Información Gral

Una imputada negó que ella y su pareja hayan retenido a Marita

Una de las imputadas, Daniela Milhein, negó anoche ante el tribunal de San Miguel de Tucumán haber retenido en 2002 a la joven tucumana de-saparecida Marita Verón en su casa de la localidad de Yerba Buena, en los alrededores de la capital provincial, antes de que una red de trata de personas la trasladara a La Rioja.

Miércoles 15 de Febrero de 2012

Una de las imputadas, Daniela Milhein, negó anoche ante el tribunal de San Miguel de Tucumán haber retenido en 2002 a la joven tucumana de-saparecida Marita Verón en su casa de la localidad de Yerba Buena, en los alrededores de la capital provincial, antes de que una red de trata de personas la trasladara a La Rioja.

La imputada, que tuvo un hijo con el polémico ex presidente del club San Martín y dueño de una red de remiserías, Rubén "La Chancha" Ale, relató su experiencia como víctima del negocio de la prostitución.

Ante la pregunta de la fiscalía acerca de si Marita Verón fue mantenida cautiva en su casa, Milhein respondió en forma escueta: "No, doctor".

La mujer dijo que a Ale lo conoció "en el 88 u 89", y resaltó que de "un día y al otro me envió a trabajar" en un prostíbulo. "Trabajaba para Ale, nunca cobré la plata, la cobraba él", comentó Milhein, quien sin embargo señaló que no le constaba que el hombre "haya secuestrado a Marita".

Amenazas. Milhein estuvo custodiada por seis policías, pero pese a esta vigilancia denunció que en uno de los cuartos intermedios que tuvo la jornada recibió amenazas por parte de Irma Medina, otra de las imputadas, que fue su regente en el cabaret Candilejas, de Tucumán. "En el baño (de los tribunales) le puso la mano en la panza de mi hija (embarazada) y dijo que la busque a la Julieta", que sería el nombre de fantasía que habría utilizado Marita Verón durante el sometimiento sexual.

Por esta situación, la querella anunció que pedirá garantías para Milhein. Durante la declaración, por su parte, recordó la oportunidad en la que fue detenida por el ex comisario y represor tucumano Mario "Malevo" Ferreyra, quien la torturó en una dependencia de la brigada policial de San Miguel de Tucumán.

"El Malevo Ferreyra me picaneó. Me desvistió y me picaneó", recordó Milheim. Ferreyra se suicidó el 21 de noviembre de 2008 cuando iba a ser detenido en una causa por desaparición de personas en la dictadura cívico militar.

Por su parte, Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, destacó el apoyo recibido en los últimos días y contó: "Esta mañana me llamó el ministro de Justicia Julio Alak y mi querido amigo Aníbal Fernández, dándome todo su respaldo y su fuerza, al igual que las Madres de Plaza de Mayo, la Agrupación Hijos. Estoy muy agradecida con todos".

Sobre lo que tiene previsto contar hoy cuando declare ante el tribunal de San Miguel de Tucumán, Susana Trimarco señaló que "quiero decir todo con lujo de detalles, fechas, horas, dónde estuve. Hay mucho para contar y se lo quiero decir a la justicia".

"Sólo Dios sabe dónde está. También ellos, los que la tienen. Ya no les hago caso a los de la mafia que con llamados me dicen que está enterrada en un lugar o en otro. Eso ya no me afecta", advirtió.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario