La ciudad

En abril inauguran parte de las reformas en la terminal de ómnibus

El cambio de estética llegará tanto a las estructuras como al aspecto funcional: boleterías, ingresos, locales comerciales, baños, salas de espera y sobre todo una nueva espacialidad que permitirá circular entre los distintos sectores de la histórica estación.  

Sábado 29 de Enero de 2011

En abril quedará habilitada la primera parte de la remodelación de la Terminal de Omnibus Mariano Moreno mientras que la segunda se saldará a fin de año. El cambio de estética llegará tanto a las estructuras como al aspecto funcional: boleterías, ingresos, locales comerciales, baños, salas de espera y sobre todo una nueva espacialidad que permitirá circular entre los distintos sectores de la histórica estación.
  Los trabajos de renovación se anuncian desde el mismo hall central con un módulo que informa y explica de qué se trata el complicado panorama que encontrará a partir de ese momento.
  Para dentro de tres meses y desde la calle Castellanos (donde funcionará el ingreso principal que tendrá la Terminal) hacia Cafferata, se espera la habilitación de 25 de las 50 boleterías proyectadas en línea sobre calle Santa Fe, además de 6 locales comerciales, la sala de espera equivalente a ese espacio y un sector de servicios que incluye el ingreso de proveedores, contenedores y sala de máquinas.
También se estrenarán 5 locales en el área donde estuvo emplazada históricamente la venta de boletos, explicó la arquitecta Mabel Ghirardi, quien junto a su par José Favario comparten la dirección de obra del proyecto de remodelación que coordina Ariel Scaglione desde la Secretaría de Planeamiento.
  A fin de año la Terminal quedará nueva, cuando se completen la remodelación de tres ingresos centrales, 50 dársenas, salas de espera, estacionamiento, tres núcleos de sanitarios, locales comerciales, instalaciones de agua, luz y gas, y desagües pluviales y cloacales. A eso se suma la remoción de 10 mil metros cuadrados de piso.
El edificio, que data de 1927 y que a partir de 1950 pasó a funcionar como Terminal, limita con las calles Cafferata, Castellanos, Santa Fe y avenida Eva Perón (ex-Córdoba), al este, oeste, norte y sur, respectivamente.

Pico y pala. Paneles de madera para delimitar áreas donde se está construyendo, carteles con indicaciones para orientar a los pasajeros y restos de mampostería en algunos rincones forman parte de la postal del interior del edificio, donde el calor del mediodía se hacía sentir con fuerza. Pero atención, que el aire caliente que ayer sofocaba los recovecos formados por los trabajos tiene los días contados, porque en diciembre, cuando concluyan la obra, la Terminal estará climatizada: aire acondicionado y calefacción central.
  Pero donde la remodelación se dimensiona a fondo es a partir del andén número 37 hacia calle Castellanos. El sector está tabicado y desde el exterior se pueden ver emerger los techos alados del nuevo sector que albergará al medio centenar de boleterías.
  En su ir y venir la gente echa vistazos al movimiento de los operarios mientras sigue las flechas pintadas de amarillo, buscando las boleterías provisorias que se ubicaron de espaldas a los primeros quince andenes, también se reubicó un bar, casi en el medio de la sala de espera.
  “Hasta que no terminen las obras está todo mal, ojalá sea para mejor, para que la gente no pase calor y haya mejores servicios, no puede ser que las boleterías estén a 200 metros de los micros”, dijo Favio, chofer de Flechabus. Su colega, Cristian Teitas, coincidió. Citó los pozos de la entrada y dijo que no está a “la altura de la gente que mueve Rosario”.
  Para el pasajero Gastón Arraigada, “habría que reformar los baños”. Más condescendiente estuvo Mercedes Duré. “Hay que tener paciencia, están arreglando, lo veo bien”, dijo mientras despedía con un cafecito a una amiga porteña.
  Las obras que demandarán un año y medio de trabajo comenzaron el 15 de febrero del 2010. Un año después de que el Concejo diera luz verde a las remodelaciones a través de la ordenanza Nº 8.440, la misma que convirtió al proyecto en un mix público y privado, para amortizar los 24 millones de pesos que insumirán la renovación interna. Cifra que se completará con otros cinco millones para poner a tono la infraestructura externa, que incluye nuevos accesos, veredas, estacionamiento y parquizado, entre otras intervenciones, explicó Eleonora Scagliotti, desde el área de Economía de la Municipalidad. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario