La ciudad

"Tenemos mucho miedo de no poder seguir pagando las subas"

Nicolás Garnerone está reformando la propiedad con la idea de mudarse entre mayo y junio.

Lunes 14 de Enero de 2019

La tramitación del préstamo fue rápida y el okey del banco Nación a la solicitud de Nicolás Garnerone y su pareja no tardó en llegar. Así, a mitad de septiembre del año pasado pudo comprar la propiedad que ahora está reformando con la idea de mudarse entre mayo y junio. "Al principio todo iba muy bien —cuenta— . Pagué la primera cuota, era lo que habíamos previsto. Pero cuando tuve que cancelar la segunda había tenido un aumento del 5 por ciento. Y tenemos mucho miedo de que llegue un momento en el que no podamos seguir afrontando las subas".

Nicolás es arquitecto y su pareja profesora de inglés. La familia se completa con un niño pequeño. Como muchas de las personas que encontraron en los créditos hipotecarios lanzados en marzo de 2016 una posibilidad para acceder a su primera casa, para Nicolás la compra implicó disponer también de algunos ahorros, ayuda familiar y un golpe de suerte.

"Encontré una casa en no muy buen estado, pero a buen precio. Y pude señarla en abril en pesos, cuando el dólar estaba a 20 pesos. Por eso me la jugué y la compré igual y, a diferencia de muchos, no desistí del crédito", cuenta.

La primera cuota del préstamo, dice, la afrontaron sin problemas. Unos 9.600 pesos que se debitaron de su caja de ahorros sin inconvenientes.

La segunda ya se fue a algo más de 10 mil pesos. "Ahí nos terminamos de desayunar lo que significa la actualización por UVA", señala Nicolás.

Entonces, la familia empezó a analizar las liquidaciones del préstamo, "nada claras, al menos para mí", afirma. Y a conectarse con otros beneficiarios del crédito hipotecario.

"Como muchos, tenemos miedo que siga creciendo la inflación y que las cuotas que hoy pagamos a 10 a fin de año nos cuesten 15 y así sucesivamente", advierte.

Para la pareja, remarca, la compra de la casa que actualmente está en obras no significó un negocio inmobiliario. "Pudimos comprarla porque tuvimos suerte de haber señado en pesos, pero no quisimos especular con eso. Es la casa donde vamos a vivir, nuestra primera casa", remarca.

Si todo sale bien, la vivienda estará terminada entre mayo y junio. Entonces piensan mudarse, "al principio estaremos con lo justo, sin muchas terminaciones, sin placares. Pero con una casa propia", proyecta Nicolás.

Mientras tanto, dice, "estaremos atentos a lo que pase".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});