La ciudad

La Fiscalía ordenó medidas para atacar la violencia y la mugre en una casa usurpada

Está en San Martín 1665 y los intrusos tienen a maltraer a todo el barrio y el Paseo Pellegrini. Una montaña de residuos crece en el centro de manzana.

Viernes 22 de Febrero de 2019

La Fiscalía Regional ordenó ayer medidas para atacar los graves problemas de convivencia, inseguridad e higiene urbana que están generando los usurpadores de una pensión trucha ubicada en San Martín entre Pellegrini y Montevideo. Los inconvenientes tomaron tal magnitud que encendieron el alerta de los comerciantes gastronómicos del Paseo Pellegrini, ya que en los fondos del inmueble creció un basural de más de cuatro metros de alto donde proliferan ratas y todo tipo de alimañas.

El fiscal regional, Patricio Serjal, se reunió con distintos funcionarios del Ministerio Público de la Acusación (MPA) que actuaron en el caso, que lleva varios años desde que el propietario del inmueble, Mario Cirulnyk, impulsó un juicio de desalojo.

Esa causa inicial fue desestimada por el fiscal Damián Cimino, pero según le aseguró Serjal a La Capital, él mismo instruyó que se reabriera. Por estas horas un nuevo fiscal, Carlos Covani, impulsa la investigación que tiene por objetivo sacar a los intrusos del inmueble donde alguna vez funcionó una pensión.

Por otra parte, la fiscal Silvana Balero será quien verificará las condiciones de salubridad en el inmueble, que en poco menos de dos meses acumuló kilos de basura en sus fondos. Así, en el centro de manzana y a no más de diez metros de una rotisería y unos 30 de una cervecería, proliferan ratas y otras alimañas.

"Lo que hemos pedido es que se actúe con premura y que la fiscal, tras verificar las malas condiciones de higiene y salubridad, le pida a un juez de Faltas que intervenga en el tema puntual del basural", destacó Serjal.

Por otra parte, los vecinos preparan un escrito para solicitar que se reabra una causa que desestimó el fiscal Germán Mazzoni y en la que habían denunciado las agresiones de las que son víctimas por parte de los usurpadores.

La denuncia fue desestimada por este fiscal a pesar de que se habían adjuntado videos en los que se veía cómo volaban piedras y todo tipo de objetos desde el inmueble usurpado hacia la pileta del edificio lindero. "Nos tiraron desde una persiana y una pala hasta una bolsa con carne podrida adentro", aseguró un vecino, indignado por la actitud de Mazzoni.

"Hemos pedido que se actúe con premura para atacar estos problemas", aseguró el fiscal Regional, Patricio Serjal

El temor de los vecinos es que alguno de estos objetos golpee a algunos de los numerosos niños que suelen jugar en esa pileta.

Reunión

De acuerdo a lo que pudo conocer este diario, el fiscal Covani tiene previsto reunirse por estas horas con el juez que impulsa la causa de desalojo solicitado por el propietario del inmueble. Y mientras la Justicia se mueve a escasa velocidad, en la propiedad se acumulan los moradores y crece la tensión en todo el vecindario.

"Acá hay arrebatos a toda hora. Prácticamente todas las semanas tiene que venir la policía porque hay algún problema, y los fines de semana es incesante el movimiento de gente que viene y se va a los pocos minutos", aseguró otra vecina. Por el temor que genera la situación, todos pidieron reserva de la identidad.

La coyuntura está afectando a los comercios vecinos. Es más, hace pocos días los clientes de la cervecería de San Martín y Pellegrini vieron impávidos cómo una mujer salió corriendo de la pensión usurpada hasta que le dio alcance un joven que le partió la cabeza con un palo.

"La verdad es que esto nos preocupa como comerciantes. Tenemos un foco infeccioso, como es un basural en la zona, y además se están generando problemas de convivencia", había alertado el presidente de Paseo Pellegrini, Alejandro Pastore.

Por lo pronto, la conflictiva propiedad usurpada no tiene luz ni gas, ya que el propietario se encargó de cortar todos los servicios.

El lugar está ocupado por una decena de personas, todos jóvenes, que desmantelaron todo el inmueble, se llevaron las aberturas y generaron un enorme basural en la parte trasera.

Hoy ocupan la planta alta del inmueble, ya que en la planta baja funcionaba un salón de fiestas que bajó la persiana tras los sucesivos problemas con los usurpadores.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});