LA REGIÓN

María Juana marchó en silencio por el crimen de Héctor Cornalis

La Justicia espera los resultados de la autopsia y los informes técnicos de comunicaciones y cámaras de seguridad

Sábado 17 de Abril de 2021

Una populosa marcha de silencio se realizó anoche en la plaza central de María Juana, donde los vecinos se congregaron para pedir justicia por la muerte de Héctor Cornalis, el empresario lácteo asesinado este viernes luego de ser reducido y secuestrado en el ingreso a la planta láctea de la cooperativa “22 de Marzo”, en la que ocupaba un cargo administrativo.

El reclamo giró en torno al pedido urgente de justicia frente al caso que conmocionó a toda la región por las características del episodio en el cual el hombre, de 56 años, fue brutalmente golpeado e inmovilizado y luego apareció muerto dentro de su auto en un camino rural del distrito Colonia Cello.

De la movilización participaron la esposa, las tres hijas de Cornalis, familiares, amigos y vecinos. Durante el transcurso pidieron además por la liberación de Ramiro -el restante integrante del núcleo familiar, hijo del empresario asesinado- quien permanece detenido en la Alcaidía de Sastre desde septiembre de 2020 por violar una orden de alejamiento impuesto por la Justicia, tras una denuncia por violencia de género realizada por su ex pareja que tomó trascendencia nacional.

Luego de unas palabras que dirigió a los presentes el párroco José Luis Ribieri, la esposa del empresario aseguró que no cree que el crimen haya sido un hecho al azar y pidió por el esclarecimiento del caso.

Cornalis, domiciliado en María Juana, fue hallado sin vida dentro de un vehículo en Colonia Cello, luego de que su familia denunciara que había sido secuestrado a las 4.50 de la madrugada del viernes, cuando llegaba a su trabajo en la cooperativa láctea “22 de Marzo”, en la localidad de Eustolia, a unos 14 kilómetros al norte de María Juana y a tres de Estación Clucellas.

La familia y la policía habían sido anoticiados del secuestro por un sereno de la pequeña planta láctea que funciona a la vera de la ruta provincial 13 y a donde todos los días llegaba Cornalis para realizar sus tareas. El hombre se movilizaba en un auto Ford Focus, color blanco (dominio OEE 606) y al llegar al portón del establecimiento fue interceptado por tres sujetos que lo golpearon y lo redujeron.

Uno de los malvivientes que salió sorpresivamente de la alcantarilla lo abordó por la ventanilla del conductor y luego otros dos ingresaron al vehículo por la puerta del acompañante y una trasera. “Ahí lo bajaron por la fuerza, lo golpearon salvajemente y luego lo maniataron y lo cargaron en el baúl”, detalló a La Capital el fiscal, Carlos Zoppegni, a cargo de la investigación.

Dijo que todo lo sucedido quedó registrado en una cámara de seguridad que capta el sector de ingreso. “Pero lamentablemente las luces encendidas del vehículo dificultan una buena observación sobre la escena y hacen imposible que se pueda identificar a los sujetos”, dijo el agente de Justicia y precisó que “se enviaron a peritar las grabaciones para intentar mejorar las imágenes y determinar si se puede extraer mayor información de esos registros”.

Una de las hijas de la víctima, Julieta Cornalis, consideró que se trató de un hecho planificado. “Creemos que no ocurrió al azar, estaba dirigido”, señaló. “Fueron a sacarle dinero puntualmente a mi papá. No sabemos si tenía mucho encima, creemos que no. Tenía que hacer unos pagos en planta, pero no era mucho”, añadió.

El caso llama la atención de los investigadores porque hay numerosas versiones acerca del móvil que pudo llevar a que los asaltantes dieran muerte a Cornalis. En principio les resultó extraño el testimonio de la primera brigada policial que llegó al lugar. Ellos contaron que vieron el automóvil blanco en el que era transportada la víctima girar en “U” sobre la ruta cuando se dirigía a María Juana y tomar rumbo hacia el norte. No advirtieron que podía tratarse del objeto de la pesquisa. Poco después trataron infructuosamente de seguir el mismo rumbo pero no lograron encontrarlo.

Entre otros hilos investigativos se analizan los posibles lazos con empleados despedidos recientemente, el traslado de dinero de operaciones no declaradas y una posible “entrega”. También tratan de establecer si existen otros motivos en su entorno que pudieran generar el triste desenlace.

Una de las hipótesis más fuertes se apoya en lo ocurrido cuando el hombre fue abordado. “Hubo un intercambio de palabras que podrían inducir a pensar que la víctima conocía al primer agresor, pero todo es materia de investigación”, indicó el fiscal. En ese rumbo, los pesquisas consideran como posible móvil del crimen la intención de evitar la individualización de los agresores por parte de la víctima.

Se cree que Cornalis recibió las lesiones más graves en los minutos iniciales de la agresión y que murió producto de los golpes en la cabeza y heridas cortantes. “Estaba muy lastimado”, dijo Zoppegni y precisó que también se halló en el auto una pistola calibre 22 marca Bersa que era propiedad de la víctima.

“También tratamos de establecer por qué razones el hombre llevaba un arma y para eso esperamos información complementaria”, dijo el fiscal y aclaró que en horas de la tarde de este sábado estarían los resultados de la autopsia. También esperan las pericias sobre las filmaciones y sobre las comunicaciones telefónicas que impactaron en las antenas de la región.

“La situación es muy rara. Pero queremos que se esclarezca todo. No entendemos por qué mataron a mi papá si podían llevarse el dinero con el auto y luego escapar”, analizó la hija y concluyó: “Ahora necesitamos que liberen a mi hermano para poder estar en familia en este momento tan doloroso”.

A su hermano Ramiro durante la semana que pasó la Justicia le denegó la posibilidad de esperar el juicio bajo el régimen de prisión domiciliaria. Está imputado por haber golpeado a su ex pareja, Débora Actis, en el domicilio que compartían. Ese episodio fue denunciado por su pareja a través de la difusión de un video que se viralizó en las redes sociales en el que la mujer pedía auxilio y exhibía un corte en una ceja y el rostro manchado con sangre.

Meses después, la mamá de Débora denunció su desaparición y fue hallada en el auto junto a Ramiro en un camino rural. Por esa razón la Justicia dispuso su detención en forma preventiva.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario