Información General

Un video muestra a un juez tucumano fuera de control tras un incidente de tránsito

El magistrado arrojó al piso la moto de un cadete. Posteriormente se disculpó públicamente y reconoció su error

Lunes 14 de Junio de 2021

Un juez de familia de la provincia de Tucumán agredió a un cadete de entrega a domicilio y rompió la moto del trabajador, luego de que ambos protagonizaran un incidente de tránsito en la localidad de Yerba Buena, localidad del Gran San Miguel de Tucumán.

El juez Orlando Velio Stoyanoff Isas manejaba su camioneta cuando una moto de un delivery pasó muy cerca de su vehículo, lo que habría motivado insultos de ambas partes. Un transeúnte advirtió la furia del magistrado y filmó toda la situación.

Stoyanoff Isas, titular del Juzgado Civil en Familia y Sucesiones de IV nominación, lanzó una patada contra el cadete y, cuando el trabajador se apartó para evitar ser golpeado, el juez levantó la moto del pavimiento y volvió a arrojarla.

"Está sacado", se escucha decir al hombre que filmó la agresión en la esquina de avenida Aconquija y Rubén Darío.

Ataque de furia en Yerba Buena tras un choque

Luego de viralizarse el video en las redes sociales, el juez se disculpó públicamente a través de un comunicado. Pidió perdón a la víctima, a su familia, a la comunidad judicial y a "la comunidad en general, al ser un funcionario constitucional"

"No existió ningún choque", dijo el juez, para detallar que se cruzó en su camino "una motocicleta que circulaba imprudentemente en igual sentido. Al carecer de espejos no podía ver que le pedía paso, por lo que debí tocar mi bocina para que advierta que pensaba sobrepasarlo. De haberme cedido el paso (como correspondía), todo hubiera concluido allí. Pero el conductor profirió una considerable cantidad de insultos y epítetos hacia mi persona, sin conceder el paso".

Y añadió: "Ambos nos agredimos y nos dijimos cosas. Lo que yo hice quedó registrado en el video que trascendió. Pero lo que motivó mi enardecida reacción es que el motociclista, previamente, rompió a patadas una óptica; con su puño, un espejo retrovisor, y finalmente la luneta trasera mi vehículo. Por ello (como puede verse en la filmación) levanté su moto (que ya estaba en el suelo) y la arrojé al piso".

"Lo dicho solo explica lo ocurrido, pero de ninguna manera lo justifica, ni pretendo hacerlo", sostuvo, y concluyó: "Si no reconociera mi error, no solo me desacredito como magistrado sino que también empaño la dedicada labor de todas las personas con quienes trabajo diariamente y dan todo su esfuerzo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario