La ciudad

Acosta: "Sólo le pedimos más paciencia a la empresa"

"Es una conducta preocupante la que lleva adelante la Empresa Provincial de la Energía para cobrar facturas en plena crisis económica, que pone en riesgo miles de puestos de trabajo en los consorcios del centro", afirmó Fabio Acosta, presidente de la Asociación Casco Histórico.

Jueves 05 de Septiembre de 2019

"Es una conducta preocupante la que lleva adelante la Empresa Provincial de la Energía para cobrar facturas en plena crisis económica, que pone en riesgo miles de puestos de trabajo en los consorcios del centro", afirmó Fabio Acosta, presidente de la Asociación Casco Histórico.

"Nosotros queremos dejar en claro que hay voluntad de pago por parte de los consorcios, sólo le pedimos más paciencia a la empresa", se encargó de resaltar el referente de este sector.

Y agregó: "Los avisos de cortes vienen con letras en negrita que sólo generan temor en los comerciantes. Por eso, ante este panorama, lo primero que están pagando los consorcios que pueden juntar el dinero a tiempo son las facturas de la energía, antes que otros impuestos y servicios para no correr riesgos de corte. Sin luz no podemos trabajar".

"Las intimaciones comenzaron a llegar en forma más angustiante desde el mes de agosto", contó Acosta, y confió: "Fuimos recibiendo eso con mucha preocupación porque ponían un plazo de 24 horas, que genera temor e impotencia a la gran mayoría de los comerciantes".

Facturas recientes

Además, las críticas se centran en que tampoco se trata de deudas anteriores. "Se realizan sobre las facturas más recientes. Y caen sobre clientes que no están en rebeldía. Son comerciantes que la están peleando día a día, y apenas se pasa la fecha, llegan este tipo de intimaciones que utilizan un tenor que asusta a los trabajadores", se encargó de subrayar.

"Teniendo en cuenta los beneficios que otorgaron a heladerías y panaderías, podrían tomar a estos consorcios como polos productivos y gozar de algún tipo de beneficios en relación a las tarifas y sobre los plazos para el pago de las facturas. Acá hay voluntad de pago, y este tipo de cartas no ayudan en nada, en un momento de profunda crisis. Debería ser algo más sensible, más amigable, que entienda la realidad que atraviesan los negocios", enfatizó Acosta.

"También cuesta mucho juntar el dinero, porque ante este escenario de dificultades económicas se presentan muchas complicaciones para cobrar los gastos centrales. Y se cayó toda la cadena de pago. Pero no se puede dejar de pagar la EPE, porque es monopólica. Y una galería no puede funcionar sin energía", finalizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario