Pastor Silvestri

Pablo Silvestri: "Mi padre encontró en el Evangelio no solo palabras, sino hechos"

El hijo del pastor José María Silvestri, quien falleció de coronavirus, destacó la obra de su padre. "No sabemos dónde se contagió", dijo, y pidió disculpas si la despedida masiva "molestó a alguien"

Jueves 24 de Septiembre de 2020

Pablo es el hijo del pastor evangélico José María Silvestri, quien falleció este miércoles con coronavirus. A minutos de acompañar los restos de su padre hasta el Parque de la Eternidad, hace un gran esfuerzo para desandar la obra de su padre sin quebrarse por la angustia y el dolor. "Mi papá fue un rosarino de pura cepa, que trabajó por más de 40 años para la gente. Nuestra congregación fue creciendo porque encontró en él que el evangelio no es sólo palabras sino hechos, una vida hecha realidad", describió con la voz entrecortada por la emoción durante una conversación con "Una tarde perfecta", de LT8, en la que también pidió disculpas "por si alguien se molestó con la masiva despedida a mi viejo".

"Mi papá acompañó lo que predicó con obras a lo largo de su vida, mi viejo vivió hasta ahora en la casa de zona sur donde comenzó. Fue un visionario, un fuera de serie. Claro que dirán qué otra cosa puedo decir yo que soy el hijo, pero es notable que un hombre que nació en Rosario, sin recursos, haya sido capaz de haber fundado escuelas, centros asistenciales, obras para ayudar a la gente y lograra una verdadera revolución espiritual. Porque desde Rosario hoy estamos llegando a cientos de ciudades", narró con admiración Pablo sobre el fundador de la Iglesia Evangélica Misionera Argentina (Iema) .

Sin dudas que la tarea pastoral de la familia Silvestri alcanzó una proyección mayor luego de que desarrollara su propio medio de comunicación, al que denominó Canal Luz. "Yo iba con él a LT8 cuando estaba en calle Córdoba, porque ahí empezamos con mi viejo en 1987, yo era asistente. Pero en 1992, después de tanto esfuerzo, gestiones y muchísimo trabajo, pudimos tener nuestro medio y así nació Canal Luz. Hoy es una señal única en el interior del país a través de distintas cadenas y en todo América. Y toda esta construcción la hizo mi papá, un hombre sencillo".

Coronavirus y tristeza

Pablo Silvestri relató que no sabe cómo se contagió su padre. "La verdad que no sabemos porque mi viejo se cuidaba mucho, prácticamente no salía de su casa. Si hasta armamos un estudio en su casa para que hiciera el programa desde ahí. Yo me contagié de él y mi madre también. Estuvimos los tres internados. Mi madre salió primero, después logré salir yo pero lamentablemente a él se le fue complicando".

"Papá no tenía enfermedades crónicas, solo un tema lógico de hipertensión, pero era sano y muy fuerte. Se le complicó con una infección intrahospitalaria. El 8 de septiembre comenzó con algunos problemas respiratorios por una neumonía bilateral, pero quiero destacar el trabajo que desarrolló la gente del Sanatorio Parque, que fue bárbaro, hicieron de todo para salvar a mi viejo", abundó.

Con respecto al cumplimiento de los protocolos por la pandemia, Pablo contó que "siempre fuimos muy respetuosos de las indicaciones sanitarias. Todavía está la pizarra con las indicaciones que mi viejo escribió, cuando nosotros podíamos tener una asistencia de 30 personas como fueron habilitados por el gobierno. Tenemos un auditorio para 3.500, y allí los 30 asistentes estuvieron cada 4 metros cada uno. Nosotros nunca exigimos nada y acatamos, y lo seguiremos haciendo, lo que el gobernador e intendente dispongan. Y seguiremos garantizando el respeto de nuestra congregación a las medidas", avisó el hijo del pastor.

"La posición de la iglesia es seguir orando por lo que sufren, por los que están enfermos, porque aprendimos de nuestro padre que el evangelio es la herramienta de toda transformación", señaló.

Por último, con respecto a la observación que le hicieron a la Iglesia Evangélica Misionera Argentina por la multitudinaria despedida de los restos del pastor, Pablo respondió: "Hay cosas que no se pueden manejar, porque esta despedida masiva fue el amor de la gente, lo que pudimos hacer es poner sus restos en un lugar muy grande como el auditorio donde la gente pasaba en grupos de 10 con distancia de 5 metros, y así pasaron miles de personas. Es muy difícil entender lo que se siente. Si alguien se molestó mil disculpas. Pero es la demostración de amor".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS