La ciudad

La fiscal Cerliani afirmó que "hay elementos objetivos para acusar" a Martín Bustos

La representante del Ministerio Público de la Acusación dijo que en la audiencia de hoy "el juez dio por acreditado" que el árbitro "había engañado" a los chicos "y que tenía otra finalidad" distinta a la de masajista.

Sábado 08 de Junio de 2019

La fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Carla Cerliani, no descartó que el árbitro Martín Bustos haya tratado de mantener contacto con otros chicos, más allá del caso por el que fue detenido e imputado por grooming en Rosario.

"No está descartado. Tenemos que avanzar con la investigación respecto de un dato que tenemos de algunos otros jóvenes. Esas son las medidas que restan por hacer. Tenemos menos de 48 horas de que esta persona fue detenido y pudimos llevar evidencia contundente para probar un hecho", agregó la fiscal.

Cerliani formuló esta tarde declaraciones a la prensa en las que brindó algunas precisiones sobre las pruebas que recolectó la Fiscalía para imputar a Bustos el delito de grooming y para justificar la imposición de prisión preventiva por 90 días.

>> Leer más: Prisión preventiva por 90 días para el árbitro Martín Bustos por el delito de grooming

Al momento de enumerar los elementos de cargo que se hallaron contra Bustos, la fiscal mencionó: "Se le secuestraron una tablet y un celular. Artículos que, con autorización judicial, ya están siendo peritados por la Policía de Investigaciones. También se le secuestró un bolso con elementos personales que fueron importantes para la imputación. Ninguno de esos objetos tenía vinculación con la tarea que les proponía a los chicos, que era la de ser masajista deportivo". En ese sentido, la fiscal confirmó que también se le incautaron "preservativos y geles íntimos".

La fiscal se refirió también a la posición esgrimida por la defensa de Bustos durante la audiencia de hoy. "La defensa dijo que no se consideraba probado, en esta etapa de la investigación, que esta persona haya tenido como fin la agresión sexual.

Cerliani consideró que la postura de la defensa "es un elemento subjetivo. Decimos que hay elementos objetivos para acusar. Todo el contexto en que se daban las conversaciones, la identidad falsa que le dio el imputado a estos jóvenes, que sabía perfectamente que eran menores de edad; que los engañaba diciéndoles que era masajistas. También planteamos que eso no se condecía con la actividad económica que supuestamente tenía el masajista. Viajó específicamente desde la provincia de Buenos Aires hasta Rosario en un auto particular. Había había acordado masajes a cambio de 200 pesos, diciéndoles que él cobraba más caro pero como eran sus amigos les iba a cobrar menos; además, el alquiler temporario de un departamento por un día a través de internet. Claramente los gastos iban a ser mucho mayores que el beneficio económico que podría haber dado esa actividad. Todos esos elementos tuvo en cuenta el juez para tener por acreditado que se trataba de un engaño y que la finalidad era otra".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario