La ciudad

Lifschitz firmó el convenio por el cual los colectivos urbanos usarán biodiesel

Fue ayer en Buenos Aires. El 23 por ciento de los gases con efecto invernadero que se generan en Rosario son producidos por los ómnibus.

Miércoles 20 de Junio de 2018

Una parte —pequeña— de la soja que se va por los puertos santafesinos al mundo (como poroto o aceite) será consumida en Rosario. Y no como alimento. Convertida en biodiesel, actuará como combustible para el transporte urbano de pasajeros. El proyecto Bio Bus, resultado de la investigación y el impulso del gobierno provincial, arranca por seis meses, a modo experimental. Si todo funciona bien, los beneficios serán a tres bandas; económico (sustituye combustible fósiles), social (robusta generación de empleo) y ambiental. El 23 por ciento de los gases con efecto invernadero que se generan en Rosario, son obra y arte de los colectivos urbanos.

Son 16 empresas con sede en la provincia de Santa Fe las que generan el 80 por ciento de la producción nacional de biodiesel. Emplean de manera directa a 671 personas; y ahora se les abre una oportunidad de crecimiento: 400 unidades del transporte urbano de la ciudad usarán biodiesel (25 por ciento) mezclado con el gasoil tradicional como combustible. Con un agregado, dos unidades con motores Euro 5 y Euro 3, serán alimentados con 100 por ciento de biodiesel.

El gobernador Miguel Lifschitz eligió ayer uno de los salones de la Sociedad Rural de Buenos Aires para firmar el convenio junto a la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) y la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (Cepreb). La iniciativa podrá ver la luz, en gran medida, por el sistema de transporte que diseñó Rosario a través de las empresas de gestión estatal, Semtur y Mixta.

"Las empresas hicieron inversiones pensando en exportar, además del mercado interno, pero nos fueron poniendo barreras en Estados Unidos, el principal cliente. Entonces buscamos alternativas y hoy ponemos en marcha esta experiencia, que podría ser replicada en otras ciudades de la Argentina, en el transporte de larga distancia, y eventualmente también en los automotores particulares", anunció el gobernador.

Si todo el transporte urbano de la Argentina tomara igual modalidad que Rosario, aplicando un litro de biodiesel por cada tres de gasoil, la totalidad de la producción de biodiesel actual sería consumida por el mercado interno.

Legislación

La primera la ley nacional (26.093) que promovió la producción de bionergía en la Argentina, en 2006, estableció el "régimen de regulación y promoción para la producción y uso sustentable de biocombustibles", por un período de 15 años. Tuvo por objetivo "promover la producción y uso de biocombustibles (biodiesel, bioetanol y biogás) en el territorio nacional fomentando la participación del sector agropecuario y de la pequeña y mediana empresa".

Santa Fe fue la primera provincia en sancionar su propia ley de energías renovables, también en 2006. "Régimen de promoción de energías renovables no convencionales", que otorga exenciones, reducciones o diferimiento de tributos provinciales a los emprendimientos dedicados a producir este tipo de energías que se instalen en el territorio provincial".

La cerrazón de los mercados internacionales, en los últimos dos años, pusieron en riesgo a las empresas santafesinas. El proyecto Bio Bus recupera la expectativa, ahora vía consumo interno.

bio bus. Lifschitz encabezó un acto en la Sociedad Rural.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario