La ciudad

Excombatientes de Malvinas reparten comida caliente

De lunes a viernes recorren las calles con la cocina de campaña. Sirven más de 300 raciones para gente que duerme en la calle.

Martes 22 de Mayo de 2018

Hace 21 años que los excombatientes de Malvinas salen a repartir un plato de comida caliente por las calles de Rosario. No les bastó con haber ido a pelear por la soberanía del país y perder a tantos amigos. Tiene alma solidaria y dedican gran parte de su día a ayudar a los demás.
La lucha en las islas del sur los hizo sensibles, y están siempre listos para colaborar. Nadie se olvida de ese mate cocido que tomó alguna vez servido por excombatientes. Y es que ellos siempre están cuando se los necesita. Son los que acompañan a los peregrinos en las procesiones a San Nicolás y a San Lorenzo, y preparan un locro en un barrio cuando los llaman y se comprometen con los ingredientes. También alientan con mate cocido a las multitudes que acuden los viernes santos a barrio Rucci para participar del tradicional Vía Crucis que encabeza el padre Ignacio Peries.
Son los mismos que cuando arranca el mes de mayo y las bajas temperaturas se dejan sentir, salen todas las noches para servir un plato caliente a la gente de la calle.
Hoy cuentan con el apoyo de la Municipalidad de Rosario que les paga los alimentos básicos (arroz, fideos, lentejas) para que puedan preparar los guisos, que luego reparten por las calles de la ciudad.

Circuito
"La actividad comienza a las 12 del mediodía cuando empezamos a pelar las papas y las cebollas para cocinar la comida que se repartirá a la noche", explica el veterano de guerra Carlos Ivalo en diálogo con este diario.
"A las 19.30 comienza la recorrida por Rioja y 1° de Mayo, y se dirigen hasta San Luis y Entre Ríos (plaza Sarmiento) donde bastantes personas solicitan un plato de comida caliente", continúa quien se ocupa diariamente de esta tarea.
A cada persona se les da un plato descartable con la comida del día y cubiertos para que puedan comer. Por eso no es raro pasar después de las 19 por esas zonas y ver a gente comiendo un guiso.
Desde allí continúan hasta San Luis y San Martín, donde se detienen en la plaza Montenegro. Y siguen hasta la plaza San Martín, la ex Maternidad Martin. Llegan hasta la Terminal de Ómnibus Mariano Moreno donde encuentran la mayor cantidad de gente.
Carlos cuenta que ya conocen a la mayoría de las personas a las que les sirven la comida, y en todos estos años los han visto crecer.
La demanda es alta. Reparten entre 320 y 330 raciones por noche, y lo peor que les puede pasar es que no les alcance la comida. "Yo voy manejando el cucharón para llegar hasta la última parada y que alcance para todos", confiesa Carlos, quien todos los días vuelve a lucir su uniforme pero esta vez para repartir alimentos a quienes no lo tienen.
¿Y si sobra? "Casi nunca nos sobra nada, pero si llega a pasar tenemos una cortadita, cerca del galpón donde cocinamos, en la que viven varias familias a las que les viene muy bien que les llevemos algo", finalizó el excombatiente que hace 21 años realiza con alegría esta tarea.
La recorrida termina a las 21 y cerca de la medianoche terminan de lavar todo y poner a punto el camión para volver a partir al día siguiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario