La ciudad

Abrió sus puertas el primer banco de microcrédito y género del país

Los préstamos tienen como exigencia que los beneficiarios se capaciten en estrategias para lograr una sociedad más justa y equitativa.

Lunes 03 de Septiembre de 2018

Rosario tiene el primer Banquito de Microcrédito y Género del país. La iniciativa articula apoyo económico con capacitación en materia de género y está destinada a las personas relegadas del sistema financiero y a quienes buscan un trabajo después de recuperar su libertad. En su creación convergen la Escuela de Género Juana Azurduy, organizaciones comunitarias y oficiales, en un ingenioso diseño que, haciendo pie en el territorio, se fortalece con espacios sociales de probada convicción y práctica.


¿Qué diferencia a esta experiencia de microcréditos de otros proyectos similares? Si bien tiene común la ayuda económica con el honor como garantía, el flamante Banquito eleva la apuesta y los interesados además de capacitarse en lo laboral, deberán tomar cursos sobre género. Es decir, sobre las nuevas miradas en vínculos y roles, lo que dejaría a un golpeador afuera de los requisitos, que aunque mínimos, son insalvables en este aspecto.

En ese marco, el Banquito funciona como una entidad financiera que otorga créditos de tres a 15 mil pesos, amortizables por semana en plazos que van de 16 a 50 semanas. Una vez saldado, el préstamo se puede volver a solicitar en una rueda virtuosa capaz de potenciar tanto el mismo emprendimiento como el compromiso del solicitante con su comunidad y su calidad de vida.

A modo de ejemplo, alguien hace pizzas caseras y le hace falta un horno o capital de trabajo, el primer paso es un análisis del negocio para detectar la necesidad de su negocio, luego las capacitaciones. Una vez otorgado el dinero, tiene una semana de gracia, antes de comenzar a afrontar los pagos semanales. Requisitos: el proyecto con seis meses como mínimo en marcha, un domicilio, vínculo con los espacios sociales y las capacitaciones.

Génesis

El Banquito se hizo realidad a través de un convenio firmado entre la Comisión Nacional de Microcréditos (Conami) del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, con la Asociación Mutual Universal Multiservicios (Amum) de Rosario. La Escuela de Género Juana Azurduy es la encargada de coordinar su aplicación a través de espacios y organizaciones vinculados a la organización Mujeres tras las Rejas y al Centro Cultural QTP, de Richieri 340.

A partir de este marco formal, el Banquito llega al territorio través de los siguientes espacios: las bibliotecas populares Juanito Laguna del barrio Santa Lucía y de Empalme Graneros, la Multisectorial de Solidaridad con Cuba y su trabajo de alfabetización en las cárceles y el Centro Cultural Qom, entre otras.

"Estas serán las organizaciones encargadas de reconocer a las personas que tengan una iniciativa en marcha y que necesiten el dinero y el acompañamiento", explicaron Graciela Rojas (Mujeres tras las Rejas) y los alfabetizadores del Programa Yo si Puedo, en las cárceles rosarinas, Fanny Tissebaum y Guillermo Cabruja, quien además, es el coordinador del proyecto. A su vez, portavoces de la Escuela de Género Juana Azurduy.

Préstamo de honor

Según Cabruja, los microcréditos no requieren garantías pero hacen "honor a la palabra, a la relación que se genera en el grupo y a la pertenencia al proyecto". Además dijo que la iniciativa nació en la Escuela Juana Azurduy porque la mayor parte de los tomadores de estos préstamos son mujeres, que quedaron excluidas del hogar, o solas a cargo de los hijos, no pocas veces víctimas de violencia de género y con fuerzas para salir adelante, pero sin recursos. Para Rojas, son justamente las mujeres en ese difícil contexto las que destacan en fidelizar la palabra empeñada "nosotros lo vemos en nuestro espacio, que cumplen con lo pequeño que prometieron, por ejemplo cuando en una rueda de producción se les acerca un elemento que saben que tienen que devolver y cuidar, ellas cumplen y es la fe que tenemos en que ellas pueden salir adelante, que creemos en sus proyectos", afirmó Rojas.

Justamente el Banquito comenzó a gestarse como estrategia para "dar sustentabilidad a las libertades que los internos de la Unidad 6 iban consiguiendo", explicó Cabruja. Y dijo que "todos hablan de la reincidencia, que tiene mucho que ver con la falta de trabajo, al no tenerlo queda truncado y vuelve a la opción negativa".

¿Qué aporta un microcrédito en ese corsé de hierro? "Generar las condiciones como para que las personas tengan un proyecto de vida saludable, en paz y en armonía con la comunidad. Cuando eso pasa, son menores las posibilidades de reincidir", aseguró. Y dijo que el Banquito ayuda a saldar ese hiato de falta de acompañamiento al salir en libertad, operando como "una herramienta en esa transformación personal, un puente en un espacio que el Estado deja vacante", enfatizaron.

Oportunidades, motor de cambio

El Banquito financia, con préstamos de entre tres y 15 mil pesos, proyectos que tengan seis meses en marcha, un domicilio donde se desarrolle y vínculo con los espacios sociales del barrio. Los beneficios se otorgan a personas vulnerables que no estén incluídas dentro del mercado formal de créditos y cursen una capacitación en materia de género. Los interesados en contar con más datos sobre los créditos y el proyecto pueden comunicarse al correo electrónico banquitojuanaazurduy@hotmail.com o al whatsapp 341 5215824.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario