La Ciudad

El acusado de llevarse a sus hijos a Chaco dijo que su ex mujer "no está en condiciones de cuidarlos"

Sostuvo que "no es cierto" que los niños no ven a su madre y que fue ella quien le pidió que se los lleve. También desestimó una situación de violencia de género.

Domingo 18 de Julio de 2021

Un hombre acusado por su ex pareja de llevarse a dos de sus tres hijos a Chaco desmintió las versiones que recayeron en su contra este viernes. Aseguró que las denuncias de violencia de género que pesan en su contra "son totalmente infundadas", sostuvo que "no es cierto" que los niños "no ven a su madre" e insistió que fue ella quien "le enviaba audios por WhatsApp para que se haga cargo" de los mismos, puesto que por razones de salud no podía cuidarlos. También sostuvo que el hecho de inseguridad que vivió hasta el momento que residió en Rosario "no fue un hecho irrelevante" sino que corrió riesgo de vida al recibir "una golpiza por dos hombres que lo esperaban en la puerta de casa y le dieron dos puntazos".

Así lo aseguró Guillermo Chiesa, representante legal de Germán M., el hombre denunciado por María del Luján A. de llevarse a sus hijos a vivir a Chaco sin su consentimiento y no permitirle verlos desde febrero de este año. Esta situación tuvo una resolución favorable hacia la mujer de parte del Tribunal Colegiado de Familia Nº7 de Rosario para que el hombre regrese con sus hijos a Rosario, pero el defensor sostiene que "hay cuestiones que la Justicia no analiza con la profundidad que el caso amerita" y por eso anticipó que apelarán el caso en un Tribunal de alzada.

El representante del hombre asegura que la mujer no tiene trabajo ni domicilio radicado en Rosario, puesto que vive en San Nicolás desde que se separaron (su ciudad de origen) y a eso le sumó un informe médico que consideraba que "no estaba en condiciones de cuidar de los niños".

"Hay dos motivos: primero porque una vez la ex inventó una historia de que él le había pegado a uno de los hijos con la finalidad de sacarle la tenencia; y segundo, que una noche lo apalearon y le metieron dos puntazos cuando llegaba a su casa", puntualizó Chiesa en diálogo con La Capital para agregar que en esa oportunidad "lo estaban esperando dos hombres, fue todo muy raro y ahí lo podían haber matado". A su vez, dijo que la situación que vivió su defendido fue "muy rara y extraña" y hasta deslizó indicios de que pudo haberse tratado de un tipo de ataque por el tema en cuestión, puesto que no se trató de una situación de robo.

Si bien reconoció que "no hay pruebas, pero sí indicios" de que el ataque perpetrado cuando ingresaba a su casa tenga relación estrecha con el vínculo de su expareja, Chiesa sostuvo que Germán "decide irse a Chaco por su integridad física, ya que quedó muy asustado y no podía salir a la calle, teniendo en cuenta que ya estaba al cuidado de los niños".

Leer más: Desesperado pedido de una mujer: su ex se llevó a sus hijos y nos los ve desde febrero

"Desde ese momento ya habían ocurrido situaciones. Ella insistía con la tenencia de la madre de ella, con quien a su vez se había peleado muchas veces porque es una persona muy inestable y muy violenta al igual que todo su entorno familiar", abundó Chiesa a la hora de explicar los motivos por los cuales desmintió las acusaciones "infundadas" de su ex pareja.

No obstante, se refirió a la resolución emitida por el Tribunal rosarino para que el hombre reintegre a los hijos a su ex pareja. "Previamente a esto, nosotros informamos la situación vivida en Rosario en tiempo y forma, por eso creemos que la jueza está actuando de manera errónea; hace poco tiempo que estuvo internada, no tiene trabajo, su familia no vive en Rosario y los niños no tienen lugar para vivir como sí lo tienen en Chaco, donde reciben todo lo que necesitan", sostuvo.

A su vez, agregó: "(La jueza) no está analizando todas las pruebas y todo lo denunciado; se toman decisiones inmediatas porque las pide la madre y no analizan el caso con la profundidad que amerita y en el cual hay dos niños de por medio. Hay que analizar el expediente objetivamente, estuvo internada dos veces y ella misma pidió que los cuide y ahora tiene una actitud totalmente contraria, hay cosas que no nos cierran".

En tanto, Chiesa aseguró que "hay una denuncia por violencia de género que la fiscal Nora Marull archivó porque hay algunas cuestiones que no están claras en la denuncia y no tienen consistencia, son totalmente infundadas".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario