la_region

Alerta por la crisis de varias empresas en Santa Isabel

Está en dificultades la cooperativa agropecuaria, un frigorífico trabaja muy por debajo de su capacidad y un molino harinero cerró

Viernes 22 de Septiembre de 2017

En pleno corazón de la Pampa sojera no todo es color de rosa como parece. Existen problemas de índole económico y también climático como la crisis hídrica que hace estragos en las distintas comunidades.

En Santa Isabel, localidad de 4.800 habitantes al sur de la provincia de Santa Fe, cerró una histórica fábrica de quesos, hay problemas económicos con una cooperativa agropecuaria, y un matadero de cerdos funciona muy por debajo de lo ideal.

El 29 de marzo pasado, este diario consignó que "directivos de la fábrica de quesos Magnasco enviaron 26 telegramas de despidos a sus operarios que quedaron sin su fuente laboral.

La planta fabril está ubicada en el distrito Santa Isabel aunque por proximidad se encuentra a pocos kilómetros de María Teresa. Once de sus operarios eran de esa localidad y los restantes de Santa Isabel".

El actual presidente comunal de esta localidad del departamento General López, el radical Jorge Raverta, manifestó su preocupación por la situación social de su comunidad, aunque fiel a su estilo prefirió mantener la calma y ser optimista de cara al futuro.

Obviamente esas cuestiones exceden a cualquier mandatario comunal y tienen más que ver con políticas macroeconómicas que algo que dependa de su órbita de acción.

La Cooperativa de Trabajo de Santa Isabel (Cotrasi) fue un ejemplo en el país ya que a principios de la década pasada, se constituyó en el primer emprendimiento recuperado por sus trabajadores luego de su cierre.

"El frigorífico de cerdos, una de las principales fuentes de trabajo está trabajando muy por debajo de su capacidad productiva. Para una comuna mediana es muy complejo cargar con el sostenimiento de la crisis", manifestó Jorge Raverta en declaraciones la radio Pública de Venado Tuerto.

Cotrasi tiene 50 empleados aunque llegó a tener más de 120 empleados décadas atrás. Hoy se están realizando matanzas de desposte y faena de 2 mil animales por mes, aunque el establecimiento tiene capacidad para 10 mil.

"Actualmente los sueldos son mínimos y están cargados al monotributo social. Algunos trabajan en los frigoríficos de la zona, otros están empleados desde la comuna como mano de obra, otros trabajan en domicilios particulares", indicó Raverta.

"Hoy Cotrasi no necesita dinero, sino usuarios que lleven sus cerdos y el mercado está complicado", añadió el jefe comunal.

Raverta explicó que "el rubro cerdo no es una rama confiable por el tema de los pagos. Cotrasi se queda con algunos elementos y hace fiambres, que están canalizando alrededor de 8 mil kilos en la zona del valle".

Tampoco es buena la situación de la Cooperativa Agropecuaria de la localidad, según Raverta, ya que "está en convocatoria de acreedores", aunque esperan que la situación se revierta.

El molino de Sudamericana, en tanto, está alquilado y los titulares son oriundos de San Jorge. Cuenta con una capacidad mensual de molienda de 4 mil toneladas. Habían quedado nueve empleados en la calle por el cierre pero las noticias ahora son alentadoras. "Estamos haciendo gestiones para lograr su reapertura", apuntó el mandatario comunal que mantiene el optimismo.

jefe comunal. Jorge Raverta confía en que la crisis podrá superarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario