Información Gral

"Vivan el amor de un modo casto", dijo el Papa a los jóvenes

El sumo pontífice respondió así a la pregunta de una muchacha italiana sobre el "desamor", en un encuentro en Turín. “El Papa a veces también tiene que arriesgarse”.

Lunes 22 de Junio de 2015

El Papa Francisco pidió ayer a los jóvenes que "vivan el amor de un modo casto", durante su homilía en un encuentro con ellos en la Plaza Vittorio, de la ciudad de Turín, en el norte de Italia.

El Papa argentino solicitó a los jóvenes que rechacen las actuales versiones "hedonistas" del amor y "hagan el esfuerzo de vivirlo en un modo casto", aunque "no sea fácil", apuntó.

"Tengo que decir una palabra impopular, pero el Papa a veces también tiene que arriesgarse. El amor no debe usar a los otros, el amor es casto. Por eso os digo, ¡sed castos!", exclamó el pontífice en un acto con jóvenes en la Plaza Vittorio de Turín.

Y añadió: "No es fácil, todos sabéis las dificultades para superar esta concepción fácil y hedonista del amor pero, perdonadme, os pido hacer el esfuerzo de vivir el amor en modo casto".

"Todos hemos pasado por etapas en las que esta virtud es muy difícil, pero es un amor que no usa al otro por el placer, que hace la vida de la otra persona sacra. «Yo te respeto, no quiero usarte»", dijo Francisco.

Sus palabras se produjeron después de que una joven italiana le pidiera consejo sobre el desamor y, en su respuesta, el pontífice criticó "este mundo hedonista en el que sólo el placer tiene publicidad".

El sumo pontífice recordó "el amor de los padres" que muchas mañanas llegan al trabajo cansados "porque no han dormido bien por tener que cuidar a sus hijos enfermos". "Eso es amor. Eso es respeto. Eso no es pasarlo bien. Eso es otra palabra clave: servicio. El amor es servicio, es servir a los otros", zanjó.

Por los inmigrantes. El Papa Francisco llamó ayer a los occidentales a no tratar a los inmigrantes como si fueran "mercancías" y denunció las conexiones mafiosas y la corrupción, en su primera visita a Turín, en el Piamonte, norte de Italia.

"El espectáculo de los últimos días, de esos seres humanos tratados como mercancías hace llorar", lanzó el Papa al dirigirse a representantes del mundo del trabajo, en la Piazzetta Reale.

En momentos en que la Unión Europea (UE) se encuentra dividida respecto a su acogida, Jorge Bergoglio condenó una vez más las manifestaciones de rechazo a los inmigrantes, en particular en el norte industrial italiano.

"Si la inmigración aumenta la competencia (económica), no se puede culpar (a los migrantes) de ello, porque son víctimas de la injusticia, de la economía del rechazo y de las guerras. ¡Los seres humanos no deben ser tratados como mercancía!", declaró. El pontífice criticó algunos de los males de Italia: "No a la corrupción, que hoy es tan frecuente que parece haberse convertido en un comportamiento normal, no a las conexiones mafiosas, a las estafas, a los sobornos".

"No a una economía del desecho", añadió, afirmando que hoy en día se excluye rápidamente a quien no produce, siguiendo el modelo de "usar y tirar".

En Turín, "los excluidos que viven en la pobreza absoluta representan alrededor del 10 por ciento de la población. Se excluye a los niños --¡una tasa de natalidad cero!-- a los ancianos, y ahora a los jóvenes: más del 40 por ciento de estos no tienen empleo", denunció el pontífice. "Los niños y los ancianos son la promesa y la riqueza de un pueblo", dijo, llamando a los italianos "a no resignarse" y mostrar "coraje" a pesar de la crisis: "Sean osados, marchen hacia delante, sean creativos".

Nieto del Piamonte. En su homilía en la Plaza Vittorio, el Papa conmovió a los piamonteses al recurrir a símbolos fuertes de la cultura regional, de la que su abuela Rosa le hablaba en Buenos Aires cuando él era niño.

Durante el ángelus, el santo padre se ganó muchos aplausos al declararse "nieto" del Piamonte, ante unos 60 mil fieles entusiastas en la Plaza Vittorio, en el centro de la ciudad.

También se refirió a la Consola, virgen muy popular en Turín, "masiva y sin artificios", y citó un poema del escritor local Nino Costa, que describe a los emigrantes piamonteses que partieron hacia Argentina, obstinados, con "pulso firme", "hablan poco pero saben lo que dicen" y "caminan en adagio (lentamente) pero llegan lejos".

Jorge Bergoglio nació en Buenos Aires en 1936 y, antes de su nacimiento, su familia paterna había dejado Portacomaro, un pueblo del Piamonte, muy cerca de Asti, para instalarse en Argentina. Con un almuerzo privado con detenidos, personas sin techo y una familia gitana, el Papa celebró el bicentenario de San Juan Bosco, gran figura del catolicismo italiano y del Piamonte, "apóstol de los jóvenes", que se dedicó a la educación de los niños desfavorecidos y fundó la congregación de los salesianos.

Comparó el Santo Sudario con los que sufren

El Papa Francisco veneró ayer el Santo Sudario, al que se refirió como un "ícono del amor" de la Virgen por su hijo Jesús que, a su juicio, "refleja el rostro de cada persona que sufre y que es injustamente perseguida".

"Nuestro pensamiento va a la Virgen María, madre amorosa y atenta a todos sus hijos, que Jesús le ha encomendado desde la cruz, mientras sufría. El mismo con el gesto de amor más grande", dijo el Papa antes del rezo del Angelus en la Plaza Vittorio de Turín, que sucedió a una multitudinaria misa dominical.

Y añadió: "Icono de este amor es la Sindone, que ha atraído a muchas personas aquí a Turín. La Sábana Santa atrae hacia el rostro y el cuerpo martirizado de Jesús y, a la vez, nos empuja hacia el rostro de cada persona que sufre y que es injustamente perseguida".

Francisco señaló que "nos impulsa en la misma dirección que el regalo de amor de Jesús".

Por otro lado, el pontífice alabó "el ardor apostólico" de muchos sacerdotes y santos de Turín y del Piamonte, tierra de la que se siente "nieto" debido a que sus antepasados viajaron a Argentina desde esta región de la Italia septentrional.

En este sentido recordó a san Juan Bosco, fundador de los salesianos, cuando se cumple el segundo centenario de su nacimiento.

Durante su homilía de la misa Francisco abogó por que "la Iglesia en general y los cristianos deben permanecer cerca de las personas en dificultad".

"Las familias tienen la necesidad de sentir la caricia materna de la Iglesia para proseguir en la vida conyugal, en la educación de los hijos, en el cuidado de los ancianos y también en la transmisión de la fe a las generaciones jóvenes", dijo.

La Sindone (del griego "sindon", mortaja) es una de las piezas más discutidas y que mayor interés despierta en la cristiandad y uno de los debates es si debe ser considerada una reliquia o un icono. Las autoridades religiosas se cuidan mucho de hablar de ella como una reliquia, al no tener certeza de que dicho objeto haya estado en contacto con el cuerpo de Jesús. Extendida para evitar que los pliegues puedan dañar la imagen, se conoce su existencia desde 1353, cuando fue descubierta en la localidad francesa de Lirey (norte). Un siglo después pasó a manos de los duques de Saboya, que la custodiaron en Chambery (este) y en 1694, tras sufrir un incendio, fue trasladada a la capilla de la catedral -duomo- de Turín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS