La ciudad

En pleno verano, los museos de la ciudad no se toman vacaciones

Hay una amplia y variada agenda de muestras para visitar. Las salas tienen horarios acordes a la temporal estival y son una muy buena opción.

Miércoles 08 de Enero de 2020

Este verano los museos no se toman vacaciones y abren sus puertas para que los rosarinos, y quienes están visitando la ciudad, puedan disfrutar de diferentes muestras de variados artistas.

Desde las desgarradoras experiencias de mujeres que pasaron por el centro clandestino de detención de la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma) hasta el Salón Nacional de Rosario y las obras que habían sido robadas del Museo Estévez y luego fueron recuperadas tras un intenso trabajo policial, todo puede ser visitado en las distintas muestras que se exponen en las salas de arte del municipio.

Museo Castagnino:

De martes a domingo, de 16 a 20, Oroño y Pellegrini. Las visitas guiadas para todo público se realizarán a las 18. Se puede visitar Indisciplinados. Salones en el Museo Castagnino Macro, un recorrido por las diversas instancias de legitimación artística y premiación desde la realización del Primer Salón de Otoño en 1917 hasta 2018 y Un pasado expuesto: caminos del arte entre 1918 y 1968.

La muestra es un repaso por la historia del tradicional concurso de arte que tiene más de cien años y aún hoy continúa vigente como uno de los certámenes de referencia para el campo artístico nacional

Museo Estévez:

De martes a domingo, de 9 a 14, San Lorenzo 753. Allí se puede ver la muestra Los cuadros robados, a cargo del artista Román Vitali, hasta el 29 de febrero. La exposición es el resultado de una investigación sobre las cinco obras robadas al museo Estévez: un Greco, un Goya, un Ribera, un Sánchez Cohelo y un Murillo. Se trabaja sobre los archivos respectivos de cada obra y su historia. Estas cinco piezas vuelven a construirse, a copiarse, a duplicarse, utilizando incluso en el caso de los cuadros que aún no se recuperaron, sus marcos originales.

Museo de la Memoria:

De martes a viernes, de 9 a 13, Córdoba y Moreno. Allí se puede visitar la muestra permanente y otras dos. Ser Mujeres en la Esma, testimonios para volver a mirar, se basa en los testimonios judiciales de las sobrevivientes sobre la violencia de género y diversos delitos sexuales cometidos por el Grupo de Tareas de la Esma.

Con el objetivo de generar un cruce generacional, la muestra retoma ejes de las consignas del movimiento de mujeres del presente para revisar las diversas dimensiones de la violencia, las estrategias de supervivencia, las narrativas a las que apelaron las mujeres de acuerdo a las épocas y las dificultades del proceso de justicia para reconocerlas y juzgarlas.

Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro):

De martes a domingo, de 16 a 20, Oroño y el río. Los recorridos guiados para todo público se realizarán a las 18. Allí puede visitarse el 73º Salón Nacional de Rosario y observar 35 obras seleccionadas para la Sección Principal y seis artistas convocados por la curadora Clara Garavelli para la Sección Gabinete.

El Salón Nacional de Rosario es desde sus orígenes la instancia más importante del museo para enriquecer su patrimonio a través de premios adquisición: Premio Salón Nacional de Rosario y Premio Colección. El certamen se propone como un recurso de apoyo y promoción de artistas que se encuentran en pleno desarrollo de sus proyectos, pero también es ocasión de reconocimiento para autores de todas las generaciones.

Museo de la Ciudad:

De martes a domingo, de 9 a 13, sábados y feriados, de 17 a 21, Oroño al 2300. Se puede visitar Wladimir: El Archivo de Rosario. Esta muestra, a veinte años de la muerte de Wladimir Mikielievich, y después de un largo litigio sucesorio, descubre el archivo que es definitivamente patrimonio de los rosarinos y rosarinas. Wladimir Carlos Mikielievich (Rosario, 1904-1999) fue el más importante coleccionista de testimonios sobre la ciudad. Con constancia inquebrantable y durante más de setenta años, buscó el modo de recuperar huellas del pasado de Rosario: exploró bibliotecas y librerías, recorrió dependencias públicas, recuperó documentos destinados a la destrucción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario