La ciudad

Una amenaza de bomba obligó a evacuar el Cemar bajo la lluvia

Un llamado al 911 advirtió que había un artefacto explosivo. Tras la revisión de agentes de la Brigada de Explosivos se comprobó que fue una falsa alarma

Martes 02 de Febrero de 2021

Una amenaza de bomba alteró la fisonomía de la mañana de ayer en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (Cemar). Un llamado telefónico al 911 provocó escenas de angustia y tensión bajo la lluvia, en la zona de San Luis y Moreno. Debido a las características del episodio, las autoridades decidieron evacuar el edificio y tuvieron que actuar efectivos de la Brigada de Explosivos de la policía de Santa Fe, quienes finalmente verificaron que se trató de una falsa advertencia.

Mujeres con sus hijos recién nacidos en brazos y tapados con frazadas, embarazadas, pacientes en camillas y profesionales que trabajan en ese importante centro de salud se cubrieron en la explanada de ingreso, evidenciando muecas de auténtico desconcierto en plana mañana de lunes.

Fue una postal muy extraña, muy poco habitual en un centro médico que se encuentra desarrollando tareas bajo máxima exigencia, en el medio de la pandemia por el coronavirus y ocupando un rol estratégico en los operativos de vacunación.

Ante esta situación, y mientras los especialistas corroboraran si se trataba de una falsa alarma, la policía y agentes de control de la Municipalidad cortaron el tránsito en las esquinas de San Luis y Moreno, y en San Luis y Balcarce.

Ese dispositivo obligó a disponer desvíos y generó grandes inconvenientes en el movimiento de vehículos en la zona céntrica de la ciudad.

Nos dijeron que había una amenaza de bomba y nos pidieron que saliéramos a la calle. Es todo lo que nos dijeron”, contó afligida una mujer que tenía a su bebé internado en Neonatología en la Maternidad Martin y tuvo que salir a la calle con la criatura en brazos.

El secretario de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Leonardo Caruana, señaló en conferencia de prensa que el mensaje de la llamada telefónica con la amenaza de bomba “estaba relacionada con la vacuna” contra el coronavirus, pero confió que no tenía más precisiones al respecto.

En el Cemar y en la Maternidad Martin trabajan más de 600 personas. Entre el 60 y 70 por ciento fueron evacuadas. El resto pertenecen a lugares críticos, donde no era posible por la propia dinámica de trabajo poder evacuarlos. Esto generó una conmoción en los trabajadores, en las familias, en los papás y mamás de los bebés. Pero fue algo transitorio”.

Caruana precisó que, al momento de ordenarse la evacuación del edificio, “muy pocas parturientas quedaron en el lugar porque la mayoría presentaban condiciones para ser trasladadas. Estaba todo preparado para hacer la evacuación, con el sistema de camilleros”.

“Los pacientes que se trasladaron eran todos de baja complejidad. Todos los que estaban en recursos críticos o terapia intensivo no era posible trasladarlos. Para eso existen los protocolos abreviados, que es la mirada y la valoración de media hora, y en ese tiempo se logra restituir la normalidad de la institución”.

Otra fisonomía

No fue un lunes común. Esta falsa amenaza modificó las tareas de más de 600 personas que suelen desempeñarse en ese efector de salud. “Por suerte, los brigadistas no encontraron nada. Todo indica que se trató de una broma de mal gusto que causó una gran conmoción entre médicos, madres y familias”, confió Caruana.

Sobre la posible relación con la vacunación que exhibió el llamado, Caruana apuntó que “venimos con un proceso lento de vacunación, aquí en el Cemar se suministra la segunda dosis, la vacuna se aplica en otros lugares después de este incidente, como es el hospital de Niños Vilela y el Clemente Alvarez (Heca). Creemos que se trató de una broma. Afortunadamente fue una falsa alarma”.

Según explicaron las autoridades municipales, esta falsa amenaza fue recibida en la mañana de ayer, alrededor de las 8.45, y pasadas las 10, tras una profunda evaluación de agentes de la la Brigada de Neutralización de Explosivos, se decidió el regreso de los desalojados.

Un eje de la estructura sanitaria

El Cemar y la Maternidad Martin conforman un eje central en la estructura sanitaria municipal. Por eso, las autoridades locales se mostraron apesadumbrados por la escena que les tocó atravesar. Es que este tipo de falsas advertencias, afectan el funcionamiento de uno de los centros más importantes de la ciudad.

En el Cemar trabajan 124 personas, de las cuales 36 son administrativas. En tanto, en la Maternidad Martin hacen lo propio 310 personas, de esa cantidad 25 son administrativas. En Laboratorio - Bioquímica se desempeñan 91 personas, 1 de esas administrativa. En la Dirección de Centros de Salud realizan tareas 30 personas, 24 de esas administrativas.

En tanto, en la maternidad, en la jornada de ayer había 24 bebés en neonatología, 31 madres internadas y 5 mujeres en tareas de preparto.

En el área de consultas médicas, por ejemplo, suelen atenderse entre 250 y 350 personas por día. Y esos pacientes hay que sumar los que circulan a trabajan en otras zonas como placas radiográficas, laboratorio, cirugia ambulatoria.

Este relevamiento sirve para comprender la acción sanitaria que llevan adelante en conjunto el Cemar y la Maternidad Martin.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS