La ciudad

Por la inseguridad, una decena de líneas de transporte urbano cambió su recorrido nocturno

Las zonas afectadas son dinámicas. Las medidas las adoptan los choferes de manera consensuada con el municipio y la policía. En tanto los taxistas adoptan medidas similares.

Sábado 26 de Septiembre de 2015

Por la inseguridad, cada vez más colectivos urbanos modifican sus recorridos nocturnos. En al menos 10 líneas del transporte local, entre las 22 y las 6, los choferes optan por circular por avenidas o calles principales y no por arterias internas de los barrios para evitar robos y agresiones. Y el municipio formaliza estas restricciones en el servicio informando en tiempo real a los pasajeros a través de las redes sociales. En paralelo, en el Concejo, el Frente Progresista promueve la presencia de policías a bordo de las unidades, de manera aleatoria y rotativa para disminuir los incidentes.

El impacto de la inseguridad en el transporte público de Rosario tiene similitudes con lo denunciado por los taxistas. Esta semana el gremio de los peones planteó que se registran cuatro incidentes por noche y deslizó la intención de no levantar más pasajeros en la vía pública en horario nocturno.

Como alternativa, los choferes de taxis ofrecieron sólo trasladar a la noche a aquellos usuarios que pidan el viaje vía radiollamada. De esta forma quedará asentada la línea y se podrá averiguar la identidad del pasajero.

En el caso de los colectivos, que transportan por día a 500 mil rosarinos, los hechos de inseguridad afectan tanto a choferes como a usuarios. Según pudo saber LaCapital el promedio actual que tienen registrado las autoridades es de un hecho de robo violento por día.

La mayoría de los incidentes denunciados se producen durante la noche y en zonas algo alejadas del centro de la ciudad. Por esa razón, al menos una decena de líneas sobre 63 que tiene el sistema posee recorridos diferenciados entre el día y la franja nocturna.

Las modificaciones en los recorridos fueron adoptándose de manera progresiva. Y consensuada entre los choferes nucleados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA), el municipio y la provincia.

Entre las líneas que han cambiado sus trayectos figuran: 106 (bandera roja y negra), 107, 122, 123, 142 (bandera roja y negra) y 153 (ambas banderas). Además, la Ronda del Centro y las líneas de Enlace (Santa Lucía, sur y Noroeste) tienen sólo recorrido diurno.

El vicepresidente del Ente de la Movilidad, el edil justicialista Osvaldo Miatello, aclaró que las líneas que van cambiando sus recorridos "son bastante dinámicas, más allá de algunas situaciones estables".

En ese sentido, admitió que "hay zonas complicadas donde los choferes han resuelto no ingresar durante la noche por la cantidad de incidentes que se han registrado".

A diario, la Intendencia formaliza estas restricciones en el servicio informando en tiempo real a los pasajeros a través de las redes sociales (Twitter y Facebook). También se puede consultar en la guía oficial impresa de recorridos urbanos.

En simultáneo, un concejal del oficialismo solicitó que el municipio gestione ante la provincia la presencia de policías en los colectivos locales para disminuir la inseguridad.

El edil del Partido Demócrata Progresista (PDP) Aldo Pedro Poy propuso que la presencia policial sea en todas las unidades del transporte "de manera aleatoria, en las distintas zonas y en distintos horarios".

Poy remarcó que los propios pasajeros son los que denuncian de manera recurrente "y con gran frecuencia de robos que padecen en distintas zonas" de la ciudad.

En ese marco planteó que "se hace necesario y urgente" implementar medidas de acción, en especial "un mayor control de efectivos policiales en las unidades, para paliar los hechos de inseguridad".

Según el concejal, para que la medida sea mas efectiva "sería adecuado plantear el control policial dentro de la unidad de manera aleatoria, ya que no se cuenta con suficiente personal para poder cubrir todas las líneas que requerirían este tipo de medida".

Los nuevos colectivos tendrán aire, wifi y rampas

Pasado mañana, la comisión de Servicios Públicos del Concejo le dará despacho al pliego para licitar el nuevo transporte. El dictamen terminó de acordarse en las últimas horas y fue acordado entre las diferentes bancadas. El nuevo sistema sumará 100 colectivos y las unidades tendrán aire acondicionado, wifi y serán accesibles para discapacitados.

"Tras un intenso trabajo y apoyo de todos los concejales hemos logrado realizar un dictamen que modifica el pliego y con el que estamos conformes, porque creemos que consensuadamente introducimos cambios vitales para el buen funcionamiento del sistema de transporte", destacó el presidente de la comisión de Servicios Públicos, el edil del ARI, Carlos Comi.

El texto acordado establece que el plazo de vigencia de la concesión será de 10 años, con opción a una primera prórroga de hasta dos años, y un segundo período consecutivo de tres años, pero con la aprobación del Concejo.

Además, se sumaron cambios en torno a la selección de los oferentes, quienes deberán tener experiencia con la prestación del servicio en ciudades y áreas metropolitanas de más de 300.000 habitantes.

También se incorporó al pliego la reciente modificación de la regulación tarifaria. Se estableció que el Ejecutivo quedará habilitado a actualizar la tarifa dos veces al año los meses de marzo y septiembre, respetando lo estipulado en el estudio de costos elaborado por el Ente de la Movilidad. El ajuste no podrá superar el promedio de incremento salarial de los trabajadores registrados medido por el Indec.

Todos los colectivos deberán incorporar y cumplir con un dispositivo que impida la apertura de las puertas delantera y trasera hasta tanto la unidad se detenga, y que le impida la marcha hasta que las puertas se encuentren totalmente cerradas. Además, otro dispositivo que impida pasar el límite máximo de velocidad permitido en la ciudad, 60 km por hora.

Dentro de las formas de pago, se cancelará el viaje quedando registrada en el chip de la Tarjeta Sin Contacto, sin emisión de papel. Además, se podrá utilizar cospel para el sistema Cambio Justo.

Todas las unidades deberán poner a bordo un servicio gratuito de conexión a internet mediante wifi. E incorporar una cámara o caja negra, que irá registrando los datos e imágenes de eventos que ocurran tanto en el interior de vehículo como en el tránsito vehicular diario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS