La ciudad

Otra vez denuncian que la parada de taxis de la Terminal "tiene dueños"

Mujeres taxistas intentaron levantar pasajeros en el espacio destinado por calle Santa Fe, pero fueron increpadas por tacheros.

Viernes 04 de Mayo de 2018

"Rajá de acá si no querés tener problemas". La sentencia provenía de un hombre de contextura robusta afirmado sobra la entrada vidriada, por calle Santa Fe, de la Terminal de Omnibus Mariano Moreno. Amenazas de esta naturaleza fueron lo que recibió un grupo de mujeres taxistas que intentó sin suerte obtener viajes en la parada autorizada a tal efecto, pero que según denunciaron tiene "dueños". Los aprietes y hostigamientos no cesan en medio del descontrol y la "exclusividad" de un sector que copó la zona.

Soledad es integrante de la flamante Asociación de Mujeres Conductoras (AMC), una entidad que nuclea a una decena de taxistas de un universo de 400 mujeres con licencia para conducir este servicio público concedido.

"El 2 de abril me llegué hasta la Terminal y una mujer me quiso tomar. Ahí ya tuve los primeros problemas con la gente que para en este sector. Pude llevarla, pero antes me agredieron, nos cercaron con los autos, me dijeron que me tenía que ir, que íbamos a aparecer en una zanja", narró la conductora.

Los inconvenientes continuaron anteayer. Un grupo de 4 mujeres taxistas intentó levantar pasajeros en la parada de calle Santa Fe, justo a la salida de la puerta vidriada.

"Son todos choferes, a uno de los cabecillas lo apodan Toba. Nos dicen que no podemos meternos en la fila y que vayamos sobre la margen izquierda, donde hay un cartel inmenso que dice «prohibido estacionar». Pero uno viene y me responde: «mientras no están los de Servicios Públicos, no pasa nada»", narró una de ellas.

La denuncia de la primera agresión del 2 de abril fue radicada en la línea gratuita del municipio 147, pero no hubo resultados concretos.

De igual modo, las mujeres registraron imágenes de los incidentes y los viralizaron en las redes sociales.

Las denunciantes registraron al menos cuatro videos con parte de lo sucedido, donde se observan actitudes intimidatorias por parte de otros taxistas.

"Se creen dueños de la parada", se quejó Soledad y exigió a las autoridades que se garantice la libertad de trabajo en este espacio de ascenso y descenso de pasajeros. Las escenas que narró hablan de encerronas de otros taxistas para bloquearles el paso, agresiones verbales, amenazas y el "robo" de los lugares en la fila.

"Tienen que ser libres, que cualquiera de nosotros, seamos mujeres u hombres, podamos buscar viajes sin inconvenientes. La parada es pública, pero por el maltrato recibido, parece privada", se quejaron. Cuando se las consultó sobre el pedido de protección al Sindicato Peones de Taxis (SPT) la respuesta surgió de inmediato: "Hay muchas dudas y sospechas".

La mecánica en la "administración" de los viajes responde a una lógica que maneja el grupo de habitués y hasta está "reglamentada": cada diez taxis amigos y autorizados por los referentes, se permite un viaje de los taxistas que vienen "de afuera", que deben estacionarse en forma irregular sobre el margen derecho de la dársena para esperar a los pasajeros.

Entre el pliego de reclamos de la AMC figura la presencia de un inspector municipal permanente en la parada sobre Santa Fe. "Un control fijo que garantice que las reglas del juego son iguales para todos", destacó Soledad.

El grupo de mujeres parece decidido a romper usos y costumbres de los códigos de la calle, que se imponen a fuerza de aprietes en algunos sectores críticos. Ahora, y a diferencia de los episodios violentos registrados tiempo atrás por Cafferata, el problema está por Santa Fe.

"Las paradas no tienen dueños. El pasajero elige quién lo lleva porque el pasajero paga, y merece elegir quién lo lleva, en el auto en que lo lleva; y si está limpio y es nuevo", consideró Soledad.

En abril de 2015, el Concejo había aprobado un proyecto para que el municipio instalara puestos fijos de control en las paradas de taxis de la Terminal de Omnibus.

En su momento, el Ejecutivo se había atajado: "Implicaría destinar 16 inspectores por día en un solo lugar, desatendiendo otras zonas", había advertido el por entonces secretario de Control, Pablo Seghezzo.

La iniciativa, presentada por el ex edil radical Sebastián Chale, se había aprobado por unanimidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario