Historias de archivo

Quién y cómo llamó por primera vez Rosario a la ciudad un día como hoy de 1742

El nombre de Rosario de los Arroyos aparece en un acta del viaje pastoral del obispo José Antonio de Peralta Barnuevo fechado el 24 de febrero de 1742

Miércoles 24 de Febrero de 2021

Luego de los trámites necesarios ante la autoridad real encarnada en el gobernador de Buenos Aires José de Herrera y Sotomayor, el 27 de diciembre de 1689 el capitán Luis Romero de Pineda toma posesión de las 27 leguas entre el río Paraná al este, el arroyo Salinas (hoy Ludueña) al norte, y el paraje llamado Matanzas (entre el arroyo Frías y Arroyo Seco) al sur, y lo que no tuviera dueño al oeste. Romero de Pineda instala su estancia en la margen del arroyo Saladillo y es su nieto, el capitán Domingo Gómez Recio, quien funda el oratorio de la Concepción de los Arroyos.

Romero de Pineda muere en 1695, sus hijas Francisca y Juana heredan la Merced Real, tierras que se conocen como Pago de los Arroyos y que contiene un caserío de pocos pobladores y una capilla.

Con campiñas mal demarcadas y sin un lugar de actividad oficial fijo, el Cabildo de Santa Fe nombra en 1725 a la primera autoridad de la Hermandad del Pago de los Arroyos, el alcalde Francisco de Frías. Mientras que en octubre de 1730, el Cabildo Eclesiástico creó el Curato del Pago de los Arroyos y nombró a Ambrosio de Alzugaray como cura párroco. Sería éste, hijo de Juana y bisnieto de Romero de Pineda, quien ubicó en el oratorio la imagen de la Virgen del Rosario que comenzó a ser conocida como Capilla del Rosario.

1742firmaromero01.jpg
Firma del capitán Luis Romero de Pineda, quien recibiera en Merced Real las tierras del Pago de los Arroyos.

Firma del capitán Luis Romero de Pineda, quien recibiera en Merced Real las tierras del Pago de los Arroyos.

Según un censo de 1741 realizado por el capitán Bernardino del Pozo y Lastra, vivían en el Pago de los Arroyos 248 vecinos, se entiende que dispersos en su extensión, pues no se especifica cuántos viven alrededor de la capilla. Según los historiadores, la población estaba constituida por blancos (españoles), indios y mulatos, arribados desde el norte como consecuencia de la guerra con las tribus nativas, o que migraban en busca de algún intercambio. Prácticamente ninguno de ellos accedía a la propiedad de la tierra que estaba concentrada en pocas manos. Recién en 1740 con la muerte de Juana, se acelerará un proceso de fragmentación de la propiedad de las tierras en lonjas y solares.

Las autoridades reconocían su existencia, pero el nombre de Rosario fue utilizado por primera vez en un documento oficial un día como hoy en 1742.

Una visita pastoral

El sacerdote católico José Antonio de Peralta Barnuevo y Rocha Benavides o Barrionuevo había nacido en Lima, capital del Virreinato del Perú, en 1669, y pertenecía a la Orden de los dominicos, de la que fue profesor y vicario general de uno de sus conventos. En 1738 fue candidateado por el papa Clemente XII para asumir el Obispado de Buenos Aires, capital de la Gobernación del Río de la Plata, adonde llegó en 1741. Luego pasó por las ciudades de Luján, Santa Fe y Corrientes.

1742obispoperaltabarnuevo01 (1).jpg
Obispo José Antonio de Peralta Barnuevo y Rocha Benavides o Barrionuevo.

Obispo José Antonio de Peralta Barnuevo y Rocha Benavides o Barrionuevo.

Fue en medio de unos de esos viajes que Peralta Barnuevo pasó por la villa del Pago de los Arroyos y su visita pastoral del 24 de febrero de 1742 quedó registrada en un acta. Allí se nomencló por primera vez al poblado como Rosario de los Arroyos, nombre que la ciudad asumiría más tarde como propio.

En 1746 Peralta Barnuevo fue nombrado Obispo de La Paz, en el Alto Perú, pero la muerte lo alcanzó antes de ocupar su nuevo puesto el 17 de noviembre en Buenos Aires. Fue enterrado en la Catedral porteña. El sacerdote quedó en la historia por prohibir, bajo la pena de excomunión, los bailes y los teatros en el ejido de la ciudad de Buenos Aires, luego por nueve años hubo que pedirle permiso al Cabildo, y los entierros gratuitos para pobres en el camposanto de la hermandad.

En un mapa

Hubo que esperar hasta 1749 para que Rosario apareciera en un mapa. El sacerdote jesuita (?) Quiroga dibujó uno de la región en el que aparece la población del Rosario de los Arroyos en su posición actual, así como la de la estancia de la orden jesuítica de San Miguel del Carcarañá y la de la reducción de indios calchaquíes sobre el río del mismo nombre. Pero esa es otra historia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario