La ciudad

El titular de Ingeconser suma incumplimientos en el mundo

Mientras José Enrique Aimar anunciaba 95 millones de dólares en Rosario, admitía un pasivo de 73 millones de euros en España

Domingo 24 de Diciembre de 2017

Luego de que se supiera que Ingeconser, la firma constructora del complejo Ciudad Ribera en Puerto Norte, fue declarada hace más de un mes en concurso preventivo, comenzaron a ventilarse muchas más situaciones similares que, por estas horas, ponen a los propietarios de departamentos y oficinas al borde de un ataque de nervios.

   Ingeconser es un grupo internacional con base en España pero que, curiosamente, responde a un santafesino: José Enrique Aimar. Hombre de negocios expansivos y de proyectos leoninos por el mundo, el empresario viene sumando concursos en la mayoría de las ciudades donde desembarcó con megaemprendimientos. Sin ir más lejos, mientras en Rosario anunciaba una inversión de 95 millones de dólares para Ciudad Ribera, en 2013 admitía a la Justicia española un pasivo de 73 millones de euros. Al igual que en la Argentina, allí se presentó en concurso ante la imposibilidad de cumplir con la Junta de Andalucía, entre otros acreedores. Y mientras entraba en cesación de pagos, insistía en reflotar el parque eólico en Rufino, tras un convenio con el gobierno provincial de Antonio Bonfatti.

   Los desaguisados prosiguieron. El grupo inversor anunció una Ciudad Natural en Villa Gesell, que tras una discutida aprobación por el efecto sobre los médanos linderos con Cariló, finalmente no prosperó. Prometieron 1.300 millones de euros para construir 3.200 viviendas en 1.700 metros de frente costero con canchas de polo, golf y salas de cine.

   Un poco más cerca de Rosario, en la capital provincial, el santafesino Aimar acordó con el intendente José Corral tres años atrás la realización de 822 cocheras subterráneas en la plaza San Martín, algo que sí fue concretado.

   Aimar y su director ejecutivo, Miguel Del Castillo, avanzaron tejiendo redes en la provincia. En mayo de 2015 había firmado con Bonfatti la construcción del un parque eólico en Rufino, con una millonaria inversión. El pasado mes de junio lo reflotaron pese a que la firma entró en cesación de pagos en junio de 2016.

   Ingeconser SA es la fiduciaria que llevó adelante Ciudad Ribera, el megaproyecto de varios edificios de viviendas y oficinas en los terrenos fiscales portuarios que fueron cedidos al municipio y que, a través de convenios urbanísticos, se licitaron a diversos grupos desarrolladores para montar la pujante y selectiva Puerto Norte. Allí se emplazan las unidades que, con la novedad de que Ingeconser está en concurso preventivo, se verán impedidas de escriturar sus propiedades a pesar de haberse pagado por ellas y estar en condiciones de obtener su título ante escribano.

   Desde el 15 de noviembre pasado un juzgado porteño dicto la convocatoria para Ingeconser, por lo que los rosarinos damnificados deberán verificar sus acreencias en Buenos Aires. La empresa aduce un pasivo local de 50 millones de pesos, cimentado por un litigio inicial con el centro de convenciones y otros 20 reclamos por problemas de terminación y detalles. Según lo establecido, debe completar obras públicas y pagar tasas de construcción para tener final de obra. Pero en el concurso también entró otro proyecto inconcluso. Ingeconser no sólo abarca a Ciudad Ribera, sino a Altamar Ciudad Natural en villa Gesell. Por ambas ya había entrado en cesación de pagos el 29 de junio de 2016.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario