La ciudad

Evalúan alternativas ante el derrumbe en el espigón Maciel

Autoridades de los clubes de la costa se reunirán la semana entrante con técnicos de la Secretaría de Planeamiento para definir las tareas a seguir.

Sábado 10 de Marzo de 2018

Las autoridades de los clubes de la costanera norte que amarran sus embarcaciones en el espigón Maciel, que se vieron afectados por los severos derrumbes del domingo pasado en esa zona ribereña, se reunirán la próxima semana con representantes de la Secretaría de Obras Públicas de la ciudad para analizar la complicada situación y evaluar los pasos a seguir para poder recuperar ese borde, situado a la altura de Colombres al 1000.

   Así lo aseguraron desde el municipio. "La semana que viene habrá novedades sobre este sector, ya que está prevista una reunión con los clubes de la zona", confirmó el secretario de Obras Públicas de Rosario, Raúl Alvarez.

   "En estos días se está llevando adelante una evaluación del estado de la estructura de ese paseo público para poder utilizar los resultados en el encuentro, que está programado para la semana que viene", apuntó el funcionario local.

   De acuerdo a algunos cálculos informales previos, los trabajos de recuperación del espigón, que se interna en el río Paraná, podrían alcanzar un costo superior a los 50 millones de pesos. Un monto muy alto que difícilmente logre financiamiento de manera rápida.

   Vale recordar que el domingo pasado se derrumbó una franja de unos 150 metros de largo por cuatro metros de ancho en la zona del espigón, que provocó una escena de mucha tensión y angustia en la zona norte de la ciudad. Es que más allá de que es un sector que está cerrado al acceso público y en preocupante estado de abandono, hay embarcaciones amarradas que sufrieron las consecuencias de los desplomes. También merodean habitualmente ese lugar algunos aficionados a la pesca, que ponen sus vidas en riesgo debido a que hay constantes desprendimientos de materiales y caídas de barandas.

   Empleados y socios continuaron esta semana con tareas de contención y movimiento de veleros ante la previsión de que en el corto plazo habría nuevos desprendimientos si no se apuntala esa estructura.

   Las autoridades de los tres clubes (Club de Velas, Amistad Marina y el Círculo de Suboficiales del Ejército) amarran entre unas 150 y 180 embarcaciones en esa caleta, principalmente veleros.

Historia

El espigón fue levantado durante la última dictadura militar. Estuvo abierto al público hasta comienzos de 2000, cuando fue clausurado por problemas estructurales. A partir de allí se sucedieron reclamos y promesas de distintos gobiernos para la recuperación de ese balcón al río.

   Sin embargo, lo único que prosperó a lo largo de esos 250 metros de espigón fueron yuyales, roturas de baldosas, alambres tirados y pescadores que diariamente ignoran la prohibición a entrar allí y tiran sus líneas pese al peligro latente de ubicarse sobre una estructura con riesgo de derrumbe.

   En los últimos meses hubo numerosos robos a las embarcaciones amarradas en la caleta y desde los clubes advirtieron que, de no apuntalarse la estructura, continuarán los desprendimientos, dado que los chapones de acero que revisten el paseo comenzaron a ceder y se acelerará la salida de la arena que tiene en su interior como relleno.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});