La Región

Educación investiga a un docente por sus afirmaciones lesivas en clase

El gremio de Amsafé, profesores y alumnos lo acusaron de "homofóbico, misógino y de estar en contra de la educación sexual".

Viernes 14 de Diciembre de 2018

El Ministerio de Educación investiga las denuncias que involucran a un docente de Villa Gobernador Gálvez, a quien la misma Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) Rosario acusa de "misógino, antidemocrático y de tener una mirada oscurantista". El gremio, junto a maestros y estudiantes, pidieron su alejamiento del cargo, y ahora la cartera educativa decidió profundizar sobre las presuntas "expresiones lesivas de derechos" por parte del profesor.

El docente es un sacerdote que imparte cátedra en el Instituto Superior Nº 24 Héroes de Malvinas, de Villa Gobernador Gálvez, en materias del área superior pedagógica. Sergio C. S., cuyas "afirmaciones homofóbicas y misóginas merecen un repudio inmediato, pues violan las leyes que se complementan con la de educación, como la de identidad de género 26.743, la de educación sexual integral 26.150, la de matrimonio igualitario 26.618", afirmaron desde Amsafé.

El gremio asegura haber constatado en una misiva enviada por el docente términos como "Un padre jamás puede hacer de madre", que la sensibilidad, la misericordia y la preocupación "son propias de la mujeres", que la educación sexual "consiste ni más ni menos que en corrupción de menores", o que los cuadernillos distribuidos sobre el tema son "pornografía" y "promoción de la prostitución", y que "todos estos delitos son cometidos por quienes brindan educación sexual o ESI" .

Amsafé reprodujo afirmaciones del sacerdote en el sentido de que para él la Educación Sexual Integral (ESI) "resulta un contrasentido ya que el sexo es un dato biológico no debatible, basado inicialmente en la identidad otorgada por los cromosomas XX o XY, no existiendo alternativa alguna a ello. Es decir, el dato biológico no resulta educable", afirma el docente, en conceptos que fueron republicados por el gremio.

"Estas son sólo algunas de las afirmaciones en una nota dirigida a las autoridades de la institución. Insistimos en que preocupa que el profesor anteponga su fe a la educación democrática y laica en la formación docente, incumpliendo las normativas del diseño, en detrimento de la formación general y específica de un instituto de formación docente", consideran desde Amsafé. Y agregan que, en nombre de la libertad de cátedra, el sacerdote "pretende impartir una educación autoritaria, que anteponga su definición preconciliar", expuesta en sus clases con apoyatura teórica en García Hoz, "pedagogo franquista retomado por las dictaduras de Onganía y la Junta Militar en el "76 y en innumerables santos y Papas de la iglesia católica".

"Promovemos la libertad de cátedra pero el límite es al fascismo, el autoritarismo, el no respeto a las instituciones", dijo el secretario general de Amsafé, Gustavo Terés, en una conferencia ofrecida ayer.

Investigación

El Ministerio de Educación recogió el guante e inició una investigación "considerando que existen sospechas" de que Sergio C. S. pudo "haber comprometido algunas de sus obligaciones docentes".

El subsecretario Legal y Técnico de la cartera, Fabián Cassanitti, confirmó que "se inició un procedimiento sumarial" ante denuncias formuladas por padres, estudiantes y educadores, en el sentido de que el docente habría tenido "manifestaciones extremas en temas sensibles para la sociedad como el aborto, la sexualidad, la elección de género, la condición de mujer y de hombre". Esas expresiones exceden lo meramente personal, sino que se usó el ámbito académico para expresarlas.

"Si tenemos sospechas o semiplena prueba de que el docente violó los lineamientos establecidos por este ministerio, podría aplicarse la ley provincial 10.290 que establece el Régimen de Disciplina Docente", explicó Cassanitti. Esto puede derivar en apercibimiento, suspensión o expulsión definitiva.

Para esto, el ministerio tendrá en cuenta los testimonios de quienes declaren ante las oficinas o al personal responsable, y toda documentación escrita que haya sido firmada por el catedrático".

El funcionario afirmó que, salvo un caso de Santa Fe donde se comprobó que una docente había agredido a otra en manifestaciones por la legalización del aborto, no encontraron casos tan extremos como el de este profesor, al menos por las denuncias recogidas hasta el momento. Y aclaró que, si bien serían igualmente graves si se tratara de una escuela privada, el hecho de esto ocurra en un establecimiento público es más preocupante.

El gremio ya le había enviado al Ministerio una nota el 31 de octubre manifestando su preocupación por los dichos del docente que desencadenaron las denuncias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});