madre de dos hijos, con sólo cuarto grado y sin conocimientos  teológicos ni bíblicos, contó al entonces obispo nicoleño, Domingo  Castagna, que vio y oyó a la Virgen.

La visión coincidía con la imagen de Nuestra Señora del  Rosario, que desde 1884 se venera en una parroquia de esa diócesis  nicoleña.

Según la mujer, la Virgen le dijo que “quería quedarse a  orillas del río Paraná”.
A partir de entonces San Nicolás se convirtió en un centro de  peregrinaciones masivas, sobre todo los 25 de septiembre, cuando  se conmemora ese acontecimiento de fe popular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario