la ciudad

Denuncian venta de terrenos y ocupaciones irregulares en una isla al norte de Rosario

Ambientalistas advierten sobre construcciones y oferta de lotes en ese territorio santafesino, ubicado del otro lado del Paraná y cedido en comodato a Granadero Baigorria y Capitán Bermúdez

Martes 01 de Junio de 2021

Una red de organizaciones civiles y ecologistas de la región salió al ruedo en vísperas de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente con una denuncia pública sobre venta de terrenos y ocupaciones ilegales en la Isla de Los Mástiles. Ubicada al norte de Rosario, del otro lado del Paraná, es uno de los pocos puntos del delta que no pertenecen a la provincia de Entre Ríos sino a Santa Fe, que a su vez lo cedió en comodato a los municipios de Granadero Baigorria y Capitán Bermúdez. La Capital ya había dado cuenta a fines de abril de un fenómeno similar en la zona del Paraná Viejo, en jurisdicción de Victoria.

Los hechos sobre los que ahora advierte y pide información la nueva “Comisión intersectorial Isla de los Mástiles”, de formación reciente, aluden al loteo de parcelas fiscales, a la construcción de costosas casas particulares y a la actividad ganadera, por ejemplo. En definitiva, cuestionan no solo la conservación del ecosistema y el aprovechamiento sostenible sino el acceso público a un territorio declarado como área protegida por el Concejo municipal de Granadero Baigorria. El Ministerio de Ambiente y Cambio Climático también quiere darle estatuto de reserva, en el marco de una iniciativa anunciada en enero bajo el nombre de Regenera Santa Fe.

“Le pedimos a la provincia, en la figura de la ministra Erika Gonnet, que coordine acciones de preservación con los municipios y que los anuncios de hace unos meses se concreten, porque mientras tanto avanzan las construcciones en la isla”, sintetizó Jorge Bartoli, de El Paraná no se toca, una de las ONG que integra la intersectorial junto con el Taller Ecologista y la Multisectorial Humedales.

La venta de terrenos se da “en todo el frente costero lindante con el río Paraná de las hectáreas correspondientes a Capitán Bermúdez”, asegura la comisión en el documento que dio a conocer este lunes, y donde advierten a posibles compradores que “los lotes en oferta y toda la isla son tierras fiscales, lo cual hace muy dudosa la legalidad del ofrecimiento”. Encima, los bordes sobre el canal principal de navegación en muchos casos registran retrocesos por erosión y desmoronamientos, sobre todo en una isla de sedimentación reciente, explican.

Por otra parte la intersectorial solicita a las autoridades que se identifique a quien construyó, en terrenos contiguos al parador Puerto Pirata, “una cabaña de lujo para uso privado, y hasta el momento se desconoce la existencia de habilitación para ejecutar la obra”. Algo parecido ocurre y reclaman en relación a tres casas particulares emplazadas en terrenos sobre el canal “Paso Destilería”, cuyos ocupantes utilizan un cuadriciclo para desplazarse por la isla, según detectaron.

Los ambientalistas cuentan en su denuncia pública que hace tres meses se toparon -en el área comprendida entre el canal del kayakista hacia el sur- con carteles de “propiedad privada” y “prohibido acampar”, mientras que a fines de abril concurrieron al lugar con científicos de la Universidad Nacional de Rosario y un supuesto cuidador les dijo que los terrenos le pertenecían a un privado. A esto hay que sumarle la actividad ganadera observada tanto en hectáreas de Baigorria como en otras pertenecientes a Bermúdez, sobre la que piden conocer los permisos otorgados.

“Necesitamos información. Y hechos concretos”, resumió Bartoli, de El Paraná no se toca. En ese sentido contó que se encuentran en diálogo con el municipio baigorrense, lo cual celebran. Ahora esperan que se reglamente la ordenanza de área natural protegida que se aprobó en noviembre del año pasado y que el gobierno local avance en acciones propuestas, como la colocación de cartelería en la isla. “La comisión fue recibida en dos oportunidades en las últimas semanas, nos informaron que demolieron construcciones irregulares y se comprometieron a investigar algunos de los hechos que estamos denunciando. En cambio la Municipalidad de Capitán Bermúdez nos resulta infranqueable, agradeceríamos que tome cartas en el asunto”, sostuvo Bartoli.

Caso testigo

76611482.jpg
Isla de los Mástiles

Isla de los Mástiles

El referente ecologista calificó a la Isla de los Mástiles como “un caso testigo que reúne prácticamente todos los problemas que hoy afectan a los humedales: los incendios (sigue habiendo y seguirán si el río no crece mucho, mientras que las acciones judiciales no tuvieron un efecto punitivo concreto), la caza furtiva, el sobrepastoreo, las actividades antrópicas que generan enormes cantidades de basura (plásticas, metálicas) y la ocupación de los terrenos con construcciones irregulares de muy alto valor, algunas sin permiso y otras de las que se ignora con qué criterios urbanísticos se hicieron”.

En esa línea Rodolfo Martínez, de la Multisectorial Humedales, contó que la comercialización se anuncia por medios virtuales y “de manera impune”. En páginas web y redes sociales aparecen avisos con teléfonos de referencia que al ser consultados aportan información abundante sobre las parcelas, a pesar de que éstas son públicas, insistió Martínez.

Oportunidad, gran loteo. Los primeros diez lotes a mitad de precio. Permuto por vehículos, lanchas, etcétera. Financiación. Entrevistas”, reza uno de esos avisos. El oferente es un joven que se presenta como “emprendedor on line” y que ha estudiado “Economía gerencial” en la UNR.

Inventario de humedales

76611451.jpg
Isla de los Mástiles

Isla de los Mástiles

Aristides Pochettino es el director de la Plataforma de estudios ambientales y sostenibilidad de la UNR, que está midiendo el impacto de los incendios en el humedal, en especial en la Isla de Los Mástiles. Cuenta que a la investigación la llevan adelante desde octubre de 2020 seis grupos interdisciplinarios, con más de 30 científicos trabajando en el lugar distintas temáticas, desde la calidad del suelo a la reacción de la vegetación y los animales. Ahora avanzan con la provincia para realizar un inventario de humedales.

“Si se sigue prendiendo fuego, puede perderse la característica del suelo y no se recuperaría. No llegamos a ese límite todavía ya que a pesar de todos los daños provocados por los incendios, hay capacidad de recuperación natural del medio. Pero es necesario poner un punto, no tirar de la soga”, graficó.

Pochettino detalló que los investigadores pretenden demostrar científicamente, a través de relevamientos, estudios y monitoreos, en qué medida el fuego destruye la biodiversidad y brindar recomendaciones para quienes deben tomar decisiones. En ese sentido, aconsejan no reforestar las zonas devastadas por las quemas y generar una reserva o área de protección del humedal que favorezca la recuperación del medio.

Además del trabajo en Los Mástiles, se encuentran en conversaciones con el gobierno de la provincia para realizar un inventario de la geografía de las islas, es decir definir “cuáles son las zonas del humedal y cuáles las zonas lindantes donde quizás sí se puedan hacer actividades agropecuarias”, concluyó el especialista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario