LA CIUDAD

Intento de femicidio: "Fue una vergüenza cómo abordaron el caso", criticó la hermana de Noelia

La víctima, que sufrió quemaduras por parte de su pareja, "sigue muy grave, pero estable". La familia apunta que la guardia médica reaccionó con demora en lo vinculado al agresor

Miércoles 04 de Agosto de 2021

Noelia, la docente de 48 años que sufrió gravísimas quemaduras de parte de su pareja en el marco de un caso de violencia de género, sigue internada en grave estado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) con riesgo de vida y conectada a un respirador artificial. Así lo manifestó este miércoles Natalia, la hermana de Noelia, quien no ahorró críticas vinculadas a cómo se trató el caso y consideró que hubo reacciones lentas a la hora de atrapar al hombre señalado como responsable del hecho, Carlos O., que ahora está imputado. "Fue una vergüenza como abordaron el caso de mi hermana", dijo.

Natalia contó hoy que Noelia, producto de las quemaduras, quedó con las vías respiratorias muy inflamadas y por tal motivo los médicos no pueden retirarle aún la asistencia mecánica. “Está grave, pero estable. Todavía no sabemos si sobrevivirá. Su vida corre riesgo porque aún está conectada a un respirador artificial. Esto es un día a día”, sostuvo.

La víctima es una docente que tiene una hija de 11 años de una pareja anterior. Su agresor tiene la misma profesión. La mujer está internada desde el 28 de julio. El hecho sucedió en la casa donde vive la pareja en Ayacucho al 1700. Un día después de ocurridos los hechos, Carlos O. fue detenido e imputado por intento de femicidio.

>> Leer más: Quedó preso acusado de haberle prendido fuego a su pareja

Este lunes, familiares, amigos y allegados a Noelia realizaron una concentración frente al Heca para pedir justicia por la docente que hoy lucha por vivir.

En declaraciones al programa “El primero de la mañana” de LT8, Natalia lamentó las primeras actuaciones judiciales sobre lo ocurrido a Noelia: “Se hizo todo mal desde el principio. Noelia llegó al Heca por un intento de suicidio llevada por Calos O, y en ese momento él debería haber quedado detenido. No sólo no fue demorado, sino que fue dos veces más al hospital”.

Natalia recordó que la fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Gisella Paolicelli comenzó a actuar a partir de la denuncia que ella misma radicó al día siguiente de que su hermana ingresara al Heca. “Noelia entró al hospital a las siete de la tarde y yo me enteré de lo ocurrido al día siguiente a las cinco de la tarde por las hermanas del colegio”, sostuvo.

>> Leer más: Movilización en reclamo de justicia por la "seño Noe", la docente prendida fuego por su pareja

Natalia apuntó contra Carlos O., quien consideró siempre tuvo intenciones de ocultar lo que había ocurrido. “Primero se presentó en la escuela, contando que mi hermana se encerró en el baño y quiso suicidarse. Después, yo lo llamé por celular y me dijo que lo de mi hermana era un incidente menor, que estaba siendo atendida y que como tenía una unión civil con mi hermana le correspondía a él hacerse cargo de mi sobrina. Nunca contó lo que había ocurrido realmente”, planteó.

“Si mi hermana hubiese tenido un intento de suicidio, Carlos hubiese ido a mi casa a avisarnos. También tenía el teléfono de mi hermano y tampoco avisó nada. En cambio, tuvo tiempo de avisar y de acercarse a la escuela. Cuando nos enteramos de que Noelia estaba en el Heca y fuimos a verla, él nos vio y salió corriendo. ¿Puede ser que una persona que no tuvo nada que ver con lo que pasó, que es docente y sabe cómo actuar, se maneje de esa forma? Él sabía todo”, preguntó Natalia.

La mujer reprocha el accionar tanto de la policía que estaba de guardia en el Heca como de parte del personal médico que no habría advertido que el episodio en el que resultó herida su hermana era intento de homicidio.

Dentro del hospital hubo un abordaje incorrecto del caso de mi hermana. Cuando alguien ingresa con el cuadro que tenía ella, la persona que la acompaña siempre queda demorada hasta que se averigüe bien qué pasó. Encima, Carlos tenía quemaduras en las manos, y lo dejaron ir. Para colmo, después volvió para escuchar los partes de salud. Si la hermana Carmen no me llamaba, él seguía como si nada y viviendo con mi sobrina diciendo que fue un intento de suicidio. Fue una vergüenza como abordaron el caso de mi hermana”, se indignó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario