La ciudad

50 años sirviendo a los niños del hospital Vilela

El Servicio de Voluntarias cumple medio siglo de atención a los pacientes más pequeños. Cada vez más gente quiere ser parte.

Lunes 03 de Septiembre de 2018

Juani no quería ir al hospital y se hacía muy difícil aplicarle la quimioterapia. Pero todo cambió cuando empezó a conocer a las voluntarias del Vilela que jugaban con él cada vez que llegaba. Los juegos, los cuentos y el rato que pasaban con Juani hicieron que el niño no sólo fuera dócil al tratamiento sino que esperara los martes para ir al hospital. Esta es una de las miles de historias de chicos que pueden transitar mejor la enfermedad gracias a esas mujeres de delantal verde que desde hace 50 años colaboran con el hospital Vilela.


Este servicio no es uno más sino que se transformó en un apoyo indispensable tanto para los pacientes como para los familiares. Estas mujeres son las que llevan un poco de alegría a los chicos internados y a los que asisten al hospital para hacerse los tratamientos oncológicos.

Cecilia Forniglia es la actual directora de este servicio y lleva 25 años de voluntaria. "Me encanta y creo que todas sentimos lo mismo. Nos gusta ir al hospital, estar con los niños y esperamos que sea el día que nos toca", comentó la mujer que hoy organiza a las más de 80 voluntarias que forman parte de este servicio.

Las voluntarias están en el hospital de lunes a viernes, de 8 a 12 y de 14 a 18, y este año comenzó un grupo los sábados a la mañana. "Tenemos gente en lista de espera que quiere formar parte, pero es necesario hacer un curso de capacitación previo", advirtió Cecilia. "Nos vendría muy bien que se sumen varones", acotó, porque actualmente todas son mujeres.

Cecilia Vinzia es voluntaria desde hace cuatro años. Alterna su trabajo con las visitas los martes al hospital. Ella se dedica a los chicos de oncología. "Entiendo que haya gente que sufre por los chicos, pero cuando entrás ahí te olvidás de todo lo que te pasa a vos y te enfocás en ellos. No hay forma de explicar lo que significa una sonrisa de los chicos, que canten o pasen un rato de distracción mientras están en el hospital", reconoció la mujer de 34 años que hace cuatro que es voluntaria. "Empezás y ya no querés dejar" confesó.

Alicia Morenza es docente jubilada y cuando sus hijos crecieron decidió que quería hacer algo. Pensó que no iba a poder en el hospital, pero fue, y ya no lo dejó más. Hoy es una de las que coordina las actividades de los martes. "Lo nuestro es que vean en nosotras algo positivo cuando están internados y no sólo los chicos, sino también las mamás que muchas veces también necesitan charlar un rato, o conseguir ropa", explicó la mujer. "Nosotras estamos a disposición para tratar de ayudar cuando las mamás o los chicos necesiten ayuda".

A su vez, las más de 80 voluntarias son amigas, se reúnen fuera del hospital y celebran cada acontecimiento. Muchas de ellas se ocupan de las donaciones que se reciben en el Vilela.

"Lo que más necesitamos son juguetes y pedimos que sean nuevos porque los chicos están en un hospital y no les podemos dar algo que esté en mal estado, y los juguetes siempre alegran. Ellos se lo merecen", dijeron a coro las voluntarias.

A su vez, en este momento también necesitan tela de toalla para poder armar varios juegos que después entregan a las mamás que necesiten. Para entregar las donaciones se puede acudir al hospital y preguntar por las voluntarias.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario