Pandemia

Las colonias de verano, un modelo para pensar la presencialidad en el ciclo lectivo 2021

Cómo funcionan los 22 espacios que tiene la ciudad y donde en enero 5 mil chicos ya están haciendo actividades recreativas. ¿Sirve para replicarlo en el regreso a las aulas?

Jueves 21 de Enero de 2021

Pensar los protocolos establecidos para las colonias municipales como una base a partir del cual se puedan diseñar estrategias para la vuelta a las aulas fue una de las ideas que planteó en las últimas horas el intendente Pablo Javkin y que refrendó Leonardo Fertita, coordinador de Planificación del Deporte Comunitario, al dar los detalles de cómo se organizan los 22 espacios municipales y clubes para alojar las actividades de unos 10 mil chicos a lo largo del verano y disminuir al mínimo los riesgos de contagios de coronavirus. “Es artesanal el trabajo que tendrá que hacer cada escuela como lo hicimos para el verano, pero claramente se pueden tomar como ejemplo las medidas que se están llevando adelante para pensar en una propuesta de presencialidad en las aulas”, dijo el funcionario, que además hizo un balance de las actividades que se están llevando adelante desde el 4 de enero pasado y que este sábado cerrarán su tercera semana.

A lo largo de enero y febrero serán unos diez mil los chicos de 6 a 12 años que serán parte de las colonias municipales, la mitad de ellos ya lo están haciendo y otros 5 mil lo harán a partir de febrero, en 11 espacios propios que tiene la ciudad y otros 11 pertenecientes a clubes con los que se trabaja en forma conjunta.

“Todos los espacios tienen pileta y de hecho justamente en los casos de los polideportivos que no cuentan con natatorio, se hace el convenio con los clubes que sí lo tienen para que los chicos hagan las actividades”, detalló Fertita.

A diferencia del año pasado, el trabajo se está llevando adelante en grupos que tienen una frecuencia de dos veces por semana: lunes y jueves, martes y viernes, y miércoles y sábados. La decisión, según explicó el funcionario, se tomó para poder reducir el número de integrantes en cada uno de los grupos y mantener el distanciamiento, pero también para poder llegar a la mayor cantidad de chicos posibles.

De hecho, ya en la última temporada se había trabajado con una frecuencia de tres jornadas de colonia por semana, y así y todo habían quedado chicos en lista de espera. Fertita aseguró que este verano son unos 200 los chicos que quedaron anotados y a la espera de un lugar, y apuntó que “es un número menor al de enero pasado”.

El coordinador aseguró que la demanda “se vienen sosteniendo en los últimos años”, así como el presentismo de los participantes que se mantiene en un promedio del 75 por ciento. En cuanto a la distribución de la cantidad de chicos de acuerdo a los espacios y el protocolo de cuidados, indicó que “eso depende de la capacidad operativa de cada espacio y polideportivo, del espejo de agua que se tenga y del espacio para las actividades fuera del agua”.

Las más numerosas, que llegan a albergar a unos 300 niñas y niños, son el Estadio Municipal y los polideportivos Cristalería, Parque del Mercado y Deliot, a diferencia de los otros que reúnen a un centenar de participantes por jornada.

Artesanal y cada espacio

La dinámica planteada en los protocolos se construyó de acuerdo a las características de cada uno de de los espacios de colonia y con el rol central no sólo de los 200 profesores que están a cargo de los chicos, sino además con los administrativos, pileteros, médicos que realizan las revisaciones y las por lo menos 300 personas que son parte del personal no docente que sostienen la logística de cuidados.

Además de las expectativas de volver a las actividades recreativas después de un año puertas adentro que manifestaron tanto los chicos como los padres, el coordinador destacó “una altísima predisposición por parte de las familias para cumplir con las medidas de cuidado, las dinámicas de ingreso por un lado de los chicos y de salida por otro, la misma forma de ingresar y de qué modelo deben acercarse a las colonias”.

Ya adentro, los propios participantes, incluso los más chicos, “tienen muy bien incorporados los protocolos” y es un punto que en el marco de las actividades se refuerza con el trabajo sobre los cuidado personal, el respeto por los otros y por el espacio”.

Modelo de presencialidad

Fue el propio intendente al hablar de la vuelta a las aulas para el ciclo lectivo 2021 y la necesidad de que haya instancias presenciales planteó justamente como ejemplo el funcionamiento de las colonias municipales donde destacó que “hay 10 mil chicos que cumplen con los protocolos y disfrutan de esos lugares en burbujas”.

El coordinador del Planificación del Deporte Comunitario ratificó esa aseveración e indicó que si bien “es artesanal el proceso que se lleva adelante de acuerdo a cada uno de los espacios y así lo tendrá que hacer cada escuela de acuerdo a su capacidad operativa”, consideró que “sin dudas tomando el ejemplo de este verano pueden trabajar sobre las estrategias para hacer una propuesta de presencialidad, viendo las frecuencias, los espacios disponibles, los cerrados y los abiertos, y sobre todo sentándose con todos los actores involucrados”.

Como sucedió con las colonias privadas de los clubes, que recibieron el aporte de los hecho en el municipio para trabajar las medidas de cuidado para este verano, el intendente aseguró que “ese es un aporte que se puede hacer” a la presencialidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS