Información Gral

Una española indigna a Italia al subirse a una escultura

Bajo los efectos del alcohol, la joven se encaramó a la cabeza de un león del grupo escultórico del Dante Alighieri en Florencia.

Sábado 20 de Junio de 2015

Una turista española causó indignación en al ciudad italiana de Florencia, famosa por sus bellísimas obras de arte, la treparse en un grupo escultórico del Dante y posar para que le sacaran una fotografía.

El hecho fue reflejado con enojo por el diario Corriere florentino, que en la oportunidad puso de manifiesto uno de los males que aquejan al acervo itálico.

Italia, con sus grandes obras de arte y ciudades monumentales, siempre está enfrentando dificultades para mantener y proteger su inigualable patrimonio. Las instituciones estatales no tienen los fondos suficientes y, como pasa en otras muchas partes del mundo, el Ministerio de Cultura italiano también ha sufrido en estos últimos años recortes salvajes en su presupuesto para hacer frente a la crisis. Para muestra está la dramática situación que vive el sitio arqueológico de Pompeya, que se degrada por la acción del clima en forma acelerada mientras se suceden los intentos y proyectos para ponerla en valor nuevamente.

Además de la falta de presupuesto, las instituciones deben luchar contra las barbaridades que perpetran muchos de los miles de turistas que cada año visitan el país.

En ese contexto está la "avivada" de la turista española de vacaciones en Florencia a la que no se le ocurrió nada mejor que subirse en la madrugada del jueves a uno de los leones que custodian la estatua de Dante Alighieri, en la plaza de la basílica de la Santa Cruz. Descalza. Animada por varias copas de más, la joven aprovechó que la plaza estaba prácticamente desierta y no había ninguna patrulla de la policía por los alrededores, y se subió hasta la cabeza del león ante la mirada divertida de su grupo de amigos.

"Baja de ahí", le gritó un joven que pasaba en bicicleta, según recoge la edición florentina del diario Il Corriere della Sera. Ante la indiferencia de la joven, otras personas que pasaban por la zona comenzaron a increparla indignados. "Tiene razón él", le gritó un chico en español. "Los monumentos son de todos, baja inmediatamente". Fue sólo entonces cuando la joven decidió bajar de la estatua.

La bronca por este tipo de sucesos en Florencia y en otras ciudades italianas con los turistas irresponsables va en aumento. Hace un par de días, una turista canadiense fue multada con 400 euros por orinar en la torre de la guardia de la cúpula de Santa María de las Flores, también en Florencia, mientras creía que nadie le observaba. Y hace tres meses un grupo de estudiantes fueron descubiertos mientras escribían sus nombres en la cúpula de Brunelleschi.

La historia se repite a lo largo de todo el país. Florencia, Venecia y Roma son puntos calientes en cuanto a las barbaridades que cometen turistas.

La ciudad de los canales denunció como muchos de los turistas que la visitan cada año han hecho de la ciudad un vertedero: personas que orinan y hacen sus necesidades en las papeleras, parejas que practican sexo a plena luz del día sobre el Puente de los Descalzos, turistas que toman el sol tumbados en mitad de la calle o incluso alguno que se atreve a lanzarse al canal como si fuese un natatorio público.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS