La Ciudad

Fuerte aumento del consumo de bebidas alcohólicas durante los meses de encierro por el covid

Preocupa la realización de fiestas clandestinas. Alertan que los adolescentes combinan la bebida con otras sustancias.

Sábado 12 de Diciembre de 2020

Los últimos datos sobre el consumo de sustancias, que elaboró la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas (Sedronar), datan de 2017. En ese momento ya se detectaba que el mayor consumo de alcohol se registraba entre las personas de 18 a 24 años. “Las tasas son altas y el alcohol es la sustancia de más alto consumo”, describe el informe oficial sobre la provincia de Santa Fe.

El médico psiquiatra Gustavo de Vega, presidente de la Asociación Voluntaria para el Cambio del Drogadependiente, y docente de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), confirmó que durante los primeros meses de la pandemia “fue muy importante el consumo de alcohol en adultos, porque quienes bebían solo los fines de semana empezaron a consumir alcohol también en los días hábiles. Y, en muchos casos, en gran cantidad porque al no tener que ir a trabajar, no debían levantarse temprano”.

Esta situación se observó tanto en varones como en mujeres. “Es notable como creció el consumo de alcohol entre ellas”, acotó de Vega.

A su vez, comentó que, en el caso de los adultos que comenzaron a beber más durante el encierro, “sufrieron insomnio y problemas de ánimo porque combinaron la bebida con tranquilizantes y esto produce alteraciones”.

>> Leer más: En Santa Fe los menores empiezan a tomar alcohol a los 12 años

El aumento en el consumo de alcohol disparó casos de violencia de género y de maltrato infantil. La organización no gubernamental, Madres en el Territorio, confirmó que el encierro y el desempleo, además de otras circunstancias, potenciaron el consumo de alcohol entre adultos y esto disparó la violencia intrafamiliar.

Consumo adolescente

Por otro lado, en los primeros meses de pandemia hubo una drástica caída en el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los adolescentes. Sin embargo, cuando se flexibilizaron las medidas, volvieron las previas y las fiestas clandestinas y estos números se dispararon.

El psiquiatra de Vega subrayó que “hay un aumento grosero y alarmante en el consumo de alcohol en los adolescentes. Y preocupa la falta de prevención, porque la bebida se ha naturalizado y se ha convertido en una costumbre habitual que es tóxica”.

La Sedronar confirma que casi el 40 por ciento (36,9) de chicos y chicas de entre 12 y 17 años había consumido alcohol en el lapso de un mes, en tanto que entre los jóvenes de 18 y 24 años este porcentaje ascendía al 70 por ciento (66,6).

>> Leer más: "La mayor cantidad de muertes de jóvenes se da por alcohol al volante"

“El problema no es solo que tomen, sino que lo hacen en grandes cantidades y en poco tiempo. Es lo que se llama un atracón de alcohol”, señaló de Vega.

“En las previas, los adolescentes consumen una botella de Fernet entre una o dos personas. Y en cuanto a las chicas se calcula una botella de bebida blanca, como vodka, que combinan con gaseosa, cada dos de ellas. Esto tiene consecuencias serias y cuanto más jóvenes son, más daños se hacen”, destacó el médico que lleva 30 años trabajando en adicciones y es un referente nacional. “Hay evidencias de que cuanto más joven se comienza a beber, más riesgo de alcoholismo y otras drogas existen”, añadió.

Combinación con energizantes

“Es preocupante que se haya naturalizado el consumo de alcohol y se complica más cuando se combina con las bebidas energizantes”, alertó el psiquiatra.

“Por ejemplo, el Fernet con cola es una bebida con mucha cafeína. Además, los mal llamados energizantes no dan energía, sino que son estimulantes, porque tienen mucha cafeína o elementos cafeínicos, y lo que hacen es que el chico o la chica sigan con los ojos abiertos tomando alcohol; el problema grave es que cuando pasa el efecto de la cafeína, que los tenía despiertos, se quedan dormidos en cualquier lado. En muchos casos además toman sedantes para calmarse y esto es explosivo”, continuó el médico.

A su vez, indicó que hoy “las mujeres toman igual que los varones y combinan sustancias, con la diferencia de que el metabolismo de ellas no es el mismo que el de los hombres y la tolerancia en la mujer es la mitad del varón”.

Falta ayuda para la mujer

El especialista en adicciones explicó que, si bien el consumo de alcohol creció entre las mujeres e igualó a los hombres, en la pandemia se incrementó aún más por las situaciones de desborde y crisis.

“La mujer no pide ayuda como el varón. Hay mucha autocensura y vergüenza, y el varón está más expuesto y es más sencillo que pida ayuda”, explicó.

El referente agregó que “cuando piden ayuda las mujeres no reciben buena contención. En Rosario no hay institución que tenga camas o que estén especialmente dedicadas a atender a las mujeres con adicciones y lo mismo sucede con los grupos de la diversidad sexual”, expresó.

Según el especialista, la “moda” de hablar de consumo como algo “recreativo” provoca mucha confusión porque se termina considerando como algo socialmente aceptado cuando el consumo siempre es problemático porque no son inocuos y provocan daños. “Esta perspectiva de reducción de daños provocó la disminución en la oferta de tratamientos y de prevención”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario