La ciudad

"Lucho" Paladini, aislado en Piñero y con un libro de autoayuda

El excéntrico relacionista público comparte celda con otros siete reclusos. La ludopatía, entre las hipótesis del desfalco que afectó a 62 personas.

Viernes 16 de Febrero de 2018

Pidió un libro de autoayuda y dicen que salió del shock inicial. Así pasa sus días Luis "Lucho" Paladini, el excéntrico relacionista público que tiene sobre sus espaldas 62 denuncias por estafa bajo un perjuicio estimado de 4 millones de pesos. Se encuentra en una celda apartada de la población carcelaria de la Unidad Penitenciaria de Piñero junto a otros 7 procesados por delitos económicos. Hasta ahora no tuvo contacto con sus familiares, quienes se enteraron por redes sociales de lo que había ocurrido. El círculo íntimo pasó de la sorpresa al enojo, y luego algo de temor por la reacción de muchos de los perjudicados.

La semana pasada, la Justicia le dictó al falso agente de viajes prisión preventiva efectiva por el plazo de 60 días imputado por el delito de estafa en concurso real de 55 hechos, a los que se sumaron otros.

"Lucho" permanece desde entonces en la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero, a cargo del Servicio Penitenciario Provincial.

Ayer se confirmó que al expediente se agregaron otros 7 damnificados por sus maniobras, totalizando 62 denuncias bajo un cálculo extraoficial de unos 4 millones de pesos.

Cabe recordar que el joven había sido acusado por el juez José Luis Suárez de haber estafado a viajeros de Rosario y la región con la venta de paquetes turísticos.

En el estrado judicial, admitió haber tenido "desmanejos financieros". Los mismos, según deslizaron fuentes cercanas al imputado, estarían vinculados a una fuerte ludopatía en la que Paladini estaba inmerso.

Ayer se agregaron otros 7 casos en los Tribunales a los 55 ya existentes. Mientras tanto, los abogados de "Lucho" delinean estrategias. Una de ellas es promover la clasificación de los damnificados: aquellos que viajaron y quedaron varados, quienes fueron estafados y no salieron de Rosario "y quienes tenían fecha de viaje para marzo y por lo cual no se consumó el delito", agregó uno de sus asesores letrados para justificar la reducción del daño ocasionado.

Ropa, comida y aseo

Desde su detención, tras la audiencia del viernes 9 de este mes, Paladini pasa sus horas recluido en una celda junto a otras 7 personas.

Todos están imputados o procesados por delitos económicos y se encuentran aislados del resto de la población carcelaria. Según algunos protocolos del Servicio Penitenciario, no puede recibir visitas pero sí puede hacer uso de un teléfono público en el pabellón.

Al igual que otros reclusos, recibió elementos de aseo (desodorante, cepillo de dientes) comida y ropa de recambio.

Quienes lo trataron afirman que anímicamente está de mejor ánimo ahora que al momento del escándalo que produjo el desfalco. "Está confiado en que se va a solucionar el problema y esperanzado en el trabajo de sus abogados", comentaron desde su cercanía.

Justamente, a sus representantes legales les pidió que le acerquen un libro de autoayuda que colabora a transitar sus días en prisión. "Se lo ve tranquilo, salió del shock inicial", agrega otra fuente.

Por las redes

A quienes aún les cuesta digerir la sorpresa es a sus familiares más cercanos. El círculo íntimo se enteró cuando sus cuentas en las redes sociales estallaron de epítetos, insultos y reclamos que no podían procesar. "Fue un porrazo tremendo para sus más cercanos y cercanas. Se enteraron de lo que había hecho Lucho por las redes sociales, en donde les pedían explicaciones a ellos", acotó un consultado.

Paladini tenía roce social con la movida top rosarina. Era asiduo concurrente a bares de moda y su agenda de contactos parecía interminable.

Su estilo afable lo convertía en un animador nato de los grupos en los que se movía.

Sin embargo, hasta ayer, nadie ofreció alguna garantía en bienes que puedan cubrir el monto estipulado para su excarcelación.

"No puedo ofrecer lo que por ahora no tengo", confiesa uno de sus abogados, José Nanni. La fianza se equipararía a los 4 millones de pesos. El mismo razonamiento vale para el monto del perjuicio. "Devolver el dinero está dentro de las hipótesis, pero no puedo ofrecer algo que tampoco tengo", remarcó su defensor.

Mientras tanto, Paladini comparte sus horas con otros presos en materia de delito económico. Tienen un patio aparte y a una distancia prudente de los presos por delitos penales. "Se lo nota más tranquilo, con los pies sobre la tierra. Nos pidió tranquilidad para que trabajemos", comenta Nanni.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario