Información Gral

Un niño autista logra sobrevivir tras perderse por cuatro días en un bosque

Luke Shambrook, de 11 años, pasó todo el tiempo deambulando, escalando grandes rocas en un clima muy riguroso. Los rescatistas consideran que el chico tiene una gran resistencia a la adversidad.

Miércoles 08 de Abril de 2015

Un niño autista de 11 años que estaba desaparecido logró sobrevivir durante cuatro días solo en un bosque australiano hasta que fue localizado ayer por la policía, que calificó el hecho de "milagroso".

Luke Shambrook caminaba en las escarpadas colinas del parque nacional Lago Eildon, a unos tres kilómetros del campamento desde donde había desaparecido el viernes, cuando fue localizado por un helicóptero de la policía.

Luke no pudo comunicarse con sus rescatadores, pero bebió agua y comió un bollo de pan que ellos le ofrecieron.

Fue encontrado en medio de densos matorrales a los que se accede luego de escalar rocas muy empinadas, informó Fairfax Radio.

La lluvia que cayó sobre el fin de semana y las bajas temperaturas , de apenas 3 grados por las noches, hicieron más increíble la odisea del chico, quien tiene dificultades para hablar.

El parque situado a unos 150 kilómetros al noreste de Melbourne, en el sur de Australia país, tiene más de 27.000 hectáreas.

Tras ser rescatado, el niño fue hospitalizado para reponerlo de la fuerte deshidratación y de la hipotermia que padecía.

"De alguna forma es un milagro", dijo el comandante de la policía del Estado de Victoria, Rick Nugent.

El agente explicó que en la zona el terreno está cubierto por un bosque muy denso y que en la noche hace mucho frio.

Luke fue encontrado con vida cerca del mediodía después de vagar fuera del campamento de su familia en el camping Candlebark.

El rescate. El niño fue encontrado en el lado sur del pico de Spur Auciferous, a más de dos kilómetros la bahía del lago, cerca del campamento donde se asentaba su familia. Había sido divisado desde un helicóptero cuando estaba sentado en una ladera de la colina, no muy lejos de donde habían encontrado su gorro negro en la zona en la tarde del lunes.

Luke fue puesto en una camilla y envuelto en una cobija térmica. Llevaba puesta la gorra tejida de un policía cuando fue reunido con sus padres, Rachel y Tim. Ellos lo besaban mientras él sostenía la mano de un oficial de policía.

Rachel y Tim luego se metieron en una ambulancia con su hijo, quien fue atendido en un hospital local antes de ser trasladado al Hospital Royal Children.

Una portavoz del hospital dijo ayer que Luke estaba en una condición estable, pero estaba siendo vigilado de cerca por personal médico. Rick Nugent, auxiliar del comisionado dijo que el niño parecía estar bien y lo describió como "un muchacho joven y fuerte, valiente y decidido". Dijo que había comido parte de una barra de pan que le había ofrecido y que era "un niño feliz" después de ver a sus padres.

"Tenemos algunos voluntarios de los servicios de emergencia muy felices por como terminó esta historia. Fue realmente a través de su trabajo en equipo y su cooperación que encontramos a Luke".

El sargento Brad Pascoe dijo que mientras patrullaba en el helicóptero alcanzó a ver como un destello la figura de Luke, apenas un segundo por el rabillo del ojo; eso bastó.

Dijo que haber hallado la gorrita del niño el día anterior había sido "muy estimulante". "Marcó la diferencia para persuadirnos de persistir en su búsqueda un poco más de tiempo y valió la pena, hoy se ven los resultados", destacó.

Uno de los voluntarios que se había sumado a la búsqueda, Scott Patrick, relató que se tomó un día libre en su trabajo y que a las 6 se dirigió a la zona de búsqueda de Luke con su hijo Nayte de 6 años. Patrick conocía el lugar, durante décadas había acampado allí, así que se sumó al rescate con un GPS, un teléfono satelital y su camioneta todo terreno.

Dijo que él hubiera querido tener ayuda si se hubiera perdido su hijo. Como otras decenas de voluntarios, señaló "no sé si podremos hacer mucho, pero al menos tenemos que intentar hallar a Luke".

"Debo admitir que cuando yo estaba conduciendo por el parque mirando hacia afuera del coche y el campo todo el tiempo pensaba que era un reto divisar al chico entre la vegetación, dijo. Pero no se amilanó. "Todo el mundo tenía la esperanza de hallarlo y se había comprometido de que íbamos a encontrar a Luke, pero más tiempo pasaba más temíamos por él". La policía de Victoria confirmó que Luke tenía un alto umbral de dolor, y fue descrito por su familia como "muy resistente". También dijeron que le gustaba esconderse, por lo que los investigadores estaban buscando en todos los lugares, principalmente los lugares menos iluminados.

Los rescatistas habían sobrevolado antes el lugar donde fue hallado el niño, pero en esa primera oportunidad una densa cubierta de nubes había impedido que se lo divisara.

"Con demasiada frecuencia vemos una tragedia y la búsqueda de Luke ha sido un infierno, una prueba dura que duró cuatro días, pero todo eso se disipó cuando pudimos darle a los padres la noticia de que estaba vivo", dijo el comandante Nugent.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario